Tributo a Piazzolla: Pasaron solo cinco años

Piazzolla, el segundo gran compositor argentino: creó un “estilo”. Hay muchos intérpretes en el mundo que tienen en su repertorio música de este notable compositor. Hay varios arregladores que transcribieron sus originales para solistas, grupos de cámara y orquestas sinfónicas. Salta cuenta con una pianista que se enamoró perdidamente de esta música. Se trata de la pedagoga e intérprete platense Alicia Carbonell.

Salta, domingo 28 de agosto de 2016. Salón Victoria del Teatro Provincial. Status Ra Trío: (Alicia Carbonell – piano, Nicolás Atampiz – violín y Andriy Chornyy – violonchelo/contrabajo) Invitados: Jesús Canaviri (bandoneón) y Guillermo Rubelt (guitarra). Tributo a Astor Piazzolla. Diez páginas del notable compositor argentino.

Astor Piazzolla, en los inicios de lo que luego sería la prodigiosa revolución del tango, no creía en la música que componía porque la tocaba en un club nocturno, por aquellos tiempos, llamado “cabaret”. Fue luego de los estudios que durante once meses realizara con la gran pedagoga francesa Nadia Boulanger, que regresó a Buenos Aires convencido que su música había abierto un camino, había creado un “estilo”. Eso hizo Piazzolla, el segundo gran compositor argentino: creó un “estilo”, basado en el tanguero tempo de 2 x 4 pero con un fraseo que obligaba a un tempo combinado e irregular.

Para los iniciados en la música académica, culta, etc., la música de Piazzolla tenía casi inmediata aceptación. No así con el diletante tradicional que renegaba de ese sonido, de ese ritmo inadecuado para el baile, que deliberadamente negaba los méritos que allá por los años cincuenta del pasado siglo, iba acumulando Piazzolla. Fue justamente el inicio de la década siguiente, con la formación de un quinteto integrado por su bandoneón, violín, piano, guitarra eléctrica y contrabajo, cuando comenzó a cimentar la fama que ya no lo abandonaría jamás.

Hay muchos intérpretes en el mundo que tienen en su repertorio música de este notable compositor. Hay varios arregladores que transcribieron sus originales para solistas, grupos de cámara y orquestas sinfónicas. Salta cuenta con una pianista que se enamoró perdidamente de esta música. Se trata de la pedagoga e intérprete platense Alicia Carbonell. Escucharla y verla es toda una aventura pues uno descubre que toca Piazolla con sus manos, con su cuerpo, pero fundamentalmente con su corazón y/o con su alma. El Tributo a Piazolla de esta noche fue una comprobación de lo que acabo de decir, a lo que se agrega su sentido transmisor para llevar a otros músicos ese sentimiento. Lo hizo hacen cinco años, allá por mayo de 2011 y lo repitió varias veces hasta hoy donde agregó traer al oído del público que colmó la sala Victoria, varios temas muy poco conocidos del homenajeado compositor. Comenzó con una de las estaciones, el Otoño, con el conmovedor canto del violonchelo de Chornyy seguido por similar canto de Atampiz. Luego el romanticismo de Tanti Anni Prima, de la época que Piazzolla vivió en Italia. El vigoroso Tanguango, y otra de las estaciones, Invierno, con una lúcida Carbonell.

La segunda parte trajo la incorporación de los dos invitados, bandoneón y guitarra de convincente actuación y así se concretó la formación preferida de Piazzolla, el quinteto, siempre liderado por la pianista pero dejando volar a cada integrante y permitir su lucimiento, como ocurrió en un breve arreglo de Libertango o las escalas del piano seguidas de acordes del grupo en el extenso Concierto para quinteto. Los temas siguientes no hicieron más que reafirmar los méritos del conjunto.

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook