Portada del sitio > Actualidad > Terrabussi, empresa con tradición argentina

Terrabussi, empresa con tradición argentina

Domingo 4 de octubre de 2009, por Claudia Cusi Grau

Comenzaba el siglo XX, con ella la idea de una Argentina moderna, cono el correlato de la idea de un modelo agro exportador, impulsado desde la elite gobernante, surgieron en La Argentina el desarrollo de la industria alimenticia, muchas de ellas impulsadas por inmigrantes, que lograron progresar a partir del ahorro y el sacrificio y que conformarían la clase media argentina.

Así los hermanos Ambrosio, Felipe y Julio Terrabusi llegaron a la Argentina, procedentes de Italia, y en 1911 fundaron Terrabusi Hnos. sobre la calle Sadi Carnot 217 (hoy Mario Bravo). Con 25 operarios que producían 5 toneladas de bizcochos y galletas en forma artesanal por mes.
En 1919, se mudaron a la planta de San José 1060 y, finalmente, en 1963 construyeron el establecimiento Modelo Terrabusi en General Pacheco. Instaló en el mercado una imagen ligada a la familia y la calidez de las cosas cotidianas El “dígale sí a Terrabusi” era parte de nuestro folclore.

José Canale comenzó a elaborar productos panificados y pasteles en1875, en la década de 1910, la empresa construyó una planta industrial en la avenida Martín García. Luego proceso de expansión hacia otras categorías de productos, como los fideos, galletitas, harinas y alimentos envasados
En el año 1906 Luis Vizzolini en el Partido de Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires, remozó una antigua fábrica de hielo para comenzar a producir pastas al estilo italiano. La selección de los mejores trigos candeal y el uso de una tecnología de vanguardia, le permitieron llegar con sus productos a todo el país, e inclusive a ganar mercados de exportación como Estados Unidos.

Mayco fue fundada en 1952 y contaba con una planta de panificación en Florida (Buenos Aires), de 4.400 m2. En 1960 se orientó al mercado de galletitas marineras y luego se especializó en productos asociados con la salud y el bienestar, como galletitas sin sal.

Todas estas empresas, altamente ligadas a la historia de los argentinos, a sus gustos, sus afectos y tradiciones, ya son de capital argentino. Ahora pertenecen la multinacional norteamericana Kraft-Terrabusi, Kraft forma parte del grupo Kraft Foods Inc., que opera en 140 países del mundo, con plantas industriales en 66. La firma es parte de una de las pocas ramas que crecieron, las alimenticias, ante el estancamiento del resto de la industria, un 5,3 por ciento en los primeros 7 meses del año, en comparación con igual periodo del 2008. Específicamente Kraft-Pacheco aumentó las ventas de 75 millones de pesos en mayo, a casi 78 millones en junio de este año.

Hoy la empresa centenaria es noticia, no por su trayectoria ni su expansión si no por el despido de sus trabajadores, que a diferencias de los capitales que la manejan, siguen siendo argentinos, y son victimas de la globalización, que no solo desmantela los circuitos productivos de los países periféricos si no que avasalla a sus trabajadores.

En esta planta en agosto pasado se produjo el despido de 160 obreros por reclamar medidas seguridad e higiene durante el pico de la pandemia de Gripe A. de nada valieron las leyes nacionales ante la multinacional que no acató la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo que establecía la reposición en sus puestos de todos los cesanteados.

Declararon luego lock out y rodearon de alambres de púa las instalaciones de la planta ante la mirada indiferente de nuestras autoridades. Y no solo de las autoridades, de nosotros también, que permitimos la desmantelación de la economía, la desnacionalización de nuestras empresas, la privatización de los servicios de salud, el ataque al agro, el desbarajuste educativo sin ser capaces de participar con sentido crítico de esto que es de todos y se llama Nación.

Participar no significa cortar rutas sino a utilizar los mecanismos que la democracia nos habilita para exigir, conocer, proponer y hacer. Tomar posición y hacerla valer.

En este sistema, ayer fueron los de YPF o Vialidad Nacional, hoy los obreros de Terrabusi, mañana puede ser usted.

Comentarios

Mensajes

  • Agradezco este medio para poder dirigirme a quien corresponda, en mi carácter de fiel ciudadana de Miramar, en la provincia de Bs As. Y en conocimiento de la durísima situación económica por la que estamos atravesando, solicitar la posibilidad de recibir alguna donación de mercadería la cual sería destinada a Caritas Parroquial Miramar para su posterior distribución entre las familias más necesitadas de nuestra comunidad.

    Caritas parroquial hace obras magníficas para la comunidad y es de gran apoyo para los hogares más carenciados, siendo en muchos casos el único soporte alimenticio que poseen. Y en este momento se ven económicamente saturados para poder abastecerse de productos para satisfacer las necesidades mínimas de dichas familias, por lo cual me tomo el atrevimiento de escribir este mail.

    Ante la mínima posibilidad de concretar este pedido les agradecería una respuesta y eventualmente se les enviaría un mail formal, directamente desde Caritas Parroquial solicitando dicho pedido, o espero indicaciones de los pasos a seguir para hacerlo realidad.

    Desde ya mi mayor agradecimiento por lo que puedan gestionar para concretar esta buena obra que aliviaría inmensamente esta realidad que no podemos afrontar sin la solidaridad y el esfuerzo de todos

  • Sres de mi mayor consideracion quisiera pedirle la reicorporacion a l estan de masitas la champaen eran muy riquisimas y en mi infancia era imposible el consumo por problema economicos hoy que puedo quisiera que la vuelvan a hacer

  • La verdad es que la calidad de todas las galletitas no igual a hace años atrás, yo tengo 42 años y son feas.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook