Roby y el populismo

Mario Roberto Santucho (12/8/36-19/7/76), fue un combatiente por la Revolución Socialista que cayó a los 39 años, enfrentando al terrorismo de la última dictadura, el 19 de julio de 1976. Revolucionario en el más amplio sentido: en sus ideas, en su práctica de vida, en su lucha, en su conducta como político y guerrillero.

PODER BURGUÉS Y PODER REVOLUCIONARIO es la obra teórica de trascendencia política-ideológica, donde, entre otras definiciones, dice: La lucha por el poder obrero y popular y por el socialismo, es inseparable de la lucha contra el populismo, grave enfermedad política e ideológica existente en el seno del campo popular. El populismo es una concepción de origen burgués que desconoce en los hechos la diversidad de clases sociales: unifica la clase obrera, el campesinado pobre y mediano, la pequeña burguesía y la burguesía nacional media y grande, bajo la denominación común de pueblo. Al no diferenciar con exactitud el rol y posibilidades de estas diversas clases, tiende constantemente a relacionarse, con prioridad, con la burguesía nacional y a alentar ilusorias esperanzas en sus líderes ligados al capitalismo (…)La elevación del nivel de conciencia de la clase trabajadora y una constante prédica clarificadora al pueblo, política e ideológicamente son medios para combatir la enfermedad populista y recuperar la causa obrera, popular y socialista…

Estimado lector: para completar la biografía de uno de los más grandes revolucionarios argentinos puede leer las columnas de fechas 19/8/2008 http://www.salta21.com/A-32-anos-de-la-muerte-de-Mario.html y 19/7/2010 http://www.salta21.com/A-34-anos-de-la-muerte-de-Roberto.html .

Se puede resumir la personalidad del Negro, el Roby, en un encuentro en la clandestinidad en plena dictadura del 76` con el exPresidente Raúl Ricardo Alfonsín (1927-2009), con la intención de persuadirlo que Roby deje las armas, lo que por supuesto no ocurrió. Pero lo notable fue el comentario de Alfonsin: Tenía la educación de una buena familia del interior, de padre radical, respetuoso, inteligente, muy carismático, jamás me olvidar de su sonrisa, casi angelical. Sabía escuchar y argumentar con calma.

- El autor es Médico Forense