Por qué pelear por lo devaluado

Después de tantas cosas que uno ha visto, no me sorprende para nada que los muchachos gremialistas se quieran sacar los ojos por agarrar la conducción de una CGT que, en Salta, está totalmente devaluada y hasta descreída.

Si bien el sello de titular de la CGT de Salta lo tiene el “loco” Jorge “Pirulero” Guaymás, no es menos cierto que en todos los años de conducción no fue más que eso: UN SELLO.

Una institución que, por tradición, tiempos ha fue órgano de conducción de las políticas gremiales a desarrollar en todos los órdenes y siempre en defensa de los derechos de los trabajadores.

Si esto fuera así, de simple, no se entiende cómo ahora la única revolución que llevan adelante algunos dirigentes gremiales locales, es querer conducir lo que podría ser.... dije podría ser, una institución que defienda, en representación de todas las instituciones gremiales confederadas, los problemas de ajustes económicos, salariales, en detrimento de los propios trabajadores, pero con los mismo hombres que la adormecieron

En Salta, la entidad mayor de los gremios, la CGT, pecó muchas de veces de omisión al mantenerse al margen de situaciones realmente graves de crisis social, económica, persecución de trabajadores, despidos, etc. donde la entidad cegetista ni siquiera sacó un comunicado de adhesión a los trabajadores que estaban sufriendo los atropellos por parte de la patronal.

Tan devaluada estuvo, en todos estos años, la CGT local, que ni siquiera fue convocada a ninguna mesa de negociación de políticas por parte de los gobiernos de la provincia.

Claro que algunos me puede decir que eso es culpa de los gobiernos de turno que no se atreven a convocar a la institución porque saben de la actitud crítica hacia algunas políticas que llevaban a cabo en contra de los trabajadores.

Pero hay que decir que el problema nunca fue eso. El problema es que a la CGT, algunos dirigentes sólo la usaron como trampolín para saltar a otros estamentos del poder... y las más de las veces sin tener en cuenta la razón por la cual ellos están donde están. Se olvidaron de sus compañeros trabajadores que le dieron su voto de confianza para que los defendieran de los embates permanentes a que son sujetos por la patronal.

Y el problema, también grave, es que dentro de la CGT nunca se dio un debate serio y profundo sobre los nuevos desafíos laborales de estos tiempos, y prefirieron seguir muy cómodos sentados en un sillón, o mostrando un sello de algo que no representan ni a los gremios y mucho menos a los trabajadores.

Ahora vemos que con urgencia y entre gallos y media noche, quieren normalizar una CGT local, con los mismos protagonistas que alimentaron la inercia de la entidad de los trabajadores.

Sólo se busca armar una lista de candidatos, pero hasta ahora no se escuchó hablar de un proyecto de política a seguir de ahora en más.

Muchachos sindicalistas... por favor no den más lástima y pónganse los pantalones o pongan más huevos, y comiencen a mirar hacia donde siempre deberían mirar, hacia los trabajadores.

Porque si no puede darse el caso de que lo que dijo el conductor del Movimiento Peronista, Juan Perón, se haga realidad: “Con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes.”

La prueba de que todo esto, de la normalización de la CGT local; y ahora también de las 62 Organizaciones Peronistas (que actualmente conduce Pedro “El Duende” Cruz), está llena de interrogantes y poco creíble en sus intenciones, aunque no de su necesidad, cuando se llamó a una reunión para comenzar el armado para elegir la nueva conducción.

Sin embargo no todos los que debían estar estuvieron; y otros que no deberían estar si estaban.

Cómo van a normalizar, una institución como la CGT, sin la participación de la mayoría de los sindicatos, con personería gremial y confederados, y sí había algunos que no tenían personería gremial, ni son confederados. Y con el agravante de que una agrupación presente en esa primera reunión, es integrante del Consejo Directivo de la CTA local.

Cómo se entiende eso. Cómo es que no nos enteramos que ya estaban unidas, orgánicamente hablando, la CGT y la CTA.

Por eso, me parece que los muchachos nos están tomando por pelotudos o ignorantes.

Antes de buscar o roskear quiénes podrían ser los candidatos a conducir la nueva CGT, se tendrían que dar tiempo para hacer, primeramente, una severa autocrítica de lo que realmente está pasando dentro de la institución; y en segundo lugar DEBATIIIIR.... Muchachos debatir seriamente que tipo de CGT quieren y desean los trabajadores... y no los que ustedes quieran o sirva para sus propios intereses.

Por suerte, aunque no sé si con esa sana intención, ya se estuvieron reuniendo algunos dirigentes para ir consensuando la renovación de la nueva conducción de la CGT y, de ser posible, de las 62. Pero si se anteponen los intereses personales, en aras del bien común de los trabajadores, nada bueno va a salir de todo este nuevo e histórico proceso cegetista de Salta

- Periscopio Salteño 353
Por El Indio Oreja Parada (Prohibido leer)

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.