Teatro del Huerto, jueves 20 hs. 21. Niños, jóvenes y adultos copados

Metáfora dramática y mímica con el Teatro Negro de Jiří Srnec

El Teatro Negro de Jiří Srnec es desde su fundación uno de los representantes más conocidos del teatro checo en el mundo. El conjunto presentó 20 obras originales del Teatro Negro, realizó 280 giras internacionales y participó en 72 festivales.

Cuatro artistas en escena: dos actrices y dos actores, a los que se suma un cuerpo técnico de otras cuatro personas que realizan la magia del espectáculo, componen una galería de situaciones ambiciosamente bellas y de una excelencia como pocas veces se ha visto.

Recordemos que el 8 de abril de 2008 llegó al Provincial un Teatro que se anunció como el de Praga en donde Michael Kocourek y Pavel Toman, entre otros, presentaron "Los sueños del doctor Frankestein" (crítica al pie de página). Un espectáculo que no convenció por el nivel ofrecido, una entrada cara y para colmo de males, nos venimos a enterar que eran una "copia" del original, del fundador del Teatro Negro de Praga.

La Compañía de Jiří Srnec se pasó dando explicaciones en su gira para levantar las críticas y comentarios de otros espectáculos que evocan su nombre para cartelearse. Tal es así que la obra "Los sueños del doctor Frankestein" es una imitación que no reúne la esencia de los creadores del Teatro Negro. ¿Sorprendidos en su buena fe?

Entrar al Teatro Negro de Jiří Srnec es como ingresar al mundo de Lewis Carroll donde un país maravilloso es posible de ser representado.

El ambiente surrealista es la clave del espectáculo, casi como un cuadro de Dalí en donde hasta el tiempo podría derretirse frente a nuestros ojos. Todo es posible a partir de un gabinete negro que crea las imágenes espectaculares de objetos animados que surcan los espacios y protagonizan las situaciones.

Ocho partes presentan historias mimadas en donde la imaginación da vuelo a la materia y en donde lo extraño es el factor que domina los sentidos. Un mundo fantástico en donde la lógica es sobrenatural. “La lavandera”, “El fotógrafo”, “Las valijas”, “El violinista”, “El mago”, “Las lámparas”, “Acqua, acqua” y “El caballo” proponen una dramaturgia exquisita y me recuerdan el mundo de Boris Vian en una escritura donde lo anormal es el común denominador. Se trata de un compilado con las obras más destacadas en la historia de este grupo en sus años de carrera.

Los más pequeños se fascinaron con el Teatro Negro Original de Praga y cada tanto sus voces quedaban flotando entre la platea, cargados de asombro al igual que los adultos. La vocecita infantil que irrumpió en el público y decía "¿es de verdad el pajarito"? fue tan genial como la mismísima imagen de aquel pájaro posado en la mano de una damicela y que cruzaba en vuelo despedido de una cámara indiscreta. Y atrás quedó el Teatro Negro aquel que llegó al Provincial y del que todos salieron disconformes.

Este espectáculo convirtió la noche del jueves en un alegato a la fantasía de alto vuelo.

Excelente.

- Léase también:
El otro que no era...:
http://www.salta21.com/spip.php?art...

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook