Mauricio, no nos fallés

He visto a mucha gente perder el miedo de expresar su alegría. La esperanza por el cambio nos ha vuelto a reunir. La gente se juntaba a cenar este domingo con la idea de un renacimiento de la democracia. Anoche, un amigo que defiende “el modelo” me decía “estoy de luto”. La contracara era la felicidad de volver a pensar un país en serio. En Salta, los que se animaron festejaron por las calles. Salta 21 también celebra que más de 10 millones de argentinos dijeron “sí se puede”.

Durante 12 años, los que no acordamos con este modelo de política propuesto por Los Kirchner en la última década, hemos soportado el fundamentalismo político y el desbarranque de la educación, la cultura de un relato que nos supo a vacío. El golpe más duro que dio el Kirchnerismo en estos años fue a la Educación, con una política que tendió a aumentar la falta de conocimientos y a subestimar la capacidad de aprender. Los sucesivos embistes a los educadores y el desprestigio a la profesión, creció de manera considerable. Sumado a ello, la educación se convirtió en un número que nunca dijo la verdad. No se construyó para el futuro y se cercenó la posibilidad de que los jóvenes puedan ser profesionales, ya que se puso énfasis en salidas laborales fáciles y de mano de obra barata.

Por eso hoy, mi deber como ciudadana es pedirte que como Presidente de los argentinos, se retorne al esfuerzo y la exigencia, a la formación y al saber, al contenido y a la capacidad. Defender la educación pública no es tan sólo garantizar la gratuidad, sino garantizarle al niño y al joven la formación que lo prepare para el futuro. Tiene que ser una educación garantista de saberes, de desarrollo de capacidades; una educación de oportunidades con vistas al crecimiento personal en diferentes ámbitos; una educación futurista con todo lo que ello implique. El cambio debe acontecer en materia educativa también, porque un ciudadano educado es un ciudadano libre. Por un lado, salvaguardar al estudiante a través del conocimiento y la formación; y por el otro, situar al educador en el lugar de un profesional, devolverle el valor social que hoy no tiene, no sólo desde el salario sino desde el respeto al rol que cumple. La educación pública debe dejar de tener escuelas pobres para pobres. La pobreza no sólo viene del lado material sino también del lado espiritual. En esta "Pobreza cero" que proponés para el país, que quepan todos los tipos de pobrezas.

Es cierto que estamos preocupados por la economía. Es hora de poner mucho de nuestra parte para salir adelante. Los trabajadores que sufrimos el impuesto al trabajo fuimos doblegados por este gobierno y obligados a ajustar el salario por una política injusta. Los trabajadores tuvimos que salir a la calle a defender el salario y nos hemos cansado de tantos palos. Si hablamos de la canasta básica, la hemos adquirido pagando en cuotas y con intereses. Se compra la oferta, pero a crédito termina costando mucho más. ¿Dólar? Sólo unos pocos han podido ahorrar. Los trabajadores no conocemos el ahorro. Hoy en día, el salario está empeñado en préstamos a largo plazo. Somos concientes que vienen tiempos difíciles, y tenemos espalda para soportar. Lo venimos haciendo esta última década. Pero necesitamos urgente un cambio.

No nos fallés Mauricio también acompaña el deseo insaciable de Justicia. Revisar lo que haya que revisar para garantizar que en este país no haya impunidad, desde el delito menor al más grave. Porque siento que se nos ha avasallado. Llámese robo, asesinato, trata o narcotráfico. Que nadie muera por querer denunciar al poder. Que la gente se sienta a salvo. Que se castigue el femicidio. Que no roben al pueblo.

También necesito pedirte que cuidés el lenguaje. Con eso también se manipuló. La sociedad se dividió en el “buenos días a todos” o en el “buenos días a todos y todas”. Estamos hartos de las frases hechas y los usos políticos del lenguaje; de la creación de verboides que se repiten para hablar de la sustantivación de la Argentina. El abuso de poder se reflejó en el lenguaje y en la hipérbole de los discursos cargados de odio y mentiras. Más bien nos inclinemos por la frase sanmartiniana de hablar poco y lo preciso.

Creo que el cambio hoy, es hacer. Hace doce años que nos “hablan” y que instalan en la conciencia el discurso. Ya no queremos discursos. Queremos hechos.

Espero que los sectores que no se sientan representados por este triunfo de Cambiemos, del PRO, de Macri Presidente, puedan de a poco entender que el paso que millones de argentinos dimos, era necesario para construir una nueva Argentina.

No nos fallés, Mauricio.

- Romina Chávez Díaz
Directora de Salta 21
Periodista

Dejanos tu comentario

Mensajes

  1. Imposible, de un burro no podemos esperar mas que una patada... este tipo es un neoliberal corrupto, procesado que hizo su fortuna en base al estado.... una apuesta al cambio mas razonable era massa pero bue.... argentina siempre de un extremo al otro, espero estos años se nos hagan cortitos y macri no haga mucho daño.
    Saludos.

  2. Imposible, con macri la grieta no se cierra.... pusiste tus esperanzas en el lugar equivocado romina. yo por lo menos no tengo fe alguna y no voy a permitir en lo posible que este tipo arruine mi calidad de vida o mis ingresos.

  3. Muy inteligente y acertado tu editorial, Romina; coincido con todo lo que decís, somos muchísimos los que tenemos esperanza en este nuevo gobierno que comienza el próximo 10 de Diciembre.
    Me gusta particularmente tu referencia al desbarranque de la educación pública que hemos visto en el decurso de estos doce años. Es verdad que solo una buena educación y una eficiente instrucción les posibilitará a los jóvenes la oportunidad de un trabajo de calidad a la vez que los ayudará a convertirlos en ciudadanos libres. Para ello retornar al esfuerzo personal y a la exigencia es fundamental.
    La tuya es una de las mejores columnas que leí en estos días sobre el resultado de estas elecciones. Saludos.

  4. No puedo creer que alguien crea que recien ahora se puede expresar alegria. De que mundo hablamos? Por lo que veo lo que mas le dolio a quienes se volcaron por macri es el impuesto a las ganancias, es la unica "ofensa" que les duele, lo unico que analizan seriamente. Ah, y el cepo al dolar. ¡Cuan clase media son! Que poca visión de la democracia, de la politica, de la economía y de la historia. Somos un 48% que resistirá y esperaremos a ver como suceden las cosas, nunca insultando de yegua asesina a nadie, nunca deseando la muerte del funcionario que no nos gusta, siempre con respeto. Hay que esperar y veremos quien estaba equivocado/a

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook