Martín Giner y Elena Bossi: noche de teatro en Salta

“En los brazos de Alfredo Alcón” fue la obra de Bossi presentada por Jujuy y “Medio Pueblo”, por Tucumán en el marco del Encuentro Regional de Teatro del NOA. Dos experiencias diferentes: por un lado un realismo no convencional y por el otro, la metáfora a partir de un relato teatralizado.

El realismo no convencional

Sala Mecano. Dos actrices interpretan En los brazos de Alfredo Alcón . María del Carmen Echenique es la “mamá” (Elsa) y Silvia Gallegos es la “hija” (Camila) . De tenor compositivo subrayable, surge una madre jodida quien tiene la idea de cumplir la voluntad de la abuela, ahora en una urna donde se conservan sus cenizas y cuyo último deseo es que sean entregados en manos de Alfredo Alcón. Elsa se victimiza, reprocha y hasta endilga las cargas frente a una hija deseosa de ayudarla y no dejarla sola en esta situación. Inquietante: llama al Instituto Nacional del Teatro (Bs. As.) y atiende Alcón (se oye voz en off) cosa que además, es real.

A veces el texto propone lo inverosímil en donde no nos deja más que creer en la situación que plantea exigiéndonos en rigor el verosímil del mundo representado.

Lo interesante: el momento en que son arrojadas las cenizas, finalmente, en el jardín del gran actor. Además, se supone que esta mujer reducida a cenizas tuvo un romance con Alcón- lo cual dispara ya un gran imaginario sobre todo un mundo de “posibles” sucesos ocurridos, que crean una atmósfera de humor, desde este costado. Por aquí se llega incluso a ver a las mujeres en la propia Buenos Aires, en contacto con las “locas” de la comisaría que hacen una “vaquita” porque sufrieron un robo.

Las alusiones a los lugares jujeños colorean de localismo que en este caso nos ubica desde otro lugar y sentimos la presencia del elenco desde su “otredad”.

En el otro lado, hay una suerte de sacarse trapos al sol en la relación madre e hija. Conflicto superado se ve a dos mujeres asistiendo a un encuentro reconciliatorio entre la voluntad cumplida a la muerta y su viciada situación madre-hija.

Una llamativa pantalla en el piso donde se ven escenas de la película “La pícara soñadora” (protagonizada por A. Alcón y Mirtha Legrand en 1956) permiten a María del Carmen crear escenas riquísimas en donde aparece duplicada en otra dimensión y de manera perpendicular al espacio. Igualmente cuando ambas están en Buenos Aires y se ven imágenes de la ciudad y hacen un juego del “como si” estuvieran en la calle. Podrían haber hecho una pantomima pero eligieron la pantalla. Lo mejor no es la pantalla en el piso- puede ser obviada- sino lo que propone como juego para la actuación. Se produce un acople con Silvia Gallegos, actriz que resurge a partir del “arroje” de cenizas y eleva su nivel actoral.

El final dispara casi una obviedad con la palabra “Fin” en el piso y se produce un quiebre de fuerza que se sustenta durante la puesta. Pero la obra crece en un plano de realismo no convencional, donde Echenique se destaca con matices ricos. Jujuy, se hizo sentir.

Medio Pueblo

Sala Juan Carlos Dávalos, grupo Calavera Teatro. Excelente trabajo de Gabriel Carreras quien por momentos parece haber hecho carne el texto superando inclusive la propuesta narrativa del autor, Martín Giner, en el sentido estructural-dramático al quebrar el orden del relato y al hacerlo posible teatralmente. Como personaje, el actor arroja y se erige en la voz de la historia de los de abajo donde se quiebra el orden cronológio y resurge el concepto. La obra es conceptual discursivamente y en materia lenguaje, viene a aparecer la literatura como el campo desde donde es posible contar otra cosa.


El discurso que construye el autor es maravilloso, esta narración dramatúrgica inventa el origen de la división de un pueblo. Muestra cómo nacen los “barreras sociales” a partir del malestar popular sobre la base de la desigualdad y la justicia. Riquísima palabra “pueblo” casi de un matiz político de rebelión y a tono de manifiesto intimista popular, rescata la vigencia de la historia de movimientos populares obreros. Hay si se quiere, una especie de construcción del concepto imperialismo desde lo poético.

La fractura como esquema de la metaforización del antagonismo histórico entre ricos y pobres, empresarios y obreros, arroja el verticalismo construido en una relación poder-opresión.

El efecto “mariposa” donde la causa es un botón y su correspondiente y/o equivalente término es la catástrofe marca la organización por donde Giner armó el relato. El botón es la metonímica forma de la estupidez humana.

Con justicia, destacamos la banda y/o sonido original de Juan Pablo Darmanini, quien compuso la música para esta y para otras obras del logrado autor

Gabriel Carreras, compone una partitura en donde los muñecos son orquestados y dirigidos hacia la elegía final. Primero la guerra y después, muertos. A su vez hay otro orquestador: el propio Giner como director.

La imagen póstuma: un cementerio no ya de muñecos, sino de silencios. Una postal.

“Hacéme la devolución”

Esta frase divertidísima largada a Apolo en el Off (fuera de escena después de las 23 hs.), fue parte de una animación fiestera por parte de varios actores de la región. Participaron en divertidos esquetch y performances Gonzalo Véliz (destacado por su actuación en REM), Cristina Idiarte (representante del INT), Gabriela Vázquez (la cabo), Daniela Canda, Juan Acevedo, Pablo Dragone, Juan Nicastro, Marcelo Cioffi, Daniel Chacón, entre otros. Mucha ironía, mucha alegría contagiosa de los elencos de la región del NOA.

La Irma y La Yolanda, hicieron una dupla tremenda -buenísima. Curiosamente, descubro horas después, que La Irma es nada menos que Gabriel Carreras, el actor "fetiche" de Giner en sus obras y sobre todo, destacadísimo valor de Medio Pueblo . Carreras hace radio, programa "El aire los amontona" www.lv12.com.ar ; y TV, "República de Tucumán" por canal 16 www.republicadetucuman.com en Tucumán. Una soltura... difícil de hallar. Cien por ciento talentoso.

En el “Café desmontaje” que se realiza a las 11 y se propone una “devolución”, término convencionalmente usado para llamar lo que hasta ahora ha sucedido detrás de un regional y/o nacional, ofrece una mirada diferente. Ignacio Apolo, director del café, a quien acompaño en esta instancia en carácter de invitada, hemos puesto en práctica no la crítica sino la deconstrucción de la obra desde la mirada de los propios protagonistas y con el cuidadoso detalle de reflexionar si funcionó o no funcionó la “idea” de cada grupo. Ayer, en el desmontaje de REM (Tucumán) y Asulunala (Salta), surgieron interrogantes acerca del hermetismo de una obra, el vaciamiento de significado, la recepción del público, la idea del sueño para lo que Apolo citó escritos de Borges y tratados sobre el REM, las estéticas de referencia y la temática sobre la sexualidad en una obra infantil como una opción a desarrollarse a partir de la idea lanzada por grupo El cofre (Asulunala): cómo nacen los bebés. Esto se relacionó a partir de experiencias dramatúrgicas y de las artes visuales en Europa-vivenciadas por el dramaturgo de referencia- y de su resonancia en la cultura del niño, receptor particular y diferente de la cultura del adulto.

- Nota relacionada:

Crítica de I. Apolo sobre "Medio pueblo"

http://www.salta21.com/spip.php?art...

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.