“Maduros”, los infortunios de cuatro hombres

Anoche en el Salon Auditórium, en el marco del FAISA, que es por cierto un proyecto de artistas locales, emprendedores buena onda que sintieron esa necesidad de “hacer”, frente a esa por ahí difícil proesa cultural de sentirse “independientes”, más aún en contextos en los que la gente desconoce o conoce apenas a los que carecen de la mediatez televisiva. Entonces, vaya este aplauso, si vale, de mi parte; se presentó “Maduros”, obra escrita y dirigida por Rafael Monti. Indicialmente, la obra pinta comedia, pero es justo todo lo contrario.

Que Rafel Monti pretenda hablar sobre cuatro temas importantes en una charla de cuatro ex compañeros de secundaria, es un exceso, quizá perdonable al ya consagrado dramaturgo, pero no por ello, inobjetable. Cuatro sesentones con un lenguaje medio “canchero”- y no propicio en hombres grandes- intentan apagar la densidad del pasado de cada uno, en una situación confesional. Lo bueno de todo esto es que es teatro. Y vengo de ver “representaciones” varias que distan de ser teatro. Esto ya es motivo para aplaudir a este muchacho que viene arando escenario para cosechar “algo” que le permita respirar mejor. No es fácil, señores, hacer teatro. Y me fascina haber ido a ver una “Obra de Teatro” así, con mayúsculas.

El realismo exige actuaciones acordes, de manera que Hernán Viaggio, quien realiza un notable trabajo compositivo que marca la línea del relato, es el pediatra Gabriel Arredondo. Gabriel es el primero en llegar al departamento del Ingeniero Rafael Sosa, rol encarado jugosamente desde lo emocional por Luis Caram. Timbre e ingreso del abogado Juan Carlos Donnati, interpretado por Raúl Chunco, quien a lo largo de los años ha demostrado no solo un carisma formidable en sus actuaciones, sino una riqueza absoluta para incorporar matices creativos a sus personajes. Protagonista de obras de Monti, ha pasado por el drama, la comedia y el absurdo con la misma soltura y el mismo talento. El último en llegar es el empresario Luis María Vidal, papel que le cupo a Rafael Amado, al cual sabe explotar con honda soltura.

Puestos los cuatro a revivir el pasado, salen a relucir un secuestro durante la dictadura, un abuso sexual, una intención de aborto y una relación con una mujer mayor. Cuatro episodios, cuatro batallas y sus consecuencias: el presente de cada uno.

La obra, desde mi punto de vista, es políticamente incorrecta por una razón: uno de ellos acerca la hipótesis de un homicidio que podría vengar la situación atravesada por quien sufrió el abuso sexual. Hay algo del “relato salvaje” en esto de hacer justicia por mano propia. Depende, además, de quien sepa leer entre líneas.

La atmósfera cálida y afable del inicio se contrapone estruendosamente con estos relatos de un pasado trágico que es tapado o disimulado por el éxito económico de los ex compañeros de secundaria. Hay una crítica implícita, por lo que Monti pudo haber recurrido a la satirización de la enseñanza religiosa y privada, dos cualidades de la educación que no garantizan para nada la “buena educación”. Tener éxito, pareciera no depender del tipo de colegio, sino del tipo de aspiraciones y de las circunstancias, ya que por sus vidas, bien podrían haber sido unos perfectos fracasados. Sin embargo, el fracaso o el éxito no “deberían”- parece ser la consigna de la obra- ser medidos desde lo material sino desde lo humano. Como en “Las viudas de los jueves” (libro de Claudia Piñeiro), donde se plantea que vivir en un country no te preserva de los males de “los pobres”.

Pareciera que Monti no quiere abandonar el tema de la tortura, la dictadura, el juego víctima-victimario, líneas que aparecen como hilos de costura o de hilvane en sus dramas. Será una cuestión generacional, o quizá entronque perfectamente en esto de que los argentinos “son” en sus tragedias, como la involuntaria e inconsciente manera de desembocar en el pasado más doloroso, no para cerrar heridas, sino para albergar sus cicatrices.

- Fotos tomadas por Salta21

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook