Macri derrotó a un fantasma

Ayer le dije que Mauricio Macri venció a Cristina. Hoy se lo confirmo y agrego que además, el presidente, derrotó al fantasma de Fernando de la Rúa. Son dos triunfos históricos en uno. Le dije que el helicóptero en el que los cristinistas habían soñado colocar a Macri se quedó sin combustible.

Fue el escritor Fernando Iglesias el que bautizó a los golpistas chavistas argentinos como integrantes del club del helicóptero. Su metáfora es precisa para explicar que el grupo de fanáticos más extremistas tenían como objetivo derrocar a Mauricio Macri. Y repetir la historia de los saqueos, la violencia y la muerte por las calles con un presidente vaciado de poder, incapaz de terminar su mandato. Fueron creando el clima con piquetes seriales y cortes rutas y de calles principales, con paros y movilizaciones de la CGT y algunos gremios, con declaraciones catastrofistas que anunciaban apocalipsis económicos que nadie veía. Que hay problemas de desocupación y pobreza no hay ninguna duda. Pero fueron generados básicamente por Cristina y sus cómplices y de ninguna manera estamos ante las puertas de una crisis terminal o de una situación semejante el 2001. Exageraron y mintieron todo el tiempo. Sus para periodistas militantes, sus voceros más salvajes y algunos dirigentes K. Querían inventar una Argentina 2001 y un nuevo Fernando de la Rúa pero llamado Mauricio y una nueva Alianza pero llamada Cambiemos.

Intentaron todo tipo de operaciones antidemocráticas y finalmente, no lo lograron. Esta es una de las principales conclusiones del resultado de las elecciones del domingo. No les alcanzó la nafta para el incendio social y se quedaron sin poder hacer volar el helicóptero. Por eso digo que Macri venció a Cristina en las urnas pero también le propinó una derrota al fantasma de Fernando de la Rúa.
Vamos a los argumentos.

Macri conduce y lidera la coalición de gobierno. Le guste o no le guste a los K. Macri ejerce la presidencia en plenitud. Está acostumbrado a mandar. Con aciertos y errores, con marchas y contramarchas, pero no es un presidente débil ni pusilánime como era De la Rúa. Tiene el apoyo del PRO, de Elisa Carrió y de gran parte de los mejores dirigentes del radicalismo. Y a esta altura ya demostró que también le da el cuero para ganar varias elecciones claves.

Pero vamos a los números que siempre ilustran mejor los argumentos. Cambiemos sacó 1,7 millones de votos más que en el 2015, es decir 7 puntos porcentuales más y eso aumentó su respaldo popular. Pero eso no es todo. Ganó en todos los distritos que gobernaba aunque en Buenos Aires está por verse y puede ganar o perder por un punto, y además ganó en seis provincias más. Hablo de Córdoba, La Pampa, Entre Ríos, San Luis, Santa Cruz y Neuquén. Si en octubre se mantienen o aumentan los votos del domingo, que es bastante probable, habrá sumado 15 diputados y 9 senadores más, lo que le permitirá bloquear los temas donde se necesita mayoría calificada.

En Buenos Aires, las listas de María Eugenia ganaron en 101 distritos sobre 135 pese a que tienen 69 intendentes. Aquí también se impusieron en tierras de los dirigentes cristinistas más dogmáticos. Perdieron Francisco Durañona en Areco, Hernán Sabbatella en Morón y personajes emblemáticos como Luis D’Elía hicieron papelones y dejaron al desnudo su falta absoluta de representatividad y rechazo popular. El piquetero vocero de Irán que quiere fusilar disidentes en Venezuela, sacó apenas 15 mil votos. Hasta un nazi hecho y derecho como Alejandro Biondini sacó más votos que él. Totalitarios de izquierdas y derechas jurásicas que fueron expulsados de las elecciones por el voto popular.

En realidad son muchos los bravucones que hablan en nombre de los trabajadores de la patria kirchnerista que cuando tienen que someterse al examen de los ciudadanos, cuando se abren las urnas, se tienen que ir a la casa con la cola entre las piernas. Pienso en Guillermo Moreno, patotero y malversador de estadísticas y en varios dirigentes honestos como Pablo Micheli, Pino Solanas o varios cuadros de la izquierda dura como Vilma Ripoll o Claudio Lozano que no consiguen apoyos masivos de votos pese a que se llenan la boca hablando del pueblo. Tal vez deberían reflexionar si el conflicto constante es un buen camino para ganarse las simpatías de las mayorías en democracia. Hasta la CGT entró en crisis para un paro que ya habían lanzado para dentro de una semana. Sería un poco traído de los pelos, hacerle una huelga a un gobierno que salió fortalecido y a semanas de una elección clave. Cambiemos ganó en muchos lugares donde vive gente humilde. En Villa Lugano, por ejemplo se impuso por 10 puntos de diferencia a los revolucionarios de Filmus. Y en Tres de Febrero, donde también le sacaron 10 puntos de diferencia a la lista de Cristina que llevaba a Hugo Curto, el nieto del homónimo capanga eterno del distrito.

Se sabe que en Lugano y Tres de Febrero no abundan los millonarios ni los tontos. Y en Ituzaingo, donde reinaba hace años Alberto Descalzo, también perdió Cristina. Son argentinos que tienen esperanza en terminar con las mafias de la corrupción política, policial y narco.

Son ciudadanos que están hartos, no del peronismo, pero si de los oligarcas del peronismo que son magnates y encima patoteros.

Cambiemos salió primero o segundo en 23 provincias. Macri venció a Cristina y al fantasma de Fernando de la Rúa por todo esto y mucho más. Porque el estado mayor que conducen el ex periodista y ahora encubridor de corrupción, Horacio Vebtisky y el ex juez Eugenio Zaffaroni quieren hacer aparecer a Macri como un clon de Videla. Hoy mismo Verbitsky habla de detención arbitraria de Milagro Sala cuando ni la Comisión Interamericana de Derecho Humanos dijo eso. Pidió su detención domiciliaria pero no su libertad. Y en ningún momento dijo que esta presa en forma ilegal. Y ahora quieren convertir a Santiago Maldonado en el primer desaparecido forzado de Macri. No dicen una palabra de Jorge Julio López desaparecido durante el gobierno de Néstor Kirchner. Los K no se presentaron como querellantes en la causa López. Lo hizo el gobierno de Macri. Por supuesto que el estado es responsable y está obligado a buscar por cielo y tierra al artesano desparecido en Chubut pero, de ninguna manera, se los puede acusar de ser los culpables o los que ordenaron su desaparición. Esas son expresiones de deseo y la gente se da cuenta. Por eso fracasaron electoralmente. Porque cuando el ciudadano puede opinar, los rechaza por agoreros y violentos.

Y para el final dejo el tema económico. A De la Rúa se le habían escapado todas las variables. Se enredó con Cavallo y una convertibilidad que no funcionó. Macri no tiene por ahora resultados espectaculares pero el dólar se acomodó, cayó el riesgo país, las acciones y los bonos subieron, el trabajo está aumentando igual que el consumo y la inflación bajó a la mitad. Se despejaron todas las dudas sobre la gobernabilidad. Esta realidad no se compadece con el invento de un país al borde del caos y la quiebra que fomentan los muchachos de La Cámpora.

La ex abogada exitosa y actual pastora electrónica (como dice Jorge Fernández Díaz) mostró una vez más su incapacidad política y su condena a ser mariscal de las derrotas. Fue su dedo el que puso a Anibal contra María Eugenia Vidal y perdieron. Y es ella la que le negó la interna a Randazzo que le habría evitado el papelón de haber hecho la peor elección de la historia del peronismo en Buenos Aires. Todas sus decisiones de campaña fueron tomadas en soledad o con su hijo Máximo y todas fueron un desastre.

Máximo, el príncipe heredero, había vaticinado en un acto que si perdían, podrían dejar el gobierno pero que iban a quedarse en el poder. Y eso fue lo que hicieron. Por eso el gobierno de Macri hasta ahora es de transición del populismo autoritario y cleptocrático hacia la república igualitaria. Pero si Macri y Cambiemos repite o mejora la elección de este domingo, se terminará la pesadilla del posible retorno chavista. Si en octubre, Macri repite o mejora lo de las PASO, finalmente, habrá llegado al poder. Podrá emitirle el certificado de defunción política al fantasma de De la Rúa y al fantasma de Cristina.

- Alfredo Leuco
http://www.alfredoleuco.com.ar/

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook