Los intelectuales y Marx

Lo de los crímenes étnicos serbios, fueron agigantados por los medios de comunicación mundiales, los que no informaron que los insurgentes albaneses eran verdaderos terroristas.

El capitalismo, aunque no es benevolente, “… é o modo de produção … mais eficente já descoberto. (A procura do) ... lucro … gera crescimento ... , prosperidade e emgrego” –Desai, Meghnad: A vingança de Marx. A ressurgência do capitalismo e a morte do socialismo estatal. Editorial Códex, F-QM Editores Associados Ltda., São Paulo, 2003, 414. Así la cuestión, ¿en qué consistiría la presunta venganza de Heinrich? [parece que sería una revancha de “Karell” en desmedro de él mismo y en que se trataría de una venganza del orden burgués contra los análisis de Marx (el capitalismo se habrá tomado revancha en desmedro de Levy, al demostrar ser un régimen hábil para continuar)].

“… Pronto terminaré con la Economía …”

Karl Heinrich Mordejái Marx, nieto de Levy

Registro de la “grafematología”, del criptoanálisis, del “esquizoanálisis”, del clinamen contra significante y del “Psicoanálisis deconstructivo”. Cerificación

Uno de los pocos vértices que ciertos economistas rescatan de “Karell”, es el asunto de los Sectores de intercambio, los que figuran en el libro II de El capital, obra que revela que el tomo 1 de El capital es por lo menos, relativamente sencillo y que es un libro que ocasiona que, frente a la complejidad de una obra de la estatura del volumen dos de El capital, no se pueda considerar el tomo uno de El capital, en cuanto el “summum” de lo alcanzado por Marx.

Las Esferas aludidas son: el Sector I –que engloba a la fabricación y al abastecimiento de medios de producción–; la Esfera II (que abarca a la fabricación y al surtido de los bienes de consumo); el Sector III –que incluye a la reproducción e intercambio entre los ambientes I y II–; la Esfera IV (que abarca a la acumulación para una reproducción en escala –los Sectores III** y IV no fueron aludidos por los marxismos).

Primicidad

** Algunos diferencian entre la Esfera II, que se aboca a la fabricación de los medios de subsistencia para las clases valorizadoras de capital y entre el Sector III, que se asocia con la producción de los bienes necesarios y de lujo para las clases burguesas.

Por un lado, se puede amortiguar lo descrito y por el otro, es factible universalizar los conglomerados sociales intervinientes.

El desembrague consiste en establecer que la Esfera II, se diferencia entre un Sector IIa y una Esfera IIb, tal como lo concreta Levy en el tomo dos de El capital.
La generalización radica en que el Sector IIa se encarga de la fabricación de valores de uso para los conjuntos no privilegiados y no únicamente, para las clases. La Esfera IIb, provee los objetos de consumo de los grupos acomodados y no sólo de las clases dominantes.

No obstante, a causa de que en esos esquemas de flujos entre los Sectores I y II, participan los capitalistas y los asalariados

***

, habría que ajustarse a lo que Heinrich estipuló.

“Atesis”

*** Richard Murphy Goodwin acota la tasa de empleo por

Ec (que es la ocupación efectiva o concreta de mano de obra)
[1] Te = ________________________________________________________________

FTD (donde FTD es la población que podría atarearse o la fuerza de trabajo disponible)

Te es caracterizada por Richard como la presa, adoptando el vocablo del modelo predador–presa de Lotka/Volterra, con lo que con esos lexemas, Murphy, el mārkasabādī biplabī extravagante…, revela su ideología liberal, porque la cuota de ocupación debe ser evaluada de “presa”, si se bestializa a los obreros como los depredadores que irán tras el empleo.

A su vez, si el uso del capital k es completo y no hay capital desaprovechado o plus capital ocioso, la producción es:

[2] Prd = Pt (que es la productividad de las faenas) x Ec

[2] puede expresarse de otra manera. Para ello, se tienen en cuenta, no los enlaces entre Pt y Ec, sino entre el capital k y la eficacia de k para la fabricación o la relación k–producto (Rkp), por lo que

[3] Prd = k/Rkp, donde a Rkp y por convención matemática, se la denomina “σ”; queda pues:

k
[4] Prd = ___

σ

La Prd puede acotarse como la suma entre la inversión bruta (ib) y el “consumo” –c– [5 (Prd = c + ib)].

Idénticamente, puede definirse Prd como el agregado de la paga S bruta –Sb– con las rentas que acaparan los propietarios, tal que Prd = Sb + rp [6].
Aquí, Richard enmascara la ganancia, la que es la transformación efectiva del plusvalor en dinero, con el maquillaje de la renta, por lo que para que esa operatoria ideológica quede al descubierto habría que redactar “rp” como beneficio del capital, con lo que

[7] Prd = Sb + bk

Secundidad. “Affermazione”

Murphy es fiel a William Phillips, el que estableció su erosionada curva que, en el corto plazo, vincula la desocupación y la inflación.

En ese periodo, el desempleo y la inflación son dependientes una de la otra, pero en el largo plazo, la desocupación y la inflación no poseen la misma evolución.
En el corto plazo, la gráfica de William implica que a una menor cantidad de desempleo, se asocia una mayor inflación, a raíz de que una mayor ocupación significa que se abonan más salarios, lo cual, para los que confían en los postulados de Phillips…, incide en los precios. Por lo que William dice que para que no haya inflación, tiene que haber desempleo.

“Tercerificación”. Verneinung

Podemos enunciar la terribilidad adelantada, observando sólo lo que acontece con la paga.

Cuando en el mercado de tareas un porcentaje elevado de labores disponibles está cubierto, existe una presión para el descenso de los ingresos y cuando en el mercado de faenas hay sitios de trabajo sin ocupar, existe un incremento de los salarios para que se atraiga a los potenciales obreros.

“Cuarteridad”. Negyddol dwbl

Otro de los axiomas de Goodwin es que:

la participación de los atareados en lo que es suscitado en total es PTP –porcentaje de lo que consumen los trabajadores, de acuerdo a sus ingresos–;
la paga o los ingresos son S;
se incluye a Ec y a Prd, tal que

[8] PTP = (S x Ec)/Prd

PTP es considerada por Richard como el “predador”, de manera que el usufructo de los obreros en lo que se genera, impacta la tasa de ocupación, que es la presa.

“Quinticidad”. Clinamen

Lo anterior puede escribirse trayendo a colación otros elementos.
La participación de los obreros en lo que suscitan, es directamente proporcional a su paga S e inversamente proporcional a la eficiencia del trabajo, dado que cuanto más tecnificada esté la fabricación, menos laborantes se precisarán:

S
[9] PTP = ___________

Pt

[10] Imaginando que el pleno empleo es 1, [1] ó Te –tasa de ocupación– es menor que 1.

[11] Si la producción global fuese 1, PTP –el consumo de los obreros de la riqueza gubiada– es menor que 1.

“Sextidad”. Diseminación

De estas fórmulas, que pueden adoptar la apariencia de matrices, se argumenta que

ф. si hiciéramos una gráfica en ejes cartesianos, tendríamos cuatro cuadrantes.
La línea a que daría lugar la gráfica sería el de una espiral que se balancea en torno a un centro.

En el cuadrante “noroeste”, cuando hay un alto nivel de empleo que se aproxima al pleno empleo o a 1, existe una baja participación de los atareados en el producto inducido, en virtud de que, si bien un mayor número de asalariados significa un porcentaje de S incrementado, la mayor cantidad de trabajadores ocasiona que cada uno de ellos, compita entre sí en el consumo y cada cual disfruta de una menor cantidad de valores de uso.

х. En el instante en que la paga es abultada, los empresarios intentan ocupar menos mano de obra, apelando a más máquinas o acudiendo a un aumento de k.
Un porcentaje de los asalariados comienza a quedar fuera del mercado de trabajo y el nivel de ocupación se aparta del pleno empleo o de 1.
ц. La curva va desde el cuadrante noroccidental, al del noroeste.
ч. Pasado un tiempo, los burgueses invierten en otros negocios, con lo que precisan de mano de obra.
La espiral avanza hacia el cuadrante suroriental.
ш. Los capitalistas atraen a los trabajadores con salarios altos, que les permitan acceder a un consumo creciente.
La curva se desplaza hacia el cuadrante suroccidental.
щ. La ocupación se acerca a la ocupación plena o a 1.
La espiral regresa al cuadrante superior del noroeste.

Septificación. Segunda “Ceroidad”

ъ. Una de las consecuencias de esta gráfica acodada en Murphy, es que la briga entre las clases se manifiesta como una briga donde los empresarios y donde los laborantes, quieren obtener la mayor participación en la producción que sea factible, con lo que la lucha entre capitalistas y asalariados, ocasiona que haya oscilaciones en el empleo –que es la presa.

ы. Lo otro que se deriva de Goodwin y de los que lo citan automáticamente, sin reflexionar, es que para que la refriega entre los burgueses y los trabajadores no dé desbalances y ciclos, los obreros tienen que renunciar al ideal inalcanzable de la ocupación total y deben olvidarse del sueño de un consumo elevado.

La otra consecuencia es que los trabajadores pueden aspirar a una participación “razonable” en el producto global y a una paga adecuada, si aceptan que los capitalistas fijen el consumo y el salario de los laborantes.

De lo que se destila que los obreros tienen que resignarse a continuar sosteniendo el orden burgués, deben asumir que los empresarios sean los que orienten el mercado, tienen que aceptar que la inflación reste sus ingresos, deben asumir que, para que los empresarios anhelen invertir, manteniendo el empleo, haya alguna desocupación y tienen que adaptarse al capitalismo.

Richard, con esos axiomas, es cualquier cosa, menos un “marxista extravagante”, tal como dicen que alguna vez, se auto calificó.

Octicidad. Segunda “Primidad”

ь. Al observar la Historia de la Economía, percibimos que los intelectuales al estilo de Jevons, Menger, von Mises, Pareto, fueron brutalmente sinceros en su noción elemental de que siempre hubo pobres, de que un porcentaje de los habitantes deben trabajar para otros y que cuando eso se altera, vienen las tormentas.
Economistas posteriores como Schumpeter, ocultaron esa espantosidad y aparentaron ser objetores de lo burgués, aunque concluyendo que, por más imperfecto que sea el capitalismo, es lo mejor que se inventó.

Otros, como Murphy, aprendieron a ser más cínicos y buscaron aparentar ser hasta marksisti, al igual que el caso vergonzante del endiosado Piero Sraffa, con sus precios negativos y con sus lucros negativos (!!!), aspirando a corregir a Heinrich –el turinés debiera haberse amortiguado primero a sí mismo, y quizá, su cerebro le hubiera advertido que no estaba cambiando en nada a Marx.

э. Por otro costado, las academias enseñan a tales “pensadores”; no con el ánimo de criticarlos, sino como lo más excelso. Es lo que sucede con Keynes, considerado heterodoxo e insurgente (¿para qué y para quién?; ¿con respecto a qué?), alimentando a los keynesianos de izquierda, que no son más que liberales.

Novificación. Segunda “Atesis”. Fuera de lo dicho

Creo que por lo menos, en virtud de la triste circunstancia de que las universidades reproducen a semejantes estúpidos titulados, hay que aceptar el funcionamiento de la dïalektïkası entre base y “aradeiledd”.

Decteridad. Segunda “Primidad”. Re inicioS

Otro caso que demuestra la vigencia de la dialéctica repudiada entre “beiseu” e hiperestructura, es el affaire Habermas que, con el tiempo, será como el del nazi Heidegger, por escribir artículos tan lindos.

En “Contra la lógica de la guerra”, opinión esparcida en el diario Página/12, Buenos Aires, 22 de Febrero de 1991, p. 15., Jürgen efectúa una encendida defensa de la invasión a Irak, justificación que niega el título de lo que se publicó y que afirma que hay que apoyar el empleo de las armas, en lo nuclear, cuando peligra el abastecimiento de petróleo y la consiguiente reproducción del capital.

Esta asquerosa “vedette”, que estuvo de moda en los ‘80, es propensa a tipear la misma basura, cuando se trata de lo bélico y a adornar sus cavilaciones periodísticas con títulos cándidos.

No es una excepción lo que aconteció con Yugoslavia en 1999.
En “Bestialidad y humanidad. Una guerra en el límite entre derecho y moral”, en Revista. Nueva Sociedad 162. Democracia y política en América Latina. Integración regional. Política vs. Economía. Julio–Agosto 1999, ISSN: 0251–3552, pp. 60/66, el pistolero con rostro de “Papá Noel” y bigote de Hitler, dice que

“… los ataques … de la OTAN … y la sistemática protección de la población civil, (le dan a la intervención militar) … relevancia legitimatoria” –Habermas, 1999: 60.

En eso mintió, a causa de que los bombardeos, que se extendieron desde el 24 de Marzo hasta el 11 de Junio de 1999, destrozaron hospitales, escuelas y viviendas.
Pero si no hubiera sido así, la cuestión es que la “OTAN” no tiene por qué atacar a otro país.

Jürgen, que no es ingenuo, quiso hacernos creer que la OTAN intervino en la ex Yugoslavia para detener a los serbios en su “limpieza étnica”, eliminando su potencial militar para neutralizar a los albaneses pertrechados [el weberiano, como lo constataremos ut infra, deseó engañarnos acudiendo a los intereses bondadosos; la “OTAN” atacó para conservar vigentes a los Derechos Humanos –con el objetivo de que la bestialidad no prospere, la imposición de lo “civilizado” debe concretarse por la violencia (en acontecimientos como el de la pelea entre serbios y entre albaneses, el único recurso son a veces, los Derechos Humanos armados)].

Lo de los crímenes étnicos serbios, fueron agigantados por los medios de comunicación mundiales, los que no informaron que los insurgentes albaneses eran verdaderos terroristas y que los que concretaban los aludidos crímenes étnicos en desmedro de los albaneses, eran los mismos albaneses pertrechados, los que culpaban a los serbios.

Tampoco se anotició que los dinamiteros albaneses habían sido financiados y armados por la “OTAN” y por los EEUU, antes que se desatara la guerra civil.
¿Por qué bombardeó la “OTAN” a la ex nación? De eso, el loco que ignora que los nexos de dominio, de poder, de explotación, de humillación, de sometimiento, no se pueden diluir con la acción comunicativa, no descubre nada.

La ex Yugoslavia estaba siendo presionada por el “FMI” para que implementara horrorosos planes de ajuste neoliberales y se negó. En simultáneo, no quiso ser miembro de la OTAN.

Por ese panorama, se fraguó un conflicto artificial entre albaneses equipados y pagados por los “USA” y por la OTAN, para que esos terroristas desmadraran al ex país.

La “OTAN” intervino para dejar a la ex Yugoslavia en escombros y para que, dividida, lo que anhelaba el FMI resultara más fácil de concretar.

Otro motivo fue que la “OTAN” empleó armamento yankee, con lo que el bombardeo le generó beneficios al complejo militar industrial de los EEUU.

Como el “FMI” es un subordinado de los USA y en virtud de que los pertrechos venían de los “EEUU”, la OTAN fue una “sucursal marine” de los Yankees.
Con el desmembramiento sangriento de Yugoslavia, los USA querían demostrar que Europa, por más “OTAN” que tuviese…, dependía de los yankees, a pesar que la Guerra Fría hubiese acabado.

Europa era otro patio trasero de los EEUU. Si Europa no lo comprendía con lo que le ocurrió a Yugoslavia, más le valiera que lo entendiera de alguna manera.

Apreciemos lo que nos informa el cráneo de Düsseldorf

Durante la guerra del Golfo … (y frente a los opositores al conflicto, hubo una) madurez viril contra (el) … movimiento pacifista” –ibíd.: 60 (en 1999, ¡Habermas continúa defendiendo la invasión a la nación de Irak!, empleando lexemas que denotan machismo, patriarcalismo, anti feminismo).

Respecto a lo de los serbios, el obsecuente de los imperios de turno, nos comunica con objetividad que

“… la intervención policial que la OTAN lleva a cabo, (la ejecuta) por motivos nobles …” –ídem: 63 (descuartizamiento de un país, imposición del neoliberalismo, el lucro del negocio bélico, la exportación de los Derechos Humanos con guillotina).

Sin embargo, hay que aprender de los

“… (USA, que detentan) … una notable* tradición política, … (para que asimilemos que no se puede trasladar sin consecuencias) una política de derechos humanos armada (hacia) otra región … El ejemplo de la OTAN … no debe (ser algo) normal” –ibíd.: 66 (¡despertá, Jürgen**!).

* Immanuel Maurice, vomitó que

“… (no) soy una persona que denigre los ideales estadounideneses. Los encuentro maravillosos, refrescantes incluso. Los estimo, los invoco, los promuevo ...” –Wallerstein, Immanuel Maurice: La decadencia del poder estadounidense (Estados Unidos en un mundo caótico). Editorial Capital Intelectual, Buenos Aires, 2006, 135, entre otros “topoi”.

Immanuel no es “marcsaidd”, aun cuando pueda ser autoritario estar señalando a cada instante a quien consideramos marxista y a quienes no; Maurice es un colofón de la timorata Escuela de los Annales y un continuador de Braudel.

** La ampulosidad de la retórica del docente de Marburgo, fue desmantelada en “El ‘rossismo postmoderno’ o la ilusión de la ‘clausura’ del ‘marxismo’ en Habermas”; http://www.fisyp.org.ar/media/uploads/lopezrossismo.pdf. (se diseminó en ese prestigioso sitio de Internet mi pesquisa, a raíz de que en la Escuela de Historia de la unas., había una considerable resistencia, dejando que transcurran los meses y poniendo cara de opas).

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook