La noche de los lápices, ¿41 años de un mito?

La Argentina necesita esclarecimiento, verdad, justicia, historia y memoria. Pero verdaderas. Emilce Moler, sobreviviente de "La Noche de los Lápices" fue secuestrada, torturada y liberada durante la última dictadura militar. Escribe el diario Crónica que junto a los otros jóvenes que hoy siguen desaparecidos, participó de las movilizaciones por el boleto estudiantil. "Los lápices, esta vez, escriben ¿dónde está Santiago Maldonado?", concluyó Moler. Sin embargo, ya en 2010, El Pregón se refería a "la corrupción moral que recorre la República Argentina desde que la progresía, las derechas y las instituciones esenciales del Estado se rindieron políticamente a la ofensiva mediática de una izquierda decidida a borrar de la Historia sus crímenes, se podría seleccionar, por su especial carga de cinismo y manipulación, el caso conocido como ’la noche de los lápices’.

María Claudia Falcone

Detenida-Desaparecida el 16/9/76

Versión del sitio “Desaparecidos.org”

María Claudia era una chica buena y generosa. Tenía 16 años. Militaba en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) y colaboraba en tareas de educación y sanidad en las villas. Estudiaba en Bellas Artes en La Plata. Leía a Mario Benedetti y seguía a Sui Generis, su flequillo lacio caía sobre sus enormes ojos celestes. Se preocupaba por estar linda, le gustaba ir a bailar y tenía un novio hippie.

Fue secuestrada de la casa de su tía abuela, ubicada en la calle 56 nº 586 de La Plata, junto a su compañera María Clara Ciocchini durante la llamada "Noche de los Lápices", durante la cual siete estudiantes secundarios que habían protestado por el boleto escolar fueron detenidos-desaparecidos.

Pasó por varios centros clandestinos de detención: Arana, Pozo de Banfield, Pozo de Quilmes, Jefatura de Policía de la Provincia de Buenos Aires y las Comisarías 5a., 8a., y 9a. de La Plata y 3a. de Valentín Alsina, en Lanús, y el Polígono de Tiro de la Jefatura de la Provincia de Buenos Aires. En ellos fue torturada y sometida a todo tipo de abusos y violaciones sexuales, como una forma más de tortura y ensañamiento.

María Claudia fue vista por última vez; por Pablo Díaz, el día 28 de diciembre del mismo año en Banfield. Permanece detenida-desaparecida.

Sus padres fueron subsecuentemente detenidos-desaparecidos dos veces, y posteriormente liberados.

La escuela EMEM No.7 del barrio de Palermo fue bautizada por sus alumnos como escuela María Claudia Falcone.

Ver nota en http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/f/falconem/

Del Muro de Gustavo Fantozzi

CONVIENE SABER que el doloroso hecho que se conmemora mañana, conocido como La Noche de los Lápices, tiene versiones que el propio hermano de una de las desaparecidas aclaró.

Jorge Falcone, hermano de Claudia, explicó que "mi hermana no era una chica ingenua que peleaba por el boleto estudiantil, sino que era una militante montonera convencida, capaz de revolear una molotov y manejar armas". "Era una militante revolucionaria". "No se agarraron a tiros con los militares que las fueron a buscar para no reventar el vecindario". "En el departamento donde cayó mi hermana se guardaban las armas y explosivos de la Unión de Estudiantes Secundarios". "La gente de la conducción del colegio secundario tenía práctica política y militar." "Participaron del operativo distracción para que los montoneros pudieran dinamitar la fragata Santísima Trinidad". "Mi hermana Claudia estaba en la clandestinidad con un documento trucho y respondía a una orgánica nacional revolucionarias. No éramos perejiles como dice la película de Héctor Olivera" (Jorge Falcone a la periodista Viviana Gorbato, en el libro "Montoneros, soldados de Menem, o de Duhalde")

La versión de El Pregón

La versión -ridícula e inverosímil- de que un Ejército inmerso en una guerra contraterrorista ejecutara en 1976 a unos adolescentes por reclamar billetes de autobús gratuitos para estudiantes, ocultaba la verdadera causa por la que fueron capturados. Las movilizaciones estudiantiles por el billete gratuito en la ciudad de La Plata, que la leyenda establece como factor detonante, sucedieron ¡un año antes! de la famosa noche. Esta pueril mentira (bastaba consultar las hemerotecas) estaba dirigida a silenciar una verdad que debía manipularse en función de la propaganda política: la militancia de esos adolescentes en Montoneros a través de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES); un “ámbito” de la Juventud Peronista montonera, el frente político de la organización.

Y esta primera aclaración nos sitúa en lo fundamental. Como todo aparato de una organización político-militar, la UES funcionaba simultáneamente en dos niveles: en el político de superficie como grupo estudiantil, y en el militar clandestino como milicias y/o tropas auxiliares del Ejército Montonero. Los milicianos cumplían tareas de recogida de datos para Inteligencia, tales como horarios y trayectos de futuros “objetivos” a eliminar; realizaban acciones de distracción en determinadas operaciones militares cortando rutas con barricadas, escondiendo armas en sus casas, actuando como correos, etc.

Y si era preciso matar, mataban. Como ocurrió en el caso del dirigente sindical peronista Rogelio Coria; y en el del general Cesáreo Cardozo, Jefe de la Policía Federal, asesinado por la miliciana de 17 años, Ana Maria González.

También el ERP utilizaba a sus Juventudes Guevaristas como fuentes de reclutamiento (coparon decenas de colegios para leer proclamas e izar su bandera), y como milicias. Entre sus muertos en el combate de Monte Chingolo hubo dos adolescentes de las JJ. GG. Tener en cuenta el factor de la doble militancia es fundamental para cualquier análisis de las organizaciones terroristas. Es el ABC de sus estructuras.

En cuanto a María Claudia Falcone, principal protagonista de “la noche de los lápices”, ha quedado definitivamente acreditado desde 2002 por su hermano, el ex montonero y actualmente poeta y cineasta Jorge Falcone; que era la Responsable de la UES del Instituto de Bellas Artes, y que en la casa de su tía abuela donde fue capturada guardaba un arsenal. Añadiendo, para mayor precisión, que en la cisterna del cuarto de baño el Grupo de Tareas encontró “varias armas cortas y algunas pepas (granadas) envueltas en bolsas de plástico”; y que los militantes de la UES no eran unos “perejiles”, sino que tenían formación política y militar

- Para el testimonio de Jorge Falcone, ver:
Montoneros soldados de Menem. ¿Soldados de Duhalde?
Autora: Viviana Gorbatto. Editorial Sudamericana. Entrevista.
Y texto que leyó el 25 de abril de 2002 en la Universidad Popular de las Madres de Plaza de Mayo (Bonafini) durante la presentación de su libro Memorial de guerra larga en el marco de actividades de la Feria del Libro.

Más data

Pues resulta que la miliciana montonera Falcone, que guardaba un arsenal en casa y era un cuadro de las Milicias-UES de La Plata, tiene una calle y varias escuelas a su nombre; y la fecha de su captura (que llaman secuestro) ha sido institucionalizada por Ley 10671 (15. 09. 1995) del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires como Día de los Derechos de los Estudiantes Secundarios. Una broma macabra, si tenemos en cuenta que durante la guerra revolucionaria los camaradas de la Falcone asesinaron en esa provincia a decenas de civiles y a 230 policías, es decir, a funcionarios de ese Estado provincial. Y que La Plata, ciudad capital de la provincia y sede de su gobierno, fue la más castigada por el terrorismo.

El relato mítico de “la noche de los lápices” fue formalizado en un libro de María Seoane y Héctor Ruiz Nuñez, quienes, a pesar de las declaraciones de Jorge Falcone, siguen sosteniendo con disciplina militante el mito intoxicador del boleto. “No eran temibles, ni enemigos armados, alfabetizaban en barrios pobres”, dice la Seoane con patológica obcecación, silenciando la doble militancia político-militar a la que no podía sustraerse ningún activista de la UES. En su boca los jóvenes milicianos se convierten en boys-scouts, o en alfabetizadores de una Iglesia evangélica.

Asimismo, un anónimo pero espabilado cantautor canario llamado Rogelio Botanz, compuso una canción alegórica y, apuntándose al negocio de la cultura “setentista” bien subvencionada, en 1996 el cineasta Héctor Olivera llevó la leyenda a la pantalla.

Jorge Falcone relató en su entrevista con Gorbatto, que después del estreno, él y Pablo Alejandro Díaz -el “desaparecido” de Osvaldo Bayer que ahora vive en La Plata- fueron llevados en andas desde el cine hasta el obelisco, donde, en un improvisado acto, dijo que de “perejiles” luchando por un boleto, ni hablar; que su hermana era una militante montonera radicalmente comprometida. Tras lo cual se produjo un ruidoso silencio. Es de imaginar que desde entonces lo considerarán un “enemigo”.

Estos grupos de estudiantes secundarios desarrollaban una intensa actividad conspirativa y violenta que agitaba el ambiente en los colegios secundarios. El estudio no les interesaba y aprovechaban su condición de estudiantes y de menores de edad para moverse en un ámbito de gran impunidad.

La bandera y la lucha de la UES era para conseguir el “boleto estudiantil popular”. Después de una serie de alternativas, el 16 de septiembre de 1975, el gobierno reglamenta gratis el BES (boleto estudiantil secundario) requerido por los estudiantes de ese nivel. Este hecho les quitaba las banderas del BES, quedando en evidencia la falsedad de la misma. A pesar de haber conseguido su objetivo la actividad revolucionaria de la UES aumento considerablemente.

Durante el año 1975 y el primer trimestre de 1976, la subversión, la violencia criminal y el ataque a las Instituciones habían alcanzado su pico mas alto en la ensangrentada guerra revolucionaria que azotaba la Republica.

En ese lapso se cometieron atrocidades imperdonables por parte de los montoneros terroristas y otras organizaciones: nada menos que 1.385 asesinatos arteros propio de cobardes, escondidos sin rostros.

Se atacaron 12 unidades del Ejército, centenares de comisarias, y asaltos a numerosos bancos y armerías de todo el país, asalto a canteras para obtener explosivos, secuestros millonarios.

Los estudiantes secundarios de La Plata fueron solo una pieza de esa maquina que ataco a la Republica en sus Instituciones y a toda la sociedad en general.

Esta verdad permite extender el análisis sobre la casi totalidad de los presuntos desaparecidos del “NUNCA MÁS”, considerándolos como terroristas, caídos en el combate, autoexiliados, muertos y ejecutados por sus propias organizaciones y suicidados por la ingestión de la “pastilla salvadora de cianuro”.

Ver nota en https://diariopregon.blogspot.com.ar/2010/09/la-verdad-sobre-la-noche-de-los-lapices.html

Para remate

Sobre la llamada “Rita” (NG*), la hija de Estela de Carlotto, Laura

- Así, el 2 de julio se produce el atentado con explosivos en el Comedor de Seguridad Federal de la PFA con veintitrés muertos, doce mutilados y sesenta y seis heridos. Habría sido ejecutado por Mario Firmenich NG “Pepe” como Comandante, con Horacio Alberto Mendizábal La Fuente NG “Hernán” o “Vasco” o “Mendicrín” o “Antonio” o “Lauchón” como Comandante Responsable del Área Federal. También habrían participado Rodolfo Walsh NG “Esteban” o “Petrus” como Comandante 2º Responsable Departamento de Informaciones e Inteligencia; Horacio Verbitsky NG “Roberto” o “Salazar” como Capitán y Responsable Subsector PFA del Departamento de Informaciones e Inteligencia; y Miguel Bonasso NG “Cogote” como Teniente, Integrante del Subsector PFA del Departamento de Informaciones e Inteligencia. Entre los partícipes necesarios se contaría con Jorge Delfor Falcone NG “Chiqui”, y Laura Estela Carlotto Barnes NG “Rita”.

- El 17 de octubre de 1976, Rodolfo Walsh, también tuvo participación en tareas de Inteligencia en la bomba colocada en el cine del Círculo Militar, con más de 50 heridos entre el personal retirado, familiares y socios de ese club, aprovechando su condición de hijo del JEMGE. Por su cargo y funciones, fue, además, propiciador de otra importante cantidad de atentados. Entre los partícipes necesarios de dicho acto terrorista se encontraban Jorge Delfor Falcone NG “Chiqui” y Laura Estela Carlotto Barnes NG “Rita”, y Adriana Puigross de Bernetti NG “Cabezona” integrante del Departamento de Informaciones.

- Es claro que toda persona tiene el más que esencial derecho a su propia identidad. La pregunta que surgiría a cualquiera es cómo fue que Laura "Rita" Carlotto tuvo un hijo si no podía llevar a buen término embarazos, cómo fue que estando embarazada fue detenida, o cómo fue que después de haber tenido un hijo y estando en clandestinidad participó de un enfrentamiento en el cual resultó herida mortalmente sin que su hijo estuviese en el lugar. Efectivamente, son contradicciones que se suman a que el "dato" que siempre sostuvo Estela Barnes de Carlotto no coincide en la fecha del nacimiento del joven Ignacio Hurban, cuyo nombre tampoco es "Guido", en tanto que ahora resulta que su padre sería Montoya, el cual antes jamás había sido mencionado como pareja de "Rita". Y además, ¿cómo aparece en el listado del "Nunca Más" en su edición de 2006 si no es desaparecida, ya que el cuerpo de "Rita" fue entregado a su madre el mismo día en que murió? Son incógnitas y contradicciones que no está a nuestro alcance resolver.
No obstante ello, la Justicia ha determinado que el “nieto 114” es de Carlotto, el nuevo “Guido Montoya Carlotto”, es efectivamente nieto de Estela Barnes. Todo ello mientraslLos médicos de la provincia de Buenos Aires repudiaron a su colega Julio Luis Alberto Sacher, cuyo nombre figura en el acta de nacimiento del nieto de Estela de Carlotto, Ignacio Hurban (Guido Montoya Carlotto). Automáticamente se le asignó una indemnización de un millón de Pesos y un salario de por vida de $ 6.000 mensuales.

* NG: Nombre de Guerra

Ver nota en https://diariopregon.blogspot.com.ar/2014/08/quien-era-laura-estela-carlotto-nombre.html

- Selección de textos y armado de la nota: Redacción Salta 21

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook