La consagración artística de Ivana Villada Alday junto a Mauricio Wainrot

La salteña Villada Alday debutó el fin de semana pasado en “Carmina Burana”, coreografía y dirección de Wainrot, conocido internacionalmente, por lo que actualmente integra el Ballet Contemporáneo del Teatro Gral. San Martín de Bs. As. Concursó en noviembre de 2010 y fue una de los dos mujeres que mejor contrato obtuvo para 2011.

Desde el 1 de febrero, Ivana, quien comenzó a estudiar danza clásica a los 10 años con Patricia Arnoldi, luego con Miryan Pedrazzoli y su propia madre, Silvia Alday en Salta, se desenvuelve con los grandes de lo Contemporáneo. Con 28 años, ha logrado insertarse profesionalmente en el Ballet Contemporáneo del Teatro Gral. San Martín de Buenos Aires y trabaja arduamente para realizarse artísticamente. A los 13 años ingresó en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón como alumna becaria por Salta, a los 15 y de la mano de su madre participó en el Grand Prix de Laussane Suiza. Un año más tarde estudió con Jean Pierre Bonefeaux, Patricia Mc Bride (discípulos de Balanchine) y Alonso King en los Estados Unidos. Vivió en Córdoba donde toma clases de Ballet con Teresa del Cerro y paralelamente estudia Ciencias Económicas. Con el Estudio de Ballet Danzar participa como solista en la obra “Sueño de una Noche de Verano” de Mendhelsson, puesta en el Teatro del Libertador de la ciudad de Córdoba. Se perfecciona en Europa donde integra la Compañía Internacional “Caracala Dance Theatre” de Beirut (Líbano) y recorre el mundo bailando en Quebec, Montecarlo, Frankfurt, Líbano, Dubái, Qatar, Omán, Kuwait, Jordania y China. En Salta, fue bailarina titular por concurso durante el 2010 del Ballet de la provincia con el que participa en la gira a Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Hoy, a la par que ensaya con Mauricio Wainrot, estudia Licenciatura en Recursos Humanos. Para Salta 21 , Villada Alday tiene ángel, fuerza y maestría.

Ivana, la entrega total

¿Cuál es tu mayor desafío en la danza, Ivana, es decir... cuál es tu meta a alcanzar?

- Si bien como intérprete aún me queda mucho camino por recorrer y mucho por aprender, creo que un gran desafío para mí sería en adelante estar al frente de una gran compañía de danza, o bien dirigir una propia.

Generar espacios para el desarrollo del arte en general, de la puesta en escena, del estudio de las artes. Participar del proceso de crecimiento y evolución de la danza, de la investigación y de la creación coreográfica, que es una de las cosas que más me gusta y más disfruto.

¿Qué le dirías a una niña pequeña que quiere ser bailarina clásica?

- Si es una niña pequeña que gusta de bailar, le diría que siga su sueño, que se divierta y lo disfrute al máximo. A sus padres les aconsejaría que busquen y elijan muy bien un buen maestro de danza que pueda guiar el crecimiento integral de su niña/o, tanto en lo técnico, en lo artístico y en lo personal, pues es muy importante a la hora de embarcarse en una carrera tener una formación integral, que ayude a forjar el carácter del niño, que le ayude a descubrir su vocación y sus habilidades.

Si fuera una o un joven que ya está estudiando ballet y desea dedicarse a la profesión de bailarín, le aconsejaría que trabaje duro, que no se rinda ante los obstáculos, que mantenga siempre el amor y el respeto por sí mismo, por lo que hace y por sus maestros, que no deje que nada le desmoralice pues es una profesión muy ardua, el camino es largo y en cierta medida sacrificado también. Y por sobre todo, le aconsejaría seguir con sus estudios formales y perfeccionarse todo lo que pueda, para formarse de manera holística como persona y como profesional.

El año pasado te vi bailando con el Ballet de la provincia en un espectáculo de danza contemporánea: ¿es más difícil bailar en puntas?

- Bailar en zapatillas de punta requiere de un trabajo y estudio diario y a conciencia. Se comienza desde pequeño porque poco a poco los músculos deben prepararse para más adelante ejecutar movimientos complicados y refinados sobre las puntas.

Es difícil ya que requiere de mucho entrenamiento, también depende en cierto grado de las condiciones físicas del bailarín, a veces para algunos es más difícil, para otros menos, y en cada caso el tipo de trabajo que necesita su cuerpo puede variar un poco. Pero es verdad también que la danza clásica se caracteriza mayormente por una cualidad muy refinada, elevada y virtuosa de ejecución de movimientos, así es que bailar en puntas y hacerlo bien, es difícil y requiere mucho entrenamiento y supervisión de los maestros.

En danza contemporánea el trabajo muscular es diferente, ya que el contacto con el suelo de los pies descalzos o en zapatillas de media punta permiten otro "agarre" y que la musculatura se desarrolle de otra manera.

Entre nosotras: ¿cuál es el secreto para ser una Gran Bailarina?

- La entrega. Un artista que ama lo que hace, que se cuida y se respeta, que estudia y se perfecciona. Que va más allá de sus limitaciones día a día. Alguien que cree en sí mismo, y que aprende de todo y de todos, un gran bailarín es quien por sobre todo pone adelante su persona, su trabajo, su humildad, su pasión y su entrega. Un gran bailarín es quien nos inspira con su ejemplo cada día. Ese sería para mí el secreto.

¿Cómo es trabajar con Mauricio?

- Mauricio es un artista en todo sentido, un coreógrafo de suma excelencia, de gran sensibilidad, con una mirada al mundo atenta, curiosa, con una visión magnífica de la puesta en escena, y es también un director exigente, un director de gran nivel, reconocido por doquier.

Como coreógrafo y director, Mauricio es muy puntilloso, muy preciso en su búsqueda, en lo que quiere mostrar al público dando permanentemente pautas muy claras de trabajo. En lo personal, es un orgullo para mí y un gran privilegio poder trabajar con él y para la compañía que dirige, el Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín, es una gran oportunidad para crecer y aprender mucho ya que es un director que sabe muy bien lo que quiere, que de una manera u otra, insta y desafía permanentemente a sus bailarines a reinventarse, a tomar riesgos, a entregarse por completo, a explorar el potencial propio, creando el espacio para desenvolvernos en diferentes tipos de trabajos, ya que el repertorio de la compañía es muy rico en estilos y técnicas que además nos brinda a todos la oportunidad de participar en todas las obras que se montan para la compañía.

Trabajar con él es una experiencia maravillosa, muy interesante.