La Tregua

La derecha continental está ansiosa y nuestro país no es ajeno a esta voracidad territorial. Todo aquél que tenga una mirada regional, peca por un sesgamiento visual porque estamos hablando de la derecha del mundo y de sus apetencias universales.

La derecha internacional (trasnacional) tiene la gran capacidad de la espera, no se rinde nunca, no baja los brazos; en todo caso inverna hasta preparar las condiciones propicias de un regreso triunfal. Con su centro imperial en EE.UU. (y sus subsidiaridades europeas), programa minuciosamente sus acciones para el asalto a los pueblos, históricamente, marginados (como el nuestro). No toleran ni está en sus reglas de funcionamiento, el principio autónomo de soberanía. Se sienten dueños legítimos del planeta y así actúan en consecuencia, siempre con los aliados internos. Este fenómeno, también, se expresó en nuestro país, en esa gran planificación por romper los vínculos sudamericanos. Se prepararon, se aliaron y bajaron el martillo de todos los poderes conniventes.

El Justicialismo local (como el chavismo lo es en Venezuela) y las otras expresiones emancipadoras, cedieron en la Nación mostrando las desavenencias partidarias, pero la suerte estaba echada desde un principio y, prueba de ello, era el Plan B pergeñado por la derecha, primero en Salta con los gritos anticipados de ¡Fraude!! Y luego el alzamiento tucumano. Si a nivel nacional, Scioli (conocedor de la estrategia) no hubiera cedido a la prepotencia triunfal, hubieran puesto a activar su Plan C, de sabotaje generalizado. Estaban desesperados por adueñarse de la Nación “a cualquier precio”. El gobierno de Alfonsín lo vivió en carne propia, usando como carne de cañón a los carenciados territoriales. Tuve oportunidad de estar en San Miguel de Tucumán, en esa fecha y había defensa barrial: Los vecinos (por ej. de la zona oeste) se defendían con armas en los techos, de los potenciales saqueadores. En este 2015, no había opciones. Se ganaba con las reglas de la prepotencia o la derecha ponía en acción el plan ¡catástrofe! a lo Nerón.

Minucias

Ya asumidos estos nuevos Empresarios advenedizos, empieza la tortura de la vida cotidiana, porque la derecha (encolumnada empresarialmente) son expertos en la perversión ciudadana. Crease o no: disfrutan con el sufrimiento de las capas populares (con la transpiración del obrero). No soportan la alegría del pueblo y su derecho a la recreación, ya que altera el proceso de sus ganancias inacabables.

¿Qué es la perversión? La palabra perversión procede de latín perversĭo y hace referencia, según la Real Academia Española, a la acción y las consecuencias o los resultados de pervertir. Dicho verbo, a su vez, se refiere a alterar el buen gusto o las costumbres que son consideradas como sanas o normales, a partir de desviaciones y conductas que resultan extrañas. Otra definición establece que la perversión es una anomalía del comportamiento que implica la desviación de una tendencia psicológica natural. En este caso, el término está más relacionado con el individualismo, en tanto referido a la creciente privatización y atomización de la vida cotidiana, respecto de la dignidad de las personas, en tanto al egocentrismo e indiferencia de los miembros de la masa (O sea el pueblo/la gente); como al proceso de reconocimiento de los derechos a la diferencia, tanto como al derecho de desarrollar una personalidad autónoma, como al egocentrismo exacerbado e incluso del narcisismo.

En resumen, entre individualismo exacerbado/la indiferencia al sufrimiento (por ej. El Hospital Garraham)/ los derechos de las minorías diferenciadas/el egoísmo y el narcisismo; entendamos que a la derecha LOS TIENE SIN CUIDADOS.

En otro orden y significado, a la derecha le gusta asistir a la misa en las Catedrales urbanas, recibir la hostia (si es posible diaria) y enrejar, convenientemente, su entrada, para que los humildes no la utilicen de espacios de protesta. Su emblema es la diferenciación. Necesitan, desesperadamente, diferenciarse y discriminar, porque los gobiernos populares, los entrevera mucho y eso va en contra de sus principios desigualitarios. Necesitan sus lugares de reunión (polo/Golf, etc.) exclusivos y excluyentes. Por fatalidad para esas clases o aspirantes a ellas, La Presidenta coraje, puso como objetivo mayor: más y más distribución. Más y más igualdad y, no soportaron estos entrecruzamiento múltiple. Fueron por todo, que en este caso es el Pueblo, La víctima. El futuro aguarda una Tregua para darles la oportunidad de que festejen con sus remates particulares y el pueblo realice un nuevo aprendizaje social.

- Nota de redacción: la opinión aquí vertida es exclusividad del columnista que la emite y no representa necesariamente la opinión de Salta 21. En este medio, hay pluralidad de voces y cada cual se expresa con libertad.

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.