La Dilmificación de la Argentina

La Dilmificación está instalada en Brasil y tendrá, a no dudarlo, su expresión en Argentina, cualquiera sea el resultado electoral. “Con comodities a precios internacionales altos somos de izquierda, pero si bajan los mercados, aplicamos ajustes al pueblo”. Así se podría resumir el derrotero de los llamados gobiernos progresistas.

"Nunca hay viento favorable para el que no sabe hacia dónde va" (Séneca)

Argentina y Brasil dependen del valor internacional de las materias primas y sus “burguesías nacionales” son débiles a pesar que la de San Pablo es la conductora en Sudamérica.

Sin embargo, ya no queda espacio para el desarrollo de políticas reformistas y no será el parlamento del Mercosur el que les ponga límites a los “burgueses nacionales” de neta vocación globalizante.

Las cerealeras globalizadas dominan la producción de alimentos, sus precios y distribución.

La generación de tecnología agroalimentaria y su aplicación está en manos del gran capital dominando con el hambre a continentes enteros.

Jamás en el MERCOSUR se cuestionó el rol de las multinacionales agroalimentarias .Siempre los reformistas se esconden detrás de consignas verdes y/o pachamamistas sin pretender cuestionar el sistema.

El Papa como un gran oportunista se ofrece como vanguardia ecológica “para salvar al planeta”, los gobiernos “progresistas“ aceptan su conducción. Las izquierdas reformistas y verdes también. En el proceso electoral argentino, todos los candidatos, se autotitulan "Los amigos de Bergoglio". Su hipótesis de máxima es lograr un frente único con la Iglesia.

Los partidos de la burguesía no explicitan claramente el programa económico que van a desarrollar si accedieran al gobierno. El ejemplo más claro es el silencio acerca de cómo se financiará el Estado en los próximos años. Todos, de alguna manera, prometen rebajas impositivas y una merma en las retenciones por derecho de exportación a los productos primarios.

Debido a la baja del precio internacional de los granos, un aumento de producción, no alcanzaría para contrarrestar el efecto de una baja en las retenciones. Esta baja, beneficiaría al modelo agroexportador. Eufemísticamente, los candidatos empiezan por confesar que concurrirán a tomar crédito al mercado mundial de capitales. De esta manera generarán deuda externa que harán pagar a todo el pueblo argentino.

Con dólares de financiación internacional quieren hacer más rentable la producción de commodities. Cuarenta millones pagarán las cuentas, setenta y seis mil productores se benefician. Curiosidades de la democracia burguesa.

Este modelo, será aplicado sin duda por cualquiera de los tres presidenciables que priman en las encuestas, porque lo que está a la orden del día en América Latina, es un cambio en las cotizaciones de sus productos de exportación y no un cambio de época.

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.