Aranguren declaró la emergencia energética hasta fines de 2017: "Estamos al borde de un colapso"

El ministro de Energía y Minería aclaró que no pretende "alertar, pero si reconocer el problema". Al mismo tiempo, descartó cortes programados.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, advirtió esta tarde que el sistema energético está "al borde del colapso" por la falta de incentivos para invertir durante los últimos años y decretará la emergencia del sector hasta fines del 2017.

Aranguren ofreció una conferencia de prensa en la Casa Rosada donde precisó que todavía no tenía ningún anuncio que realizar en materia de tarifas y de subsidios, y que por el momento se abocó al análisis de la situación eléctrica y de las medidas preventivas para evitar cortes en el suministro.

Calificó de "precaria" la situación del estado energético argentino. "No estoy acá para alarmar sino para reconocer una realidad y tomar las medidas correctaivas que permitan resolver esta situación", precisó.

Reconoció que "son varias" las causas de los problemas, entre ellas la ausencia de renegociación de los suministros de abastecimiento de la energía eléctrica.

Indicó que hoy dialogó con las más altas autoridades de las empresas distribuidoras de energía Edenor y Edesur para conocer la cantidad de energía eléctrica que tienen disponible.

"Hay dos parámetros para medir la calidad del servicio, el número de cortes y su duración", precisó y agregó que mientras que en 2003 los cortes eran 4 por usuario por año el 2013 se incrementaron a 7,5; mientras que la duración de los mismos subió de 6 a 33 horas/usuario por año de 2003 a 2014.

También detalló que "el nivel de confiabilidad un índice de disponibilidad del 70% de la capacidad instalada" , que los niveles de "reserva son bajos, no supera el 5%" y que "la salida de servicio de una máquina no puede ser reemplazada rápidamente".

Sin embargo, descartó los cortes programados y dijo que "vamos a hacer anuncios preventivos en cada caso de corte en particular y va a estar informado en la página del Ente Nacional de Regulación Eléctrica (ENRE).

Aranguren señaló que "en la medida que no sea necesario no tomaremos medidas de menor uso de iluminación o el cambio de huso horario, ya que la principal demanda de energía son los aire acondicionados".

Aranguren evitó referirse a una futura quita de subsidios y su consecuente aumento en las tarifas, aunque admitió que aquello que se resuelva se hará de manera gradual sin apelar a políticas de shock.

"El esquema tarifario no ha mandado señales a la demanda para un uso racional de la energía ni señales a la oferta para avanzar en las inversiones necesarias" explicó y vaticinó: "Estamos al borde del colapso".

Y siguió: "Vamos a hacer todo de forma gradual, no podemos restablecer el marco regulatorio a partir del 1 de enero, hay que hacerlo de manera entre lo técnicamente deseable y a partir de los que la sociedad puede pagar. Lo vamos a hacer de manera gradual porque además nuestro objetivo es también llevar la inflación a un dígito".

"Esto es un reconocimiento de la realidad, hay una situación que no se puede ocultar más tiempo. Tiene que ser un esfuerzo de todos implementar aquellas medidas que puedan paliar la situación", dijo Aranguren.

En cuanto a la corrección de las tarifas sostuvo que el compromiso es buscar un equilibrio entre lo "técnicamente deseable y lo que la población puede pagar", por ello indicó que "se irá haciendo gradual" y que la misma se ubica en línea con el objetivo de "llevar la inflación a un dígito".

Dijo que se buscar un "uso racional de la demanda energética" y aclaró que no se pretende "alertar, pero sí reconocer el problema".

- iProfesional

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook