Por la libertad de tener creencias teístas, no teístas y ateas

Informe sobre discriminación religiosa, a diputados

El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, INADI, a través de su delegada en Salta, Verónica Spaventa, presentó en la legislatura el informe técnico 017/08 sobre educación religiosa obligatoria.

Este informe, está dirigido a los Diputados Carlos Morello, como presidente de la comisión de Derechos Humanos - y además, quién pidió el pasado 4 de noviembre a esta institución dicho informe -, al presidente de la cámara de Diputados, Godoy; a Mariano San Millán, como presidente de la comisión de Educación y a José Luis Gambetta, como presidente de la comisión de Legislación General.

En su contenido, - el informe está compuesto por 13 fojas – se desarrollan los argumentos por los cuales el INADI fundamenta su posición en cuanto al Proyecto de Ley de Educación que tratará la Honorable Cámara de Diputados de Salta en estos días y presentada por el Ministerio de Educación de la Provincia, en donde se prevé la educación religiosa con carácter obligatorio.

En el informe, Spaventa recuerda que la presidenta del INADI a nivel nacional, María José Lubertino, al tomar conocimiento del Anteproyecto de Ley de Educación de la Provincia de Salta, a través de su difusión en los medios de comunicación, envió una nota dirigida al Gobernador de la Provincia de Salta, Juan Manuel Urtubey, en relación con la obligatoriedad de la enseñanza de la religión en las escuelas. En la misma, resumidamente sostenía que “Que el derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, previsto por la Constitución Nacional y diversos instrumentos internacionales de derechos humanos ratificados por nuestro país incluye la libertad de tener creencias teístas, no teístas y ateas, así como el derecho a no profesar ninguna religión o creencia”.

En otros de sus párrafos, el informe agrega “Que normas de rango constitucional y legal de carácter federal en relación con el derecho a la educación establecen el deber de asegurar la igualdad de oportunidades y posibilidades sin discriminación alguna, así como el de promover en cada educando/a la capacidad para definir libremente su propio proyecto de vida basado en el respeto a la diversidad, entre otros valores (CN, art. 75, inc. 19; Ley de Educación Nacional Nº 26.206, art. 8)”. Para continuar recordando que “Ya la Constitución de 1853 reconoció y protegió la libertad de cultos (art. 14, CN). Como se explica en el diagnóstico efectuado en el documento “Hacia un Plan Nacional contra la Discriminación, La discriminación en Argentina. Diagnóstico y Propuestas”, aprobado por Decreto Nº 1086/05, al cual adhirió la Provincia de Salta el pasado 24 de junio mediante Decreto Nº 2678/2008, y cuya implementación es parte de la responsabilidad del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo”.

Asimismo, recuerda que “Como sucedió con el principio de igualdad, la Reforma de la Constitución Nacional de 1994, reforzó el resguardo de las libertades de culto, de conciencia y de creencias.

Por un lado, al reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos (art. 75, inc. 17) y proteger la identidad y pluralidad cultural (art. 75, inc. 19).

Por otro, al dotar de jerarquía constitucional a diversos instrumentos internacionales y regionales de protección a los Derechos Humanos.”

Antes de concluir, se hace explícita la posición de esta institución al aclarar en su punto once que “Del plexo normativo citado hasta este punto, se desprende que el Estado argentino debe garantizar el derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, que incluye la libertad de tener creencias teístas, no teístas y ateas, así como el derecho a no profesar ninguna religión o creencia. Y que tal derecho debe ser resguardado, incluso y especialmente en el ámbito de la educación, a todas las personas sin discriminación alguna.

Por ello es que de ese mismo conjunto de normas también se deriva el deber de asegurar una educación que no discrimine, que fomente la pluralidad y la diversidad, que recoja la multiculturalidad y que no obligue a ninguna persona o grupo a recibir instrucción religiosa incompatible con sus convicciones y creencias.”

El informe concluye dirigiéndose explícitamente a los diputados cuando en su punto doce agrega “Finalmente, anhelando haber realizado un aporte al debate parlamentario, que sea útil a fin de resguardar el principio de igualdad y NO discriminación, mandato cuya inobservancia podría comprometer la responsabilidad internacional del Estado argentino por incumplimiento de los compromisos asumidos en materia de derechos humanos, así como incurrirse en violación de lo preceptuado por la ley 23.592 (que prevé expresamente la discriminación por motivos religiosos) y concluyendo que el fortalecimiento de la enseñanza laica en las escuelas estatales aportaría a resguardar los principios de igualdad y NO discriminación, saludamos a Ud. con atenta consideración”.

- INADI- Delegación Salta

Dejanos tu comentario

Mensajes

  1. ¡Bien, Sra. Verónica Spaventa!

    Ha sido casi siempre costumbre entre los pueblos conquistadores imponer sus creencias religiosas sobre los conquistados. Sin ir más lejos, en vísperas de Navidad se exhiben actualmente en nuestros hogares y comercios coníferas no nativas adornadas con guirnaldas en imitación de nieve y símbolos frutales, supuestamente en honor al nacimiento de un niño en un pueblo de Medio Oriente donde rara vez se ha observado este fenómeno meteorólogico: pero el árbol, alrededor del cual se reunían las comunidades pre-cristianas del norte de Europa para celebrar el solsticio de invierno, nada tiene que ver con el cristianismo. Y en el siglo pasado, los Tres Reyes Magos fueron paulatinamente suplantados por Papá Noel, un santo germano originalmente flaco y austero transformado en payaso inflado para contribuir a la venta de una bebida estadounidense con origen en las Pampas argentinas.

    Y entre los primeros conquistadores hispanos de estas tierras hubo unos cuántos judíos (varios de cuyos apellidos, hoy inseparables de la cristianísima alcurnia local, recuerdan oficios y lugares, plantas y animales de la península ibérica)que se vieron obligados a adoptar el catolicismo para escapar a la Santa Inquisición.

    A partir del siglo XIX llegaron a nuestras tierras inmigrantes de las más variadas creencias religiosas, contribuyendo enormemente a la transformación de nuestro país hasta mediados del siglo pasado, en un ejemplo de pujanza económica, social y cultural. Y no fue precisamente la enseñanza obligatoria de una religión lo que promovió este desarrollo.

    El argumento de que Salta es tradicionalmente católico es hipócrita y autoritario: la religión practicada por la ’mayoría católica’ es sincrética con creencias precolombinas y supersticiones modernas. Y el otro argumento, que la enseñanza de religión en las escuelas conduce a un más alto nivel moral en los educandos no podría ser más falsa: ¿O será que nuestra especie es tanto más primitiva que nuestro hermano el chimpancé que, en lugar de los límites impuestos por la sociedad necesitamos un cuco supernatural para portarnos bien?

    El lugar de la educación religiosa (si es que algún ser sensato todavía piensa que al niño se le debe enseñar una religión) es el hogar, y, en su defecto, el templo. La escuela es para desarrollar el pensamiento racional, adquirir conocimientos útiles como historia (¡la verdadera, por favor!), geografía, ciencias exactas y naturales, patrones de convivencia social y tolerancia mutua. Y para darle al niño las herramientas intelectuales que le permitan decidir por sí mismo cuál será su religión, o experimentar con una amplia gama de creencias, o simplemente desarrollarse sin adhesión a ninguna potencia espiritual.

    • Estimado lector:

      Quisiera compartir brevemente sobre algunos conceptos que denotan reduccionismos y que tienen que ver con la concepción del ser humano.

      Antes que nada es indispensable valorar todas las dimensiones de la persona humana desde una temprana edad, por lo menos: cuerpo, afecto, psiquis, racionalidad, espiritu. La educación hoy por hoy vela por el desarrollo integral y pleno del alumno, halla o no familia, madre, padre y fuere quien fuere el tutor (el Estado apuesta a la inclusión social de los niños, adolescentes y jóvenes desde el sistema educativo sacrificando el rol específico de este que es el proceso de enseñanza aprendizaje en el alumno.

      Con respecto a la enseñanza curricular de la Religión, en ningún momento el alumno es obligado a la participación de estas clases, respetándose plenamente la desición de sus padres o tutor a recibir formación religiosa. La obligatoriedad tiene que ver más con el Estado de garantizar una formación integra de los alumnos asumiendo esto que es tan básico y demandado por las mayorías. Baste tener en cuenta que la evaluación de esta materia se realiza en base a aprobar o no y sea cual fuere el resultado no tiene incidencia en la acreditación.

      El aporte curricular de la Religión no solo tiene que ver con la moral y lo ético(lo cual no es su finalidad pero si complementariedad) sino la de estimular la dimensión trascendente de la persona humana desde contenidos fundamentados epistemológicamente, es decir con rango de ciencia.

      Ahora bien, llamativa es la posición contra la Iglesia Católica y aún contra las grandes religiones. Esto es expresión de cierta xenofobia religiosa, de cierto anacronismo histórico, de cierta discriminación y de cierta falta de pluralidad que hoy por hoy no le hace bien a ninguna sociedad.

      Es importante vernos integrados culturalmente como pueblos pero muchas veces parece haber una tendencia más a la desintegración en nombre de los derechos de unos o de otros, cambiandose la parcialidad por la totalidad.

      Muy atte Hugo Luis Daher

    • HUGO LUIS: te felicito por tu nota, apoyo totalmente tu opinion.Me asombra enormemente el respeto que le debemos a esta minoria,y el silencio que crece cuando ellos avasallan nuestros derechos.Soy madre de tres niños que concurren a la escuela y estoy muy satisfecha de que reciban educacion religiosa,porque si bien esa es la tarea principal de la familia,comprendo que la escuela solo tiene un rol subsidiario en este aspecto.Quizas si todas las escuelas recibieran educacion religiosa, nuestros niños y adolescentes encontrarian una luz, una esperanza, un camino, a traves de este aporte tan inmenso que se hace a la dimension espiritual de la persona.
      opino que los principios de la educacion religiosa como la integralidad educativa, la libertad religiosa,la confesionalidad de los contenidos,el pluralismo religioso y el profesionalismo docente tambien deben ser tenidos en cuenta a la hora de protestar.No pueden , no deben, unos pocos decidir por quienes somos ampliamente mayoria.no puede un pequeño grupo decidir por instituciones completas!!!Despertemos!!! Reaccionemos!!

    • mmm... no sera mejor una opcion espiritual??? ¿se puede enseñar espiritualismo sin dogmas religiosos?, ¿existira espritualismo laico? pareceria que el alma tiene marca de fabrica. muy interesante su opinion

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook