Imágenes de la nieve en Salta: las dos caras de la fiesta blanca

Salta 21 eligió tres lugares estratégicos para tomar fotografías. Es increíble abrir las ventanas de tu casa y ver la nieve en el jardín, en los techos de las casas y en los autos. De pronto, no todo es tan bello. La nieve que cubrió de blanco a Salta capital.

Como si siempre hubiese nevado en Salta, los muñecos parecían sacados de los films de alguna comedia newyorquina. Sin embargo, Bariloche sigue siendo el paisaje más representativo de la nieve para los salteños, que buscaban la foto "tipo Bariloche". Nuestra caminata de ayer inició al mediodía por Plaza 9 de julio (fotos 1 y 2), siguió por el Parque San Martín (fotos 3 y 4), donde descubrimos al más hermoso muñeco de nieve del centro, y finalizó en la Quebrada de San Lorenzo (portada y fotos 5, 6, 7 y 8), a 9 km apenas del microcentro de la ciudad.

Un gran número de personas se fue a San Lorenzo a recrear la vista. Los corredores de la línea 7E, a las 15 hs. de ayer, dejaron de subir a la Quebrada de San Lorenzo por el incremento del tránsito.

Los chicos jugaban al costado de la ruta a San Lorenzo arrojándose nieve, algunos hasta probaban su sabor y muchos se detuvieron a armar un muñeco de nieve. Familias enteras subieron a la Quebrada, a pié, en auto y en colectivo. Todos fueron parte de la fiesta blanca. Se anuncia que la nieve cesará mañana. Fue un verdadero espectáculo, una postal salteña pocas veces vista.

Los turistas no dejaron de formar parte del paisaje, quienes sorprendidos, se comunicaban por celular con sus familiares para transmitirles el acontecimiento.

Salta no fue la única provincia con copiosa nevada. En Tucumán, muchos acudieron al Cerro San Javier para observar la nieve desde El Mirador. Sabemos, también, que en Buenos Aires hizo un frío histórico y que nevó hasta en Mar del Plata.

Nuestro San Bernardo, el cerro que al despertar cada mañana divisamos en el este cuando amanece y sale el sol, estaba todo cubierto de blanco y casi casi era imperceptible, confundido con el blanco grisáceo del cielo norteño.

Gorritas de lana, chulos, bufandas y guantes, fueron los accesorios más buscados por los que eligieron salir a jugar con la nieve y a disfrutar de un día pleno de copos, en medio de las vacaciones de invierno, tras 10 años de la última nevada.

La otra cara de la belleza

Le pregunté a Violeta Herrero, escritora salteña, cómo había pasado el día con la nieve.

"Pasé el día con una primera fascinación por su belleza: la blancura y el silencio de la nieve son tan convocantes al espacio interior. También me provoca empatía y felicidad el juego de adult@s y niñ@s/adolescentes cuando tienen nieve para construir, lanzarse pelotazos y ser creativos...

Pero lloré al saber sobre la muerte y daños sufridos en varios accidentes en las rutas, y también al escuchar los informes de reporteros radiales sobre cómo la gente mayor resbalaba y caía, porque iba sola. Desde un lugar de defensa de la naturaleza, me pregunté en un momento sobre cuánta responsabilidad tenemos los humanos en este clima un poco inhabitual (yo recuerdo una sola nevada, en San Lorenzo, durante mi niñez). En todo caso, no estamos preparados ni con la ropa, ni la calefacción o el conocimiento para manejarnos en días así... Pero supongo que la vida da estas sorpresas y son parte de ella.

También lloré ayer a moco tendido al ver el informe de TN sobre la gente que vive en las calles de Bs.As., y dejé mi comida a medias. Quizás me pongo muy sensible, pero me es inevitable pensar en todos aquellos que no tienen techo abrigado, ropa y comida caliente. Pienso que es mejor no anestesiarse, aunque a veces nos duelan muy hondo algunas cosas".

Coincido con Violeta en su preocupación. Espero que la mayor parte de la gente menos privilegiada, esta noche no pase frío. Por la radio advertían que había que comunicar al 911 para recibir asistencia del "Operativo abrigo". La nieve fue también un suceso inesperado que trajo mucho frío y que no dio tiempo a tomar medidas de resguardo. En particular, y más allá de la algarabía del fenómeno natural, pienso que debemos ser conscientes también de los efectos devastadores para los productores agrícolas. Cabe señalar como negativo que la nevada es consecuencia del calentamiento global por el maltrato al planeta.

En las últimas horas de esta noche, disminuyó la circulación de los remises y taxis que cargan GNC por restricciones de consumo. Hay dos bocas de expendio en el sur y en estos momentos, la cola para cargar gas es de 300 m.

Comparto el mensaje de Violeta y aliento su espíritu y el de muchos, con la idea que podamos revertir algunas problemáticas, para que todos, algún día, podamos pasar un día pleno con la naturaleza sin pensar que es causa de un impacto y que hay personas con hambre bajo un techo de chapas, con el frío de la desesperanza...

Las imágenes