Portada del sitio > Cultura > Güemes y la Batalla de Salta: el “pecado” del héroe

Güemes y la Batalla de Salta: el “pecado” del héroe

Miércoles 20 de febrero de 2008, por Pedro Antonio Álvarez

¿Por qué Güemes no participó en la Batalla de Salta? Una buena pregunta que requiere volver a la historia. Pareciera que mucho se ha dicho de Martín Miguel y, sin embargo, aún se sabe poco.

Para algunos podrá resultar llamativo –hasta ignorancia histórica- el título de la nota, pero está puesto con doble intención, porque es frecuente la pregunta de por qué el Héroe Gaucho no participó en la Batalla de Salta (20 de febrero de 1813), que se puede hacer extensiva en por qué no en la de Tucumán (24 de septiembre de 1812), o en la de Vilcapugio (1 de octubre de 1813), en la de Ayacucho (14 de noviembre de 1813), como vemos todas en el año 1813.

La respuesta puede ser simple si dijéramos únicamente que el Prócer no estuvo en Salta en aquel año, porque casi todo el año 1813 estuvo en el Estado Mayor del Ejército en Buenos Aires. Pero el motivo de ese alejamiento involuntario de Salta se conoce poco si no lo investigamos. Ahí sí la ignorancia histórica de algunos (Ignorancia no en el sentido peyorativo, sino del latín ignorantia, no tener conocimiento de las cosas. Es decir, no conocer toda la historia en este caso).

Resumen de la cuestión histórica

En junio de 1812 el Gral. Dr. Manuel Belgrano separa al entonces Tte. Coronel Martín Miguel de Güemes del Ejército del Norte, confinándolo primero a Santiago del Estero por actos de su vida privada, pese a los antecedentes que ya tenía por los excelentes servicios prestados a la patria y los elogiosos informes (Invasiones Inglesas 1807; Cotagaita, Batalla de Suipacha 7 de noviembre de 1810, comandando a salteños, jujeños y tarijeños, etc.).

El “pecado” de Güemes fue su relación amorosa con la esposa de un teniente del Ejército, que la había abandonado y ya separada convivía con Güemes que era soltero todavía. Enterado Belgrano, siempre por los dichos de terceros, que esta señora se había ido a vivir a Santiago, decide el traslado de Güemes a Buenos Aires.

El 20 de enero de 1813 llega Güemes a Buenos Aires y solicita al gobierno se le haga conocer la causa de su confinación, respondiendo el Estado Mayor que “no hay antecedente alguno”, por lo que el gobierno se dirige a Belgrano para que haga conocer las causas. Pero antes de recibir la respuesta y en mérito a su carrera militar, Güemes es agregado al Estado Mayor General.

El Oficio de Belgrano al gobierno decía: “Habiéndome informado el alcalde de la ciudad de Santiago don Germán Lugones de la escandalosa conducta del teniente coronel graduado, don Martín Güemes, con doña Juana Inguanzo, esposa de don Sebastián Mella, teniente de dragones en el ejército de mi mando, por vivir ambos en aquella ciudad aposentados en una sola mansión, y habiendo adquirido noticias que este oficial ha escandalizado públicamente mucho antes de ahora con esta mujer en la ciudad de Jujuy… Con estos antecedentes indubitables, considerando que cualquier procedimiento judicial sobre la materia sería demasiado escandaloso y acaso ineficaz, he tomado la resolución de mandarle a Güemes … Espero que vuestra excelencia se dignara aprobar estas medidas en que sólo he tenido por objeto la conservación del orden, el respeto a la religión…

El 15 de abril de 1813, Belgrano le escribía a Chiclana: …”Si usted no presta oídos más que a los patriotas, le llenarán la cabeza de especies,…estoy arrepentido, usted sabe cuál es mi lenguaje y siempre digo lo que siento…”

El 9 de septiembre de 1816, Belgrano noblemente se reconcilia con Güemes en una carta donde le dice: “Mi amigo y compañero querido…”

En la permanencia de Güemes durante ese año, 1813 en Buenos Aires, se reforzaron las relaciones de amistad con el Gral. San Martín, es reincorporado al Ejército del Norte, -su mayor deseo- e integra las fuerzas a las órdenes del Santo de la Espada.

Obras consultadas:

- GÜEMES DOCUMENTADO. Luis Güemes. Tomo 2. Ed. Plus Ultra.

- HISTORIA DEL GENERAL GÜEMES. Bernardo Frías. Tomo II. Ed. Depalma

- MARTÍN GÜEMES. El héroe mártir. Luis Oscar Colmenares. Ed. Ciudad Argentina.

- LA TERCERA GESTA. Martín Miguel de Güemes. Violeta Herrero. Ed. Hanne.

- BOLETÍN DEL INSTITUTO GÜEMESIANO. Nº 8. 1984. Salta.-

- Pedro Antonio Álvarez es Médico Forense

Conductor del Programa Radial “Libros y Música”. FM Noticias. Salta

Comentarios

Mensajes

  • El Gral Belgrano castigaba en los demas lo que no respetaba en su misma persona,¿cual hera la diferencia de sus tantos romances en Bs As y en Tucuman , con respecto a este del Gral Guemez?.
    Absolutamente ninguno ,solo que se le pribo al ejercito en esa oportunidad y luego mas al Norte de una gran figura carismatica y de gran habilidad tactica para el combate , este y otros gruesos herrores que cometio el GHral Belgrano perjudico en gran manera la campaña del Ejercito del Norte.

    Atte Leonardo Campana

  • Según entiendo, el problema no era el amorío, cosa que se practicaba a puertas cerradas como secreto a gritos, sino que Güemes viviera abiertamente en concubinato con la Señora de Mella.
    Aparte: alguna vez tuvieron sexo con la mujer de un compañero de trabajo? Cuando el cornudo se entera, la convivencia puede tornarse imposible. Más si hay armas de por medio.
    Fue acertada la desición de Belgrano.

  • Así como Belgrano fue implacable con la mala conducta privada de Guemes este fue injusto con el Coronel Manuel Eduardo Arias,cuya figura lo estaba opacando por su gran heroísmo que yo canto y exalto en una marcha y en dos romances.En efecto el héroe gaucho de la quebrada de Humahuaca murió traicionado por un grupo de gauchos que lo mataron en una emboscada en San Andrés provincia de Salta ,estos estaban comandados por un sicario Mariano Aban y seguían órdenes de la llamada "Patria vieja", a la que pertenecía también Guemes,así el destino " castigó "su orgullo muriendo él primero......Por ende no juzgar injustamente al admirable Coronel Arias,como lo hacen algunos " historiadores " subjetivos y parciales.El Coronel Arias fue un héroe gigante y no traidor de nadie,a él lo traicionaron.La historia está llena de episodios en los que se cometieron maldades.Veamos si no qué ordenó Lavalle contra Dorrego... El historiador Félix Infante le hizo justicia en su investigación... leer su libro: "Manuel Eduardo Arias:su vida y su drama". Quizá me desvié del tema pero no podía callar.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook