El valor del hogar en “El Mago de Oz”, del grupo La Morisqueta

Zoe Subelza, la niña de este cuento teatralizado, era muy chiquita cuando comenzó a actuar de la mano de su madre, la directora, profesora y actriz de teatro Cristina Idiarte. Tenía 10 años. Fue allá por el 2010 en “Alicia en el País de las Zapatillas”. Después siguieron sus pasos las mellizas Subelza: Mía y Manuela, de las que tal vez, tenga su mejor imagen haciendo de Alicia en tamaño diminuto, apenas un año atrás, para volver a ver a una de ellas ayer por la tarde en el Ciclo Cultura a la vista que se da en vacaciones de julio en Casa de la Cultura, siendo el mago de Oz! El público no lo sabe, pero ellas se turnan para representar sus papeles. Y creo que la sorpresa de este nuevo espectáculo, es justamente lo bien actuado que está Oz. El personaje tiene matices y es muy distinto a sus anteriores representaciones.

“Si caminamos lo suficiente, alguna vez llegaremos a alguna parte”, Dorothy en “ El maravilloso mago de Oz" de Lyman Frank Baum.

Ingresar a la Sala Juan Carlos Dávalos implica hacer una larga fila que da vueltas de espiral ya que muchos espectadores esperan ver la obra estrenada esta temporada por La Morisqueta. Tiene un sello en Salta porque se ha ganado Ciclo a Ciclo a sus seguidores, por supuesto con muy buenas y variadas propuestas de clásicos infantiles que rondan en rescatar las relaciones de amistad, el creer en lo que uno puede lograr, no olvidar quién se es realmente, lo importante que es tener un hogar y lo singular de las aventuras con magia. Cada historia, la Alicia del 2017 o el Principito del 16, se ajusta a estos principios de la Compañía. Su directora, Cristina Idiarte, sabe darle el toque necesario para que se parezca a sus clásicas creaciones; lo mismo que quien tiene a su cargo vestuario y escenografía, Andrea Di Salvo, de quien solo se puede verter elogios para con un trabajo rotundamente impecable.

En los aspectos musicales está la mano de Fernando Subelza, quien garantiza la acabada partitura sonora del espectáculo total.

Esta vez debés imaginar mucho por la apretada síntesis que se juega dramatúrgicamente. Estás en un Reino invadido por la malvada Bruja del Oeste, recreada artísticamente por Cristina Idiarte, quien como las consagradas de Hollywood, asesta en su papel de villana. Asimismo, Dorothy camina para llegar al sitio de Oz junto a sus amigos: el Espantapájaros, el Hombre de Hojalata y el León. A todos ellos les falta algo que planean hallar en el lugar indicado no sin antes atravesar diversos obstáculos entre los que el más intrincado es arrebatarle un objeto a la mujer más mala de por allí quien se pone verde verde verde de tanta envidia.

Al elenco lo completan Zoe Subelza, Fernando Martinis, Tania Ayub y Diego Fabián Barrera Colina. Zoe es Dorothy y logra la empatía del público al ingresar con un temible monstruo a la escena: se trata de un caniche toy de rulos oscuros que hace muy bien de mascota de la niña. Tania Ayub compone a un simpático Espantapájaros que sin tener sesos es más sesudo que muchos que aparentan tenerlos, su humor divierte a los más pequeños y en general, impone ritmo a las escenas. Barrera interpreta al León que perdió la fe en sí mismo y se siente un cobarde, en tanto que Martinis es el personaje de pura lata y tono grave que lo vuelve muy gris.

La Morisqueta rescata la importancia del hogar, de estar en casa, por más aventuras vividas y amigos que hagás en el camino, no hay nada como ese espacio dulce y amargo a la vez, pero lleno de tu historia personal.

El final tiene que ver también con un comienzo. Y aprendés que “Por más triste y gris que sea nuestro hogar, la gente de carne y hueso prefiere vivir en él y no en otro sitio, aunque ese otro sitio sea muy hermoso. No hay nada como el hogar”, frase de “El maravilloso mago de Oz".

- Foto de portada tomada por Salta 21

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook