El reconocido Jorge Bucay y su hijo Demián trajeron a Salta “Cosas de Familia”

El Difícil vínculo entre padres e hijos, Cómo educar sin premios y castigos, Educación en familia y otros títulos son entre charlas y libros, estudios generados por ambos psicoterapeutas de manera muy … ”adecuada” para la sociedad de hoy, ya que como dice Jorge “nadie nace sabiendo”. “A ser buen hijo se enseña, pero a ser buen padre, no”. Transcurrieron diez años desde la última visita de Jorge Bucay a Salta.

Anoche, Día del Niño, llegaron Jorge y Demián al Teatro del Huerto para dar su charla sobre “Cosas de familia. Padres, hijos... y suegras”. Mi calificación es 9 puntos debido a que olvidaron hablar de “suegras”. Hubiese sido importante para toda la audiencia y para mí en particular, ya que a mi lado, estaba mi nuera. Nos hubiésemos reído sin parar de “nuestras cosas de familia”. De manera que Los Bucay están en deuda y deberán regresar antes de los diez años!

¿Qué esperamos de nuestra pareja? ¿Cómo es la relación entre padres e hijos? ¿Qué esperan los padres de los hijos y los hijos de los padres? ¿Cómo educar a los hijos? Entre otros, estos fueron algunos de los interrogantes que sostuvo la charla de 2 hs. frente a un público muy interesado en los planteos de Los Bucay. Atinadas respuestas, anécdotas y citas fueron las razones de las teorías que sostienen en base a sus experiencias personales, a su relación padre-hijo.

Los libros de Bucay han sido leídos por muchas generaciones. En tiempos anteriores, se consideraba que un libro de autoayuda carecía de cierta “intelectualidad” y fueron criticados por literatos y psicólogos. Pero pronto se convirtieron en el tipo de “literatura” más buscada por lectores en las librerías de shopping y centros comerciales. Estos libros lograban acertar en los conflictos comunes de las personas con una sinceridad que sorprendía y con un planteo tan sencillo como lógico. En un punto, fueron imprescindibles para comprenderse a sí mismo, a sus propios malestares, a los cambios experimentados en el cuerpo y en la mente, a sus formas de vincularse, de amar, etc. Bibliografía obligada para tratar de mejorar como personas. Arrasaron en ventas. Ello no significó ni la ausencia de pacientes a los consultorios ni la nula o escasa venta de libros de literatura. Convivieron estos tipos entre sí, cada quien con su cada cual y sus respectivas elecciones.

Hace muchos años, mientras intentaba enfocarme en la lectura de “Rayuela” de Julio Cortázar con un grupo de jóvenes, uno de ellos me dijo: “tiene que leer este libro". Tapa amarilla y letras oscuras de un “tal” Jorge Bucay. Lo recibí, lo leí y me pareció bárbaro. Le dije al estudiante que era un bello libro que iba a ayudarlo mucho. Fascinante. Nunca había leído algo tan claro acerca de los adolescentes. También le expliqué que mi propuesta -Cortázar- no anulaba la suya Bucay-, solo que nos encontrábamos leyendo “ficción”. El estudiante me aprobó. Bucay es aplicable a los vínculos; y se aprendo con él.

Qué dijeron los especialistas, a grandes rasgos, en su charla

De una pareja se espera “TODO”. O sea, un imposible. Aunque no se esté dispuesto a resignar nada de esas exigencias al otro, deberemos aceptar lo que pueda darnos por sí mismo, lo que sea capaz, “lo que tenga para mí”.

La relación de padres a hijos es incondicional, y está muy bien que así sea, ya que los padres aman a sus hijos sin medidas, sea travieso o no, sea lo que sea ese hijo.

La relación de hijos a padres es ambivalente, y está muy bien que sea así. Es sano y necesario. Amor y odio se combinan ya que para un hijo un padre es uno más del resto. No debe haber para nada una relación de reciprocidad. El vínculo entre padres e hijos es desigual, y está muy bien que sea así. La falta de agradecimiento o sea desagradecimiento, también. Los padres no deben dar a sus hijos esperando a cambio ninguna retribución, ya que esto es muy peligroso. Si el hijo les debiera su vida a sus padres, debiera entonces retribuirles con la suya; no es ni puede ser así de ninguna manera.

Los padres esperan que los hijos sean felices. Los hijos esperan que sus padres les den TODO. Y está bien que sea así. ¿Por qué no habrían de quererlo todo? Obviamente no pueden darle todo los padres. No pueden hacer que otros los acepten, por ejemplo. Un padre no puede hacer feliz a un hijo sencillamente porque nadie puede hacer feliz a otra persona. La felicidad se alcanza por sí mismo y no por otro.

El Autoritarismo, Premios y Castigo y el Ejemplo fueron formas muy usadas de educación. La más adecuada manera es la Motivación: que el hijo desee actuar, desee comer, desee tal o cual cosa por sí mismo, frente a las razones que puedan encontrar los padres para que este alcance su felicidad.

Educar con el “ejemplo” es peligroso. Ya que como prueba de ello, puede que el hijo observe contradicciones en sus padres: “decí que no estoy” (y está en casa). Decir no porque no o querer imponer la voluntad adulta solo por tener la sartén por el mango no es bueno. Deja de tratarse de la felicidad de tus hijos y habla de algo muy personal. “La autoridad no educa, adiestra” es una frase hallada que les sirve para explicar su idea sobre por qué no es bueno el autoritarismo. Los premios y castigos parece no aplicarse adecuadamente: “si no comés, no ves tele”. Pareciese ser que lo mejor que le puede pasar es ver la tele y no querer “comer” como un bien necesario para su salud. “No aprende nada”- dice Demián. Hallar buenas razones es fundamental, educar por la motivación.

Con respecto a la relación de parejas, ambos remarcaron que el mejor vínculo es aquel que aporta al crecimiento del otro; "crecer juntos" sería lo más óptimo y sano; además, cuando solo se desea para tu pareja que sea feliz. "Sacar del otro lo mejor" es una forma de relacionarse que implica un aceptar al otro como es, con lo mejor de sí. Bucay padre se refirió a formas no sanas de vincularse, como el resultado de la "cruza perfecta" entre un escarabajo pelotero y un ser humano: aquellos que solo van buscando y arrastrado mierda. Y compiten entre sí para ver quién junta más.

Esto es apenas una síntesis de una larga charla en la que los psicoterapeutas hacen roll play (actúan de sí mismos), proyectan en pantalla los temas a tratar en forma de interrogantes, dan ejemplos y cuentan casos de sus pacientes. Lo mejor, sucede en la sala del teatro.

Luego de la charla, inició la ronda de preguntas. El público quiso saber sobre poner límites, cuándo es el momento de que los hijos se vayan del hogar, sobre las familias ensambladas y cómo manejarse con los hijos, etc. Sobre "poner límites", Demián explicó que le parecía (el caso planteado) que se trataba más bien de una falta de orientación y que el hecho de poner límites toca lo autoritario. "¿Qué es poner límites?" Cuestionó. Es decir con más énfasis una orden, es elevar el tono. "Hay que educar mediante el diálogo"- cerró. Sobre otros temas, las respuestas buscaron ir siempre en el tono de buscar que el otro desee irse de casa, en el caso del hijo que ya es grande y vive allí, pero que funciona cuando se le habló en positivo del "afuera"; y con divorcios y familias ensambladas el asunto es tratar de dialogar, si esto no funciona, no se puede ni comenzar a resolver el problema. "Los hijos no deben ser botines de guerra en ningún caso". Sentenciar esto de antemano, inhabilita el diálogo.

Antes de cerrar, Bucay padre relató un cuento acerca del rey Arturo y su amigo, quien con tal de salvarle la vida buscó a una horrible bruja para que le quitase el hechizo. A cambio, esta le pidió casamiento. El leal amigo cumplió. Al ponerse el sol y luego de que la hechicera salvara al rey y se casara con tan guapo caballero, este vio a una mujer muy bella a quien le preguntó por su esposa, la horrible bruja. “Soy yo”- le dijo ella, y le dio a elegir cuál de las dos quería en el día y en la noche. El caballero le dijo que eligiera ella ser quien ella quisiera.

La anécdota final es que si cada cual dejara al otro ser quien es, “en el mundo habría menos ogros y brujas y más princesas y caballeros”. Deslumbrante. Directo a la inteligencia emocional.

Geniales!

- Fotos tomadas por Salta 21

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook