Portada del sitio > Actualidad > El mobbing y el maltrato en las relaciones laborales: el crimen (...)

El mobbing y el maltrato en las relaciones laborales: el crimen perfecto

Domingo 13 de junio de 2010, por Andrea Fabiana Mac Donald

Ciertamente en el mundo del trabajo el maltrato es uno de los temas actuales y quizás más comunes en las relaciones laborales como consecuencia de los continuos cambios de las políticas empresariales que apuntan a exigencias que se presentan al principio como livianas, convirtiéndose luego dichas exigencias en una pesadilla para el trabajador quien termina por renunciar al empleo o bien aguanta hasta lo que más se pueda, llegando en muchos casos hasta el propio suicidio.

De allí que el maltrato laboral puede definirse como aquella situación de hostilidad que se genera en el propio ámbito laboral que puede manifestarse a partir de hechos o situaciones que causen daños o perjuicios al trabajador desde lo moral, convirtiendo su vida laboral en una verdadera pesadilla.

Claro está que podemos interpretar que el maltrato laboral puede ser un disparador posible del mobbing, ya que el mismo se diferencia del primero, que consiste en un proceso de larga duración en el cual el hostigador ejerce determinadas estrategias que comportan conductas repetitivas y constantes en el trabajador, persiguiendo un objetivo: la salida o expulsión de la víctima de la propia organización.

Uno de los interrogantes que nos planteamos es si en los procesos de maltrato laboral que sufre la víctima puede ser afectada por daños físicos acompañados por el acoso moral ejercido por el hostigador; lo cierto es que en determinados casos, quien ejerce las estrategias dolosas e intencionales no posee límites ya que puede hasta simular acciones o actos como empujones, encierros injustificados en su propia oficina que provoquen hasta lesiones físicas y psíquicas.

El hostigador autor de estas estrategias lamentables e injustificadas abusa de su propio poder ejerciendo en la toma de decisiones una autonomía absoluta con la mera finalidad de destruir la vida laboral de un trabajador, sus sueños de progreso y hasta su propia vida personal recurriendo a situaciones extremas como producto de su baja autoestima, su falta de interés y sin visión de futuro laboral alguno.

IÑAKI PINUEL enseña que todo mobbing es clandestino, secreto, es decir, que no hay evidencia alguna de responsabilidad de parte del hostigador; es por ello que el mencionado autor diferencia de aquellas situaciones en donde dos personas se gritan, se insultan o tienen una bronca, o meras situaciones en donde expresan “te equivocaste, has cometido un error”; ello no es una situación de mobbing o acoso moral siempre y cuando dicha situación no vuelva a repetirse en el proceso.

Debemos tener en claro que el mobbing encierra conductas repetitivas, persecutivas, y encadenadas que el propio hostigador o acosador construye con una finalidad puntual, en principio que la propia víctima pierda resistencia frente a la situación, causando una gravedad psicosomática.

Toda conducta del acosador en el mobbing debe ser perpetua, habitual y permanente en donde buscará un efecto contundente que la víctima pierda seguridad en si misma, que se sienta incapaz de realizar tarea alguna en la empresa.

De modo tal que de acuerdo a lo que describimos, no es casual el comportamiento del hostigador frente a la víctima, sino que detrás de su fachada, se genera un comportamiento deliberado pensando que la víctima es una amenaza y hay que sacarla del medio, desencadenando una situación insostenible para el trabajador creándole confusión, desconcierto e incertidumbre en su propio empleo.

IÑAKI PINUEL enmarca al mobbing como el crimen perfecto, no deja huellas, ya que elimina limpiamente a la víctima ya que no sólo envenena al entorno, sino que además hace creer a la propia víctima que ella no sirve, que tienen razón y ello es producto de su propia desestabilización emocional entrando en una paralización, cometiendo errores y autocensurándose de su trabajo, presentando alteraciones en su desempeño laboral.

Es por ello que frente al mobbing y al maltrato laboral la propia organización deben adoptar medidas tendientes a reducir la problemática y no considerar al mismo como meros abusos que invoca el trabajador o porque no esta en su sano juicio o porque quiere obtener una ventaja económica el juicio a raíz de su despido.

Si se adoptan medidas preventivas a tiempo en el mobbing, se reducirían los costos laborales y económicos tanto para el trabajador como para las propias organizaciones y no eludiendo o esquivando el problema, sino crear políticas laborales que eviten la misma en el futuro y además la existencia de una ley que regule dicha figura.

- La autora es columnista de Salta 21; es Jefa de Trabajos Prácticos de las cátedras Análisis Económico y Financiero y de Elementos de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Buenos Aires. Facultad de Derecho. Autora del Libro “Mobbing: Acoso moral en el derecho del trabajo”. Editorial Cátedra Jurídica. Año 2008.

Comentarios

Mensajes

  • Buenos dias: tengo mi nuera que trabaja en una estacion de servicio en el centro, esta pasando una situacion que estoy segura que se trata de Mobbing, amen de trabajar horarios muchas veces desde hs 14,0 a hs22,00 y volver a entrar a las hs, 6,00, le hacen a ella y a sus compañeros descuentos por vajilla que se rompe, porque muchas veces las maquinas expendedoras de combustible no funcionan bien, etc. llegando esta vez a una situacion limite donde la suspendieron por un faltante de caja de $ 100 y luego del descuento suspenderla por dos dias.
    Estando cumpliendo esa suspension, se la cita a una reunion y por llegar tarde a la misma dos dia de suspension mas.
    A donde quejarse? hacen algo los gremios ?
    Yolanda

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook