El medioevo fue época de grandes cambios

El oyente local tiene, desde hace casi cuatro años, un grupo inmerso en música de esos tiempos. Se trata del valioso conjunto de cantores e instrumentistas fundados por el maestro Julio Menéndez.

Salta, martes 20 de junio de 2017. Sala de la Fundación Copaipa (Consejo Profesional de Agrimensores, Ingenieros y Profesiones Afines). Concierto Barroco. Coro, Solistas y Grupo Instrumental El Jardín de Apolo conducido por el maestro Julio Menéndez. Seis páginas de Claudio Monteverdi (1567-1643) y Cinco páginas de Johann Sebastian Bach (1685-1750).

No es este el lugar para hacer una lista de los distintos momentos de la música y sus cambios hasta llegar a la llamada música gregoriana, ordenamiento atribuido al Papa Gregorio Magno que propició, en el siglo VI, la música de la liturgia sonora de la iglesia. A partir de allí, fue transformándose de a poco y en ese devenir fue naciendo el melodrama en donde la palabra era el factor dominante que se adornaba con la música de Orazio Vecchi, Adriano Banchieri o Jacopo Peri, entre otros. De pronto surgió la figura de Claudio Monteverdi a fines del siglo XVI que con palabras simples y conmovedoras expresaba sentimientos totalmente humanos y se produce el abandono del latín como único medio comunicacional de esas expresiones, para llegar a la denominada “lengua del pueblo”.

Monteverdi exploró los movimientos más profundos del alma: dolor, ira, dulzura, plegaria, por caso sus Cantos de Amor y de Guerra que tuve la ocasión de escuchar en un Festival de Salzburgo por Maurizio Pollini y su grupo, o el de esta noche, uno de los mas célebres y sublimes madrigales como es el “Lamento della Ninfa” (fantásica Mara Szachniuk) o el maravilloso dúo de amor “Tirsi e Clori” devenido luego en un polifónico quinteto vocal o la movida danza “Ardo, avvampa” primero instrumental y luego un rítmico coral. Esta es una pequeña muestra de la magistral escritura de Claudio Monteverdi, una de las iniciales figuras de la música.

Para la segunda parte el ilustre luterano Johann Sebastian Bach en cuya familia se respiraba música por lo que no resultaba difícil esperar que a partir de sus aportes teóricos y prácticos, el mundo de la música culta fuera a sentar bases definitivas, cimientos de una apabullante solidez. Aparecieron tres lieder atribuidos a su creatividad, precedidos de una exquisita sonata para violín, flauta traversa barroca y teclado (Martín Cardinali, Christian Vercellese y Julio Menéndez respectivamente) para cerrar con uno de sus estupendos “motetes”.

El oyente local tiene, desde hace casi cuatro años, un grupo inmerso en música de esos tiempos. Se trata del valioso conjunto de cantores e instrumentistas fundados por el maestro Julio Menéndez, actual director del JARDÍN DE APOLO, protagonista en nuestra ciudad de una información artística que hasta ahora no tenía cultores de valía, que más allá de algunos pequeños tropiezos que no desmerecen su labor, que va llenando el hueco de una etapa ausente hasta la fecha. Hay rigor, trabajo, ensayos, compromiso vocacional que venciendo el escollo natural de lo privado, no solo requiere la ayuda particular de los muchos interesados, sino que por méritos propios merecen esa contribución por que ocupan un espacio que estaba casi vacío y que felizmente ha encontrado artistas que van cubriendo su ausencia.

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.