El discurso vacío

El campo (universo) político actual nos tiene acostumbrados a la presencia de exposiciones carentes de contenidos en donde el emisor habla fluidamente, pero sin transmisión de conceptos, sin soporte referencial, en una retórica hueca que no aporta nada al aprendizaje, prácticamente una epistemología carente y fatua. Son retóricas que exigen un alto grado de entrenamiento del hablante pero que no son edificantes para la enseñanza. Son discursos insustanciales exentos de maduración y que contribuyan a un enriquecimiento de la persona.

Esencialmente es un discurso que cumple todos los pasos implicados en la comunicación: Emisor- Mensaje (código)-Receptor, pero la situación comunicativa está fragilizada, casi diría inexistente. No cumple los requisitos imprescindibles como proceso: La comunicación es un proceso mediante el cual se transmiten informaciones, sentimientos, pensamientos, y cualquier otra cosa que pueda ser transmitida, a través de los ejes acordados previamente.

Convengamos que están presentes todos los componentes del proceso; tales como emisor-mensaje (código) y receptor, pero no transmite información, que en este caso serían, concretamente propuestas ideológicas, más preciso PROYECTOS a desarrollar. En todo ese fárrago retórico no hay una propuesta de realización. El emisor domina su mensaje, en una gestualización ensayada/actuada/dramatizada, pero insulsa/ insustancial/pueril/ anodina /huera. Es un hablar-decir, a- referencial, alude a nada.

La función referencial del lenguaje

(WIKIPEDIA) La función referencial, también denominada función representativa, función informativa, función denotativa, función cognoscitiva, o según Karl Bühler, función simbólica, es la función del lenguaje relacionada con los factores de la comunicación, referente y contexto, es decir, cualquier cosa exterior al propio acto comunicativo. Es la función más evidente y primordial a primera vista, pues se encuentra en todo acto comunicativo. Se da cuando el mensaje que se transmite puede ser verificable y se reconoce la relación que se establece entre el mensaje y los referentes externos del mismo. Los recursos lingüísticos principales de esta función son los deícticos (señalamiento). Utiliza un lenguaje de significado denotativo (el significado primario de las palabras). Prevalecen los sustantivos y verbos, la entonación enunciativa o aseverativa (afirmativa) y el modo verbal indicativo, que es el modo de lo real; es la más común en textos informativos, científicos y periodísticos (en el género denominado noticia).

La función referencial brinda conocimientos, conceptos e información objetiva.

Los textos que la contienen se caracterizan por ser objetivos, monosémicos (un solo significado) y unívocos (el mismo significado) . Esta función la encontramos en los llamados textos científicos, cuyo propósito es ofrecer conocimientos. Se caracterizan por aludir a lo extralingüístico, es decir, a nuestro entorno o lo que nos rodea y se emplea cuando pretendemos transmitir una información sin hacer valoraciones sobre ella ni pretender reacciones en nuestro interlocutor. De esta función emana el archigénero literario narrativo o épico.

La intencionalidad

En realidad este acto comunicativo no es neutro-indiferente (ninguna comunicación lo es), por el contrario tiene el directo propósito de desinflar al mensaje de su propósito referencial, o sea de sus específicas funciones de informar-denotar-conocer y simbolizar una realidad objetiva. La acción comunicativa es intercambio. Con independencia de cuál sea el carácter, la dimensión, la veracidad y el valor de lo que se intercambia. El portador de este tipo de mensaje busca la anulación de la capacidad cognoscitiva de la población y orientar su paulatino sometimiento y docilidad.

El lenguaje, en su manifestación social, está atravesado por la ideología, que impregna toda la cultura y sus interacciones (la calidad de su convivencia) y ahonda o no las desigualdades sociales, según los planes del poder. Cuando esas políticas de Estado están direccionadas a profundizar las diferencias de clases, una herramienta privilegiada para tales efectos es la utilización del discurso vacío, que en lugar de despertar conciencias, apunta al adormilamiento de la conciencia crítica y a su disciplinamiento progresivo hasta el extremo de conseguir que los pobres voten a sus sometedores.

El producto mejor terminado de la derecha es el pobre de derecha, y esto se logra con una manipulación intensa de los recursos publicitarios del lenguaje, cuando este ya no transmite representaciones-ideologías-claridad-conciencia crítica, sino meros slogans vaciados de contenido. Cuando el pueblo, por un deterioro creciente de la educación, por la pérdida gradual de su capacidad de movilización y por los efectos contundentes de la hegemonía de los Medios Masivos, entra en el circo circular del poder dominante y queda a su merced. El resultado es un rebaño indiscriminado de seres humanos que viven la realidad social como si fuera una pertenencia ajena.

Es el final y la hora de los LIBERTARIOS que puedan sacarlo de la hipnosis generalizada.

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook