"De censuras y prejuicios", comunicado de la Asociación Argentina de Actores

Han pasado algunos días desde la publicación injuriosa del Sr. Pablo Sirvén acusando a nuestro sindicato de practicar la censura. No pensábamos contestar sus agresiones, ya que se ha hecho una costumbre para él escribir en contra de nuestro sector, dando por sentado pertenencias partidarias y tomando a éstas como razón suficiente para atacarnos.

Pero como ya no solamente emite opinión sobre nosotros, sino que ahora directamente elige la mentira y publica cosas que no son ciertas, es necesario aclarar alguna cuestiones, aunque esto nos distraiga por un momento de nuestra función específica, de las asambleas en los lugares de trabajo para destrabar la discusión paritaria de Televisión, atrasada 5 meses; del permanente trabajo sobre la reglamentación de nuestra Ley del actor/intérprete, que tal como fue reglamentada, desvirtúa el texto original de la misma, perjudicando a los trabajadores actores en beneficio de los empresarios del sector; de las reuniones para celebrar los nuevos acuerdos para la rama Doblaje; de la situación alarmante de nuestra Obra Social por la falta de fuentes laborales y la evasión a través del trabajo no registrado; etc.

LAS MENTIRAS DE SIRVÉN

NO ES CIERTO que las autoridades del Consejo Profesional de Ciencias Económicas nos hayan cursado una invitación a participar de la mesa redonda a que alude Sirvén en su nota. Ese, justamente, fue el reclamo central de nuestra carta enviada a los organizadores, por entender que dicha mesa sólo incluía a ponentes que ya se habían expresado en contra del texto de la Ley del Actor, aprobado por unanimidad en las dos cámaras de nuestro Congreso Nacional.

Dos de los tres participantes que habían sido invitados a exponer son representantes del sector empresarial: el Sr. Carlos Rottemberg ex presidente de AADET y la Sra. Graciana Maro, actual gerente de AADET. El tercer invitado, Sr. Luis Brandoni, afirmó en declaraciones públicas, que no había leído el texto de la ley, ni lo pensaba hacer, pero estaba en desacuerdo con la misma, lo cual claramente lo deslegitima como representante de los trabajadores actores.

De esta forma, tal como lo hicimos saber a los organizadores en la carta que Sirvén califica como áspera, quedaba excluido el sector más interesado en defender esa ley, es decir, el colectivo de trabajadores actores al que la Ley protege. Visto de esta forma la censura a la que alude Sirvén, la sufría la Asociación Argentina de Actores, y de eso nos quejamos. A menos que se crea que nuestro sindicato no tiene nada que opinar sobre el derecho a jubilarse de sus representados y a gozar de los mismos derechos que cualquier trabajador, teníamos razones para protestar y así lo hicimos.

No podíamos dejar que se siga confundiendo interesadamente, dando espacio de opinión a una sola campana, sobre un tema en el que está en juego nada menos que la Ley del Actor, una herramienta a favor de los derechos laborales de los actores que costó muchos años conseguir, y por la que lucharon muchos dirigentes y militantes de nuestro sindicato, y no, como sugiere despectivamente Sirvén, un medio para producir un rédito político a nadie.

NO ES CIERTO que se haya amenazado con una movilización a los organizadores. Esta temeraria aseveración de Sirvén es producto de su imaginación. No se desprende de la carta enviada, ni nadie de la organización pudo decir que hubo tal amenaza. Es más, en conversación telefónica con un representante del Consejo Profesional de Ciencias Económicas que se comunicó con nosotros, le explicamos las razones de la carta, le pedimos que nos contesten de la misma manera, cosa que no ocurrió. Por lo cual se concluye que no vivieron nuestra nota como una amenaza. Su respuesta fue, por el contrario, que entendían la situación que se había generado, que nada fue intencional y que el mal entendido no fue producto de su responsabilidad. Aseguraron que no fueron ellos los que armaron el panel, adjudicándole está tarea a la Sra. Graciana Maro. Nosotros le expresamos que si se entendía la situación que habían generado aceptábamos las disculpas y no haríamos pública nuestra carta de queja para no perjudicar a esa institución.

Hasta el día de hoy, salvo la prejuiciosa interpretación de Sirvén, no ha existido ningún conflicto ni repercusión posterior, por lo que decidimos respetar nuestra palabra.

Cabe destacar que AADET, en la persona de su presidente Sebastián Blutrach, estuvo al tanto de todo el intercambio del Sindicato de Actores con el Consejo Profesional de Ciencias Económicas y nos manifestó que él no promovió ninguna mesa redonda y ningún debate, que no participaría institucionalmente en la misma, cosa creíble y entendible si se tiene en cuenta que en estos días se están se están llevando a cabo mesas de negociación abiertas por la reglamentación de la ley, de las que participan todas las cámaras empresariales y nuestro sindicato.

En la embestida contra nuestro sindicato, el señor Sirvén no se priva de estigmatizar a nuestra conducción como lo viene haciendo en un prolijo trabajo y declarada campaña política con fines inciertos, adjudicándonos una pertenencia partidaria institucional. A muchos de nosotros nos enorgullece poder profesar nuestras ideas y nuestra adhesión a un proyecto que peyorativamente Sirvén llama “nac y pop”, y agresiva y antidemocráticamente llama “secta”. Si bien en nuestra dirigencia (La que fue electa por más del 80% de los votos en el 2014) confluyen distintas miradas políticas, todos los dirigentes de este sindicato estamos a favor de conseguir más y mejores derechos para nuestros trabajadores y apoyamos a los que promocionen esas políticas.

Respetamos y reconocemos a los que se jugaron en épocas nefastas, pero ninguno de nosotros votaría jamás ninguna ley BANELCO de FLEXIBILIZACIÓN LABORAL por obediencia partidaria y mucho menos por convicción propia, pues no cabe en nuestra cabeza perjudicar a los trabajadores y ser funcionales a los intereses que decimos combatir: los grupos económicos cómplices de los que nos persiguieron, desaparecieron compañeros y censuraron de verdad. Antes de elaborar panegíricas al voleo, Sirvén debería conocer, o por lo menos no negar, la historia completa.

Quizá su columna cumplió su cometido mediático o puso en marcha el próximo eslabón de su campaña. Insólitamente, y solamente basándose en su nota, un diputado ligado a los empresarios del Cine, ex representante de una cámara empresarial de ese sector, que estuvo en conflicto con nuestra entidad sindical por adeudar salarios a los actores, presentó un proyecto de repudio contra nuestro sindicato por la supuesta censura contra las personas nombradas en la nota de Sirvén. Un verdadero bochorno. Una manera altamente irresponsable y cómplice de distraernos de los temas acuciantes que vive nuestro pueblo y de los que debería ocuparse en su rol de legislador. Su moción fue rechazada por el cuerpo que integra y que, en su momento, votó unánimemente a favor de nuestra Ley del Actor. Cuál será el próximo eslabón de esta cadena?

Sirvén no conoce verdaderamente nuestro sector, no conoce nuestras penurias ni necesidades. Si las conociera no hablaría tan livianamente de nuestra Obra Social y su sistema solidario de salud. O de lo que significan las fuentes laborales para los trabajadores actores. Quizás piensa igual que otros personajes que se expresan por estos días afirmando que vivimos estos últimos años usufructuando algo que no nos correspondía, aunque hayamos cumplido con nuestro trabajo responsablemente y nadie nos haya regalado nada.

A veces el odio, y el revanchismo dispara la estigmatización. Sirvén tiene a su alcance la herramienta para ejercerla: el medio al que pertenece ya embistió contra los actores incluyéndolos en una lista de los que habían trabajado en proyectos subsidiados por el Estado. De qué color será esa lista para el Sr. Sirvén? Por lo pronto, sigue insistiendo con el ataque a los actores en su nota e intenta avanzar contra el sindicato que los defiende. Eso es lo verdaderamente lamentable.

- CONSEJO INTEGRAL
ASOCIACIÓN ARGENTINA DE ACTORES

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook