¿Darwin o la nada? Las limitaciones de una teoría

Si bien una teoría no puede calibrarse por lo que pensaba quien la articula, tampoco se puede descuidar lo que dijo el que la formuló.

Recientemente, fue encontrado que “… los virus … controlan las interacciones ARN–ADN, ADN/ADN y ADN–proteínas …(dando espacio a una) red de interacciones … cuya complejidad … (hace que no podamos) predecir (lo que puede realizar) un gen … mirando (únicamente) … su secuencia…”

Sandín, Máximo: “La transformación de la evolución” en Escritos, en http://www.herbogeminis.com/IMG/pdf/maximo_sandinbis.pdf, 58

La uniformidad molecular de la célula se explica por “… la continuidad genética y (por) la ascendencia común de todos los organismos

Ayala, Francisco J.: Darwin y el Diseño Inteligente. Creacionismo, cristianismo y evolución, Alianza Editorial, Madrid, 2007, 125

Un animal estrictamente terrestre, cazando a veces en aguas poco profundas, luego en ríos y lagos, pudo, al fin, convertirse en un animal tan acuático que desafiase al océano (, como las focas)”

Darwin, Sir Charles Robert: El origen de las especies por medio de la selección natural, en http://www.rebelion.org/docs/81666.pdf, 193

¿Es la evolución una teoría, un sistema o una hipótesis?

Johnson, Phillip: Proceso a Darwin, SEDIN, Barcelona, 2011, 104 (en http://www.apologeticacatolica.org/Descargas/Proceso%20a%20Darwin%20-%20Phillip%20E.%20Johnson.pdf)

Nudos
del alma
\la morada
incómoda
de los
azares
que van
o llegan
en la escasa
luz

-1

Es plausible que lo que Sir Charles Robert intentó explicar (la multiplicidad de las formas de vida, la adaptación de los organismos a su medio, la variedad de especies, los cambios en ellas y el nacimiento de nuevas especies), requiera actualmente, de una teoría que integre lo que descubrimientos en diferentes esferas de conocimiento, muestran como ejemplos que no encajan en la hipótesis.

V. g., es improbable que la organización intrincada de la célula haya asomado por pequeñas alteraciones; todo indica que la célula emergió como una unidad compleja desde su inicio.

Por lo demás, parece que la selección natural actúa no sólo por modificaciones graduales e imperceptibles, sino por abruptos cambios genuinamente masivos, que siguen a enormes devastaciones y que son continuadas por nuevas extinciones.

0

La “evolución” de las especies se asemeja más a transformaciones múltiples y que pueden dar lugar a árboles de vida para grupos de especies, pero no a un único “Árbol de la Vida”, tal que todas las especies presentes y pasadas, tengan un exclusivo ancestro común que habría surgido de lo inerte en los paleocéanos.

1

Si bien una teoría no puede calibrarse por lo que pensaba quien la articula, tampoco se puede descuidar lo que dijo el que la formuló.

En este punto, existen incontables expresiones criticables en Darwin –cf. https://www.youtube.com/watch?v=vtGl6kAl5T0.

Podría esgrimirse que en su enunciar palpita un notorio clasismo, por lo que las clases dominadas y el resto de los sectores que pertenecen a los conjuntos subalternos, son maltratados en el decir de Sir Charles. Idénticamente, son menospreciados los no europeos, los negros, los expropiados por invasiones colonialistas y las mujeres. Los semas que aglutinan a los no europeos, a los negros, a los violentados por el colonialismo usurpador y a las mujeres en Darwin, son temibles y lo convierten en alguien reaccionario y conservador. Es plausible que ese trasfondo ocasione que una parte no despreciable de la hipótesis de Sir Robert, se asocie con lo peor del capitalismo y que hasta sea una de sus manifestaciones ideológicas, con lo que la cientificidad de la teoría de la evolución quedaría al menos, parcialmente impugnada.

Contribuiría a eso, que los motivos por los que Darwin decidió publicitar su hipótesis no son para nada loables. Es altamente factible, que Sir Charles haya optado por divulgar sus hallazgos por temor a que Wallace pudiera obtener antes que él, un Nombre de Padre en la historia de la ciencia (acerca de esto, ir a http://www.eumed.net/rev/cccss/13/eal.htm).

2

Lo que demostró Darwin es lo que adelantamos en -1, lo que no es desdeñable. Sin embargo, es plausible que la interpretación de lo anunciado y la explicación propuesta, necesiten hoy de una profunda revisión o bien, de la formulación de una teoría distinta, que no sea el regreso al biblismo obtuso o la puesta al día del Diseño Inteligente.

3

Sir Robert argumentó que la multiplicidad de las formas de vida, la adaptación de los organismos a su medio, la variedad de especies, los cambios en ellas y el afloramiento de otras especies, se deben al mecanismo de la selección natural, la que actúa por el descarte de las alteraciones que sean desfavorables a los organismos y por el refuerzo de las modificaciones que ayuden a la supervivencia de las unidades de ADN, en los términos “ultradarvinistas” de Richard Dawkins.

Lo que es cuestionado hoy, es la manera de actuar de la selección natural y las arborificaciones a las que da lugar (otros, como el Doctor Sandín, atacan hasta la idea misma de selección natural). Una de las imágenes alternativas a la de un enorme Árbol de la Vida es la de arborificaciones para grupos de especies, insertos en un panorama en el que no existe una deriva continua de especies a otras, sino mosaicos de especies que aparecen entre periodos catastróficos de devastaciones masivas.

En simultáneo, las especies no surgen por una evolución parsimoniosa, sino por momentos críticos en los que hay verdaderas explosiones en la especiación.

4

Los darwinistas, los biblistas ortodoxos y los del Diseño Inteligente, acuerdan en que si se rechaza lo que edificó Sir Charles, nos enfrentamos a la nada. Para los darvinistas duros, como Richard, no existe algo allende Sir Robert; para los biblistas, está el Génesis; para los del Diseño Inteligente, encontramos la apuesta de la organización que no es producto del azar, sino de un arquitecto, el que puede ser anónimo o no.

5

Para nosotros, quedan dos posibilidades más.

Una alternativa es que la teoría se actualice para absorber lo que muchos apuntan que la hipótesis debiera incluir.

La otra posibilidad es que Darwin sea considerado alguien como Linneo. En su momento, sugirió una comprensión estimulante de las cadencias en el devenir de las especies; acaso en el presente, sea necesario intentar otra síntesis y apreciar a Sir Charles por lo que hizo, agradeciéndoselo. El problema es que el establishment científico, no se encuentra dispuesto a eso y los rivales de Darwin, están interesados por motivos teológicos, en dar ese paso con premura y sin equilibrio.