Cine Arte Ricardo Castro sobre dos ruedas: "The Program" (El ídolo)

"The Program" (El ídolo) es la increíble historia sobre el programa de mejora del rendimiento con "drogas" que estableció Lance Armstrong, el ciclista ganador siete veces consecutivas de El Tour de Francia.

En 2002, gracias a drogas prohibidas, Lance ganaba su cuarto título como corredor. Junto a Michele Ferrari, médico de su equipo el US Postal, inició uno de los mayores fraudes de la historia deportiva a nivel mundial. Durante años fue la imagen de la ética deportiva y de la lucha contra el cáncer, ya que esta enfermedad lo atacó severamente y pudo salir con vida. Se convirtió en leyenda y en la motivación de muchas personas con cáncer para quienes, incluso, donó fortunas.

A medida que el film británico-francés transcurre, Armstrong se transforma en villano. Su insoportable altivez y arrogancia fueron mayores con el paso del tiempo. Su oponente, David Walsh, un héroe a medias en la cinta, es quien escribe la historia en la que se basa esta película de Stephen Frears. Trabajaba como periodista deportivo en el Sunday Times y se obsesionó con los "extraños" triunfos de un hombre sin un pasado deportivo convincente.

El hilo que conduce los hechos es el fraude y la ambición desmedida de Lance, al que por poco, todo le sale redondo. Como espectadores, conocemos desde el principio lo que ocurre en "el programa"; y sin temor a equivocarme puedo afirmar que en muchas ocasiones nos ponemos del lado del ídolo y hubiésemos deseado que fuese real, un verdadero campeón. El deporte borró de sus anales este megaengaño: existió realmente el texano Lance Armstrong? Hay pruebas de su existencia por sus estadías en hoteles y sus conferencias de prensa. Pronto, podría ser solo un mito.

Ben Foster interpreta de manera excelente al ciclista, el ídolo de cartón que nunca ganó los tours legalmente. Armstrong consumía EPO y sorteó doping tras doping con una técnica específica. Lo hubiese logrado de no ser por uno de sus ex corredores, quien en otras circunstancias había sido parte de su equipo, pero al salirse y participar en otra competición, es descubierto por uso de testosterona. Fue Floyd Landis, el arrepentido, otro amante de la eritropoyetina, quien confiesa su uso y delata a Lance porque este no lo acepta en su vuelta a las carreras luego de haberse retirado durante años.

El declive es fatal. El toursista elige una manera glamorosa de dar a conocer su delito: a través de Oprah Winfrey, con altas cifras de audiencia.

Es un film destacado. Otra buena propuesta del Cine Arte, que puede verse este lunes 19/06 a las 21:30 hs. en Güemes 434.

Si la ves preguntáte: ¿fue el engaño del siglo?

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook