Carrió denunció que Cristina dirige un golpe institucional

La diputada de la CC señaló que la embestida presidencial afecta a las minorías parlamentarias y al juez de la Corte Suprema, Carlos Fayt, que sufre "un trato inhumano y vejatorio". “Es todo lo que puedo hacer, los demás políticos tienen que hacerse cargo de la gravedad de la situación”, dijo la legisladora.

La diputada nacional Elisa Carrió denunció hoy a la presidenta de la Nación, Cristina Kirchner, por encabezar un “golpe institucional” contra el el juez Carlos Fayt y el derecho a expresarse de las minorías parlamentarias.

“Estoy convencida que estamos ante un golpe institucional dirigido por la presidenta, con trato inhumano y vejatorio de uno de los integrantes del tribunal, y la afectación del derecho a expresarse por escrito violando el principio de la representación política de los diputados de las minorías”, expresó en su denuncia que presentó ante el presidente de la Cámara de Diputados, Julían Domínguez.

En el texto, Carrió denuncia penalmente por “alteración del orden constitucional” a Anabel Fernández Sagasti, presidenta de la Comisión de Juicio Político y al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

La legisladora denunció que el accionar contra Fayt que llevó adelante la comisión de Juicio Político que lidera la camporista expresa "violencia institucional". La visión de "jóvenes violando los derechos elementales de una persona" como Fayt "es terrible", manifestó.

"La Presidenta convierte en delincuentes a jóvenes (de La Cámpora) que padecieron por actos violentos de la dictadura, pero también por actos violentos de sus propios padres es terrible", disparó y denunció que la mandataria "perdió toda inhibición" porque está "desesperada" de ir presa al dejar el poder.

- El Cronista

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook