Capar monos

Hace muchos años, el psicólogo norteamericano Harry Harlow separó a un grupo de monitos de sus mamás y las reemplazó con dos maniquíes. Uno de ellos era un armazón de metal del cual colgaba un biberón. El otro maniquí era de madera, estaba disfrazado de mona pero no proveía ningún alimento. Para sorpresa de Harry, los monitos pasaban la mayor parte del tiempo con la mamá de trapo, aunque no les diera nada.

Investigaciones posteriores demostraron que los monos huérfanos de Harry Harlow estaban bien alimentados pero padecían de altos niveles de ansiedad y agresión. Esas experiencias son citadas habitualmente para demostrar la crueldad de los seres humanos con los animales de granja, producidos en masa en instalaciones que parecen fábricas y cuyo cuerpo se modela según necesidades industriales. La historia de la castración, por su parte, arranca probablemente hace 10 mil años, cuando los humanos comenzamos a castrar bueyes porque ello los disponía mejor para arrastrar arados. Sin embargo, es realmente poco habitual que esas dos historias se crucen, es decir, que alguien cape monos. Se han castrado animales domésticos, bueyes, toros o seres humanos, para producir eunucos o cambios de sexo. Pero, ¿monos? ¿de donde habrá sacado Hugo Moyano esa idea tan extravagante? Para decirlo con sutileza, Moyano es un líder sindical cuyo cerebro transita por recorridos irregulares.

En cualquier caso, por fuera de esa inquietud casi científica, Moyano produjo la desautorización más violenta al presidente Mauricio Macri casi desde su asunción, tanto por la brutalidad de la frase que pronunció, "Macri sabe tanto de política como yo de capar monos", como por su propia envergadura como líder sindical. Hace un par de semanas, Macri se quejaba en privado por una reacción que había tenido el fiscal federal Federico Delgado, luego de abrir la investigación sobre él por la aparición de una empresa off shore familiar. "Soy el primer presidente imputado a los tres meses de asumir. Me la banco. ¿Me tengo que bancar también que un fiscal diga que se me escapó la tortuga?". Ese tipo de ninguneo aparece por los lugares menos pensados. Los empresarios aplaudieron su discurso en la quinta de Olivos hace dos semanas. Al día siguiente, los precios llegaron a los supermercados remarcados en, al menos, un 10%. Luis Barrionuevo, su presunto aliado, lo dejó plantado en el gremio gastronómico en un fin de semana cargado de tensión. No se puede confiar en nadie.

Cualquiera que lea esta seguidilla, en la que se omiten una enorme cantidad de hechos, entenderá que lo que está en juego es la autoridad presidencial, nada menos. Es un asunto delicado. Si Macri permite que se le diga cualquier cosa, probablemente tenga menos posibilidades de que se cumplan sus órdenes y sea más sencillo imaginar cualquier desplante, en el territorio que fuera. Si se excede en la reacción, puede provocar conflictos allí donde no los hay. Por exceso de demostraciones de autoridad, Cristina por momentos parecía una señora muy extraña. Por defecto, De la Rúa terminó como se sabe. No hay receta para estas cosas, pero es un desafío que asoma muy claramente.

A partir de la experiencia reciente, y tal vez a contramano de sus propios impulsos, Macri resolvió adoptar una política paciente y permisiva. Por ejemplo, al día siguiente que la Cámara de Diputados aprobó la derogación de las leyes que impedían un acuerdo con los buitres/holdouts, ese lejano día de triunfo, el artista Hermenegildo Sábat dibujó a Macri con pico de cuervo y una cuerda de títere en la espalda. Unos días después, la revista Noticias publicó un título ofensivo respecto de Juliana Awada: "El regreso de la mujer decorativa". Sábat y la portada de Noticias solían generar gritos y pataleos por parte de la ex presidenta. Eso, y tantas otras cosas "advertencias de que se iría antes de tiempo, pedidos de juicio político a los cinco días de iniciar el mandato, puteadas callejeras" no produjeron respuesta.

Las cosas han cambiado.

El primer desplante que sufrió Macri fue el día de su asunción, cuando Cristina no asistió. Pero dos días después le respondió con un hecho contundente: la foto de todos los gobernadores, incluida Alicia Kirchner, en la quinta de Olivos. Así, hizo pie. A partir de allí, el Gobierno consiguió articular una alianza con todo el peronismo no kirchnerista, que se plasmó con abrumadores triunfos en las dos cámaras legislativas cuando se derogó la ley cerrojo. Esa construcción se proyectaba también hacia el ala sindical. El macrismo siempre sostuvo que a todos los sectores políticos del país les conviene que a la Argentina le vaya bien y por eso, basta una buena gestión política para conseguir su apoyo. Si Cristina no lo tenía, era porque era bruta. Macri no lo sería.

La persistencia del gobierno en sucesivas políticas de ajuste pulverizó esa delicada ingeniería. Eso se expresó la semana pasada en el Senado, cuando se aprobó la ley antidespidos, y en la calle, con el imponente acto que organizó la CGT. Cristina Fernández calificaba de golpista a todo aquello que se moviera fuera de su voluntad, paros sectoriales incluidos. Macri no. Pero eso no quiere decir que los hechos no se produzcan. Y la realidad no ayuda. Solo ayer, las noticias referían a una caída del consumo del 6,5%, una fuga de capitales de u$s 3600 millones en el primer trimestre, una inflación superior al 7% en abril y un 10% de aumento de la nafta. Esos datos cotidianos provocan enojos; los enojos, bravuconadas, todo ello mina la autoridad y ese proceso realimenta la crisis o retrasa su solución. La Argentina es cruel con los Presidentes, A la primera señal, hay demasiados expertos en sacudir la alfombra que los sostiene. Y para argentino, nadie como Hugo.

Lo que está ocurriendo no va más allá de la normalidad. Cada vez que un Gobierno emprendió un ajuste, y eso es lo que está ocurriendo más allá de a quién se le adjudique la principal responsabilidad, la estructura sindical argentina ha respondido con contundencia. Eso le sucedió a Juan Perón en 1952, a Arturo Frondizi en 1960, a Celestino Rodrigo en 1975, a Raúl Alfonsín en los ochenta y a Fernando de la Rúa. Solo Eduardo Duhalde, tal vez por la gravedad extrema de la situación, pudo controlar a los gremios. No todos los ajustes terminan mal: los de Perón y Frondizi lograron hacer que la economía rebote mientras que los otros se hundieron por su propia lógica. En todos los casos, al menos en la Argentina, han alimentado desenlaces políticos traumáticos.

Hay, además, un contexto regional que agrava la situación. Así como Néstor y Cristina Kirchner gobernaron en un momento excepcional donde la mayoría de los presidentes de la región gozaban de autoridad y largo tiempo de permanencia en el poder, a Macri le tocan tiempos más complicados. Basta mirar cómo Dilma Rouseff y Nicolás Maduro resisten en el borde de la cornisa, mientras amenazan con la venganza contra cualquiera que los reemplace. El PT ya empezó a cortar rutas contra Temer y este todavía no es Presidente. Todos los sillones tiemblan ante la crisis de las commodities.

Se podrá decir que varios gremios pegaron el faltazo a la marcha de las CGTs, como mecánicos, mercantiles, gastronómicos. O que la dirigencia sindical está desprestigiada y, en principio, la confrontación con ella puede abroquelar con el Gobierno a la clase media más antiperonista. O especular con que la marcha refleja la existencia de un aparato fuerte y no es una expresión del descontento social. Pero solo un necio puede afirmar que todo lo que ocurre bajo el cielo favorece a Macri. O no percibir que el clima empieza a enrarecerse. O no advertir las dificultades que, progresivamente, se van acumulando, donde las malas nuevas tienen una dimensión mayor de lo que se esperaba y las buenas, en fin, tardan una eternidad.

Capar monos no es para cualquiera. Dicen los que saben que requiere una técnica precisa, rápida e indolora. Pero, al lado de gobernar la Argentina, es un poroto, para abusar de la insuperable sutileza moyanista.

- Por Ernesto Tenembaum
Periodista
- Cronista.com

Dejanos tu comentario

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook