BocetoS. Por una “modificación” tentativa de las “leyes” de la dialéctica*

Ver, escuchar, cantar; ser inundado por luz, imágenes, oscuridad, silencio; ser arropado por tonos, bailes, encuentros, desencajes, olvidos tempraneros. De mañana o de noche. A la tarde o en el crepúsculo.

Una
ausencia
miserable
de difuntos
se
acumula
en el
templo
desierto
de las horas
sidas,
amenazadas
de vértigo
y
tempestad *

Como
en un
suspiro
de
nostalgias;
como
en una
queja
muda;
como
en un
amarillo
de
faroles,
así
nos
embarcamos
en
las caricias
de la
duda *

Adrián López *

El invierno, la noche, el infierno de la “διαλεκτική”

Antes que nada, aclararemos que para nosotros no existe La Dialéctica ni entendemos que la lógica de la vida, de la energía, del lenguaje, de la materia, del pensamiento, del universo sean de naturaleza Dialektik, tal cual lo asumieron Engels, por un lado, e Il’ich y lo que podría problemáticamente englobarse como “leninismo” (trotskismo, marxismo–leninismo, maoísmo, stalinismo, guevarismo, sandinismo, etc.), rusismo, “marxismo” y sovietismo, por el otro.
Tampoco Hegel puede ser limado, reducido, ni a un esquema tripartito ni a supuestas normas o “leyes” que habría aconsejado para comprender la διαλεκτική (Pérez Soto, 2008), normas que son las que esgrimió determinado Engels, y cierto Uliánov, determinado leninismo, cierto rusismo, determinado “sovietismo”, cierto marxismo.

a. Así las cosas, lo que podríamos delinear con respecto a la regla del salto cualitativo al cuantitativo y viceversa, es lo siguiente:

Aparte de esa conversión impredecible, estocástica, inestable, habría que ponderar la dinámica de los “estratos”, tal cual se expone provisionalmente en Mil Mesetas… –Deleuze y Guattari, 1988.
El planteo quizá más trivial y más evidente comenzaría por equiparar los niveles de transición dialéctica a los llamados “estratos”. Ello significaría considerar no únicamente interestratos y megaestratos, como sugieren los autores citados, sino también intersticios y una temperatura talándica ** en cada caso.
Los saltos hacia los estratos, interestratos, fisuras y metaestratos dependerían en parte, de alguna “temperatura talándica”, esto es, de un factor aleatorio que influiría en el traslado de un lado del borde al otro, mas, en el cual los elementos ubicados en el estrato siguiente ejercerían cierta atracción sobre los que todavía no “pasaron”. El imaginado salto dialéctico sería así una especie de transición azarosa en los primeros “instantes”, para luego ser un brinco repentino, debido a que las unidades ubicadas del “otro lado” irían aumentando hacia un número crítico. Tal número límite absorbería por fin, el resto de las partículas de un “nivel” hacia el otro.

b. Lo que podríamos enunciar con relación a la ley de la negación de la negación es que resulta imprescindible incluir los inmensos asuntos que introduce Derrida en La diseminación, entre otras obras, puesto que los hojaldres dialécticos no serían sólo tres (tesis, antítesis y síntesis). También habría un “cuarto” nivel, que sería el de la atesis, un “quinto”, que sería el de la diseminación y hasta un “sexto”, que sería el del clinamen o desvío –López, 2009–, o en una jerga “neo peirciana”, una Ceroidad, una “Primeridad”, una Secundidad, una “Terceridad”, una Quinticidad, una “Sexteridad” y una Septicidad [http://www.salta21.com/Agenciamiento-temporal-o.html (apuesta que consideramos más lúcida que lo aporreado por Mao & consortes, los cuales ignoran que la “Dialektik” se adapta al “Objet”, al Θέμα y al Problema del que se trate, a causa de que la dialéctica, sea o no de cuatro o más tiempos, no funcionará de idéntico modo si enfoca los procesos históricos o si aborda una metáfora, como la de llenar una copa con las lágrimas de los signos, para que se puedan consolar los labios del “silence”*** con un año de amor)]. (http://www.youtube.com/watch?v=n9G4Fffhay8)
La “diseminación” y el clinamen son igualmente, paralelos a los otros momentos, de tal forma que la “Verstreuung” y el desvío actuarían continuamente: la atesis “se hace” afirmación por diseminación y “clinamen”; la tesis se vuelve negación por idénticos motivos; la antítesis se hace síntesis por iguales causas; todo se derrama y se curva.
Nunca habría alguna unidad sin germinación, sin escisión y multiplicidad, porque las “unidades” dialécticas ya estarían siendo deshilvanadas, manchadas y esparcidas hacia todas las direcciones. Desde ese punto de vista, la pretendida “homogeneidad”****** entre proceso de trabajo y proceso de valorización en el capitalismo, nunca sería factible dado que los aspectos cualitativos siempre estarían derramando, estallando, diseminando, tensando, curvando esa unidad *******.

c. Lo que podríamos enunciar con referencia a la regla del avance en espiral es que aquí sería dable considerar las Matemáticas de los espacios de n dimensiones (De Hilbert), la hipótesis de las decisiones y las Matemáticas de las catástrofes –René Thom.
El avance en espiral resultaría interpretado como un devenir en un espacio de n dimensiones orientado a otros “topoi”, hacia otras dimensiones, que podrían o no ampliar el espectro de posibilidades para optar y cuyos cambios resultarían de alteraciones bruscas o catástrofes.
Uno de los problemas que se presentaría es el de saber qué campo de decisiones probables es conflictivo tal que, en un espacio de n dimensiones, se provoque una catástrofe hacia otros locus y/o dimensiones, en las cuales la configuración del campo “virtual” de elecciones se modificaría.

* (A) Fui Doctor en Humanidades con Orientación en Historia.
Mi actual e–mail, el de 2014, por una serie de derivas, es uno que me lo concedió un amigo de Brasil, cuando en 2012, hackearon todas mis antiguas cuentas: albertonascimiento616@gmail.com.
Lo que fue la ponencia para un Congreso de Filosofía que fue organizado por la Escuela de Filosofía, Carrera de Filosofía, Facultad de Humanidades, UNSa., se mencionó en otros “topoi”, algunos de los cuales son http://www.salta21.com/Reinterpretando-a-Foucault-el.html, http://www.salta21.com/El-marxismo-de-la-Selva-Lacandona.html y http://www.salta21.com/Poemario-clandestino-los-escritos.html.

(B) Aparte de aclarar que los versos del sector izquierdo de la “página” web fueron esculpidos en Ituzaingo 510, en lo que en 2010 era el local del Partido Obrero, en 27 de agosto, a las 23, 30 hs., es adecuado gubiar que una nota escindida en dos fragmentos –A y B– es una manera de dialectizar la apostilla, aunque sin obedecer maoísta/mente, los instantes canónicos, dogmáticos de la “διαλεκτική”, esa que se la achaca a Hegel y al incomprendido suegro de Lafargue.
Por añadidura, lo sobrecosturado fue hilvanado en un palimpsesto de 1992 (cf. ut Infra), en dos etapas; en 2010, en determinado contexto y en 2014, en otro marco, por lo que la glosa dividida en A y B, tiene tres pausas cronológicas en su elaboración. De un lado, la “Dialektik” se trunca en dos segmentos y del otro, en una de esas partes, es cincelado que existen tres instantes atribuibles a la διαλεκτική tripartita.
Los poemas del costado derecho, fueron zurfilados el 17 de marzo de 2014, a las 11, 28 hs., en lo que es mi modesto negocio, emprendimiento que me permite existir a modo de un comerciante que no posee capital–mercancía, sino productos que circulan, lo que me hace no encajar en ninguna clase social, ubicándome en lo que bauticé de “segmento independiente”, sin oprimir ni ser esclavo (http://www.youtube.com/watch?v=bFS8ESb92B0), controlando las palpitaciones de lo temporal, de mi tiempo, disponiendo de él, según mis anhelos.

** En Física, dicha temperatura implica cierta distribución aleatoria pero aglutinada de moléculas que se encuentran al límite de la frontera, tal que el paso de grupos de moléculas hacia el otro lado, es más o menos irregular y se produce por cierta “atracción” de las partículas que ya cruzaron el “borde” en juego.

*** Out of Joint; fuera de “engarce” o de juntura. Algo (que) empuja a la “Dialektik” a vibrar, a delirar, a ser una “διαλεκτική” loca y desquiciada…
Usando un lenguaje peirciano, acaso se trataría de una “Octeridad” que no necesariamente, acontece luego de una Septicidad.
Este momento puede significar también, que es un “hueco” dialéctico**** en medio de un fluir διαλεκτικός.
Ni lo indicado antes ni lo que ahora, en 2014, es esparcido, no fue apreciado por ninguna tradición. Stalin, Mao, el leninismo, el rusismo, el sovietismo, el marxismo, no lo vieron ni de casualidad… [hay un agotamiento, un cansancio por detectar lo que nadie o casi nadie, puede oír, observar, imaginar, pensar –es terrible, hasta el suspiro…, la soledad***** en la planicie seca, agrietada del síntoma; es espantoso palpitar en el “symptôme” y que encima, tomen lo proferido como indicio de soberbia o vanidad (tal cual me lo escupió en 2009, un alumno de la Carrera de Filosofía, que no alcanzará a escribir nada y que, menos rápido que yo, me decía a mí que era un tonto y que imaginaba ser un genio)].

**** En esa Octeridad o en este buraco dialéctico que no puede ser subordinado a los instantes dialécticos, sean o no ortodoxos, tallo a propósito o no del silencio, diciendo que apenas me atrevo a restar (para fugar de lo que cincelamos, para hablar como un “loco” y a propósito del silence y de lo que dialécticamente, lo niega –la música), sin ser yo, musicólogo y sí gustador de la música “clásica” (aprendí, desde mi infancia y pubertad, el complicado arte de educar el oído y el alma, con el silencio), o confesando que apenas me animo a delinear, hondos significantes con mis asteroides y órbitas, a partir del tono, del ritmo, del compás, de la trigonometría de los ángulosvértices y vórtices de la música, esa amiga o amante solitaria, para la “Einsamkeit” y que nos eleva en soledad (http://www.youtube.com/watch?v=RRMz8fKkG2g&feature=kp). O en “silence”.
Es esa música, sin Dialektik o con ella, su “σημασιολογία”, es la que es una semiótica del silencio y de la “Einsamkeit” (http://www.youtube.com/watch?v=NWMOmBohlTE). La música es un lenguaje, una semántica curiosa, ínfima, que canaliza la fraternidad de lo mayor y lo menor, de lo invisible y de lo perceptible, de lo contemporáneo y de lo inactual.
Que está en el “tempus” y redimida de Khrónos; allende lo temporal. Disculpada por lo contemporáneo, por ser inactual, como enunció Nietzsche respecto a lo que podrían ser los sonidos, la música, la risa alegre del pensamiento; la Filosofía [a la que anhelo dejar y no me abandona, como no me permiten irme los sonidos del “silence”, la música, sus estruendos (http://www.youtube.com/watch?v=3AiQTUCbZIE)]. O como no me dejan el cine, la Ópera y el jazz.
Ver, escuchar, cantar; ser inundado por luz, imágenes, oscuridad, silencio; ser arropado por tonos, bailes, encuentros, desencajes, olvidos tempraneros. De mañana o de noche. A la tarde o en el crepúsculo.
Unas pobres líneas de final para un ocaso que llega después, a manera de un cierre o de una apertura. De otro inicio. Unos versos que ni son dialécticos ni anti dialécticos; unos poemas son, sencillamente:

porque estabas
en mi
costado,
anclada
en mis
océanos,
y yo,
perdido
en nombres
imposibles
de lugares
imposibles,
acunando
la vastedad
de una
brisa,
de un
misterio
inestimable,
sangriento
(http://www.youtube.com/watch?v=_s1XK8r0Q_I)

*****Era … en verano, cuando los plomos de los techados se fundían
cuando aquellos grandes muros ennegrecidos en tristeza abundaban,
cuando … irradiaban los cielos, … su fuego monótono,
y hacían adormecer, …
(a) los vocingleros gavilanes, terror de los blancos pichones;
(es el verano una) estación de ensueño, en que la Musa se engancha
durante un día entero al badajo de una campana;
donde la Melancolía, al mediodía
, … ” se hamaca

Charles Baudelaire, “Poesías diversas”, fragmento IX de los versos de p. 250 de Las flores del mal y otros escritos. Versión digitalizada en http://ciervalengua.files.wordpress.com/2011/01/las-flores-del-mal-texto-completo.pdf.

****** Totalidad que se asociaría con una formación ideológica consistente en no dejar entender que un movimiento real no puede ser dialectizado por un proceso abstracto. Asimismo, esa unidad “Dialektik” intenta que el movimiento de faena interactúe con el proceso demencial e irreal de valorización.

******* Las infinitas interacciones que circulan por las sociedades de la Economía animal o instintiva, están estructuradas con el objetivo de controlar todo lo que puede dinamitar las unidades a dialectizar, para subsumirlas a totalidades siempre cuestionadas y precarias.
Las comunas de esta fase histórica serían estrategias para articular interacciones que bloqueen los flujos de la “sparsis” y del clinamen; serían artimañas para impedir las multiplicidades que permanentemente trazan líneas de fuga a los “contenedores” y muros (Pink Floyd –http://www.youtube.com/watch?v=NSHJF5y4Tkc).

¿Hacia otras reglas de la “Dialektik”?

Las normas enunciadas previamente, sin las amortiguaciones que esgrimimos…, son las que se consideran como propias del Materialismo Dialéctico, que rechazamos, y son las que orientaron la reflexión de los numerosos marxismos y leninismos.
Nos atrevemos a proponer algunas leyes más, aparte de arquear las reglas en lid, con el consiguiente peligro de incurrir en plausibles aporías. En efecto, sin definir cómo y por qué serían viables nuevas pautas, qué articulación tendrían las mismas con las restantes, cómo se modificaría el materialismo crítico, entre otros ejes, lo que pueda afirmarse asomará una especulación vacua. However, a veces es estimulante elucubrar determinadas cuestiones para ver donde podemos ser arrastrados, sin paralizarnos por barreras metodológicas y/o epistemológicas. Derivar en busca de paisajes que de otra manera, se nos ocultarían; ése es el sentido del paréntesis colocado entre nuestro pensamiento y las objeciones de método o epistemología, críticas que siempre evaluamos zaristas e imperiales*.

d. Postulamos una ley de las jerarquías enredadas y de los vórtices: los dibujos de Escher y las composiciones musicales de Bach se caracterizan por poseer una dinámica de construcción semejante a una cinta de Möebius**, botella de Klein*** o de “nudos borromeos” lacanianos****, en la cual una dirección se confunde con otra, una jerarquía fundante resulta fundada, un tono se convierte en su opuesto, la apariencia greimasiana deviene “ser”, entre otros efectos–afectos.
Hofstadter plantea que, rescatando una cavilación del dibujante sobre un dragón que simula morderse la cola*****, los sistemas complejos generan ciertos efectos de jerarquías pero para ocultar que en realidad, no pueden morderse la cola. O sea, para difuminar que no son tan complejos y que las jerarquías de organización que los componen no son empero, tan lineales, apoyándose unas en otras, de manera que el fundamento “último” no se encuentra en el interior del σύστημα******. Así pues, los sistemas que demandan un grado de complejidad en un momento X, suscitan el efecto concomitante de simplicidad, tal que los órdenes internos se fundamenten unos en otros. Afloran bucles y jerarquías enmadejadas.
Ahora bien, los sistemas complejos tienen una elevada sinergia o interrelación entre sus “elementos”, de modo que existe una influencia global del “σύστημα” en cualquiera de sus partes******* (en los ecosistemas, eso se observa en la llamada competencia difusa que es la competencia que ejerce una comunidad en torno de una especie o de un grupo de especies).
La insistencia de bucles y/o de jerarquías enredadas nos conduciría a interpretar de una manera distinta, una trillada afirmación del mal caracterizado “materialismo histórico”. Los nexos entre Basis y superestructura serían propios de una jerarquía trenzada, complejamente lineal en las asociaciones de la Economía parasitaria de la biosfera, en especial, en las de clases. El alucinado paso al socialismo o “reino” de la no economía de la Libertad, haría factible la estructuración de un nuevo campo de elecciones que pondrían los procesos de reproducción del ser social, en manos de mujeres y varones. Ya no existirían ni base ni εποικοδόμημα, o al menos, comenzarían por disolverse, y no habría contradicción y subordinación entre la creación de tesoro material y la génesis de riqueza espiritual –valores de uso estrictamente semiósicos, en tanto obras de arte. La sociedad no sería un “System” descomplejizado en dos estratos y por fin, todas sus potencialidades serían empleadas para formar argollas e interacciones extrañas entre múltiples niveles de organización. Habría un “anarcomunismo******** fractal”.

e. A la regla precedente, se agregaría la norma de la proliferación fractal y de las dimensiones intermedias: constatamos que las fuerzas de producción (en especial, las formales) cambian en relaciones desproporcionadas respecto de las alternativas que son mutiladas por la labor enajenada y por la génesis de tesoro desocializado. En efecto, las potencias subjetivas del hombre y sus vínculos cualitativos con la riqueza y el mundo, encuentran un tabique en la naturaleza misma de la desproporcionalidad aludida.
La asimetría, al igual que el loco y libertario sinsentido, no son en sí mismas fuerzas de la alienación; no devienen potencias del extrañamiento sino cuando la simetría y el sentido se transforman en castillos para protegerse de los cuestionamientos radicales de la existencia, y de las inseguridades que la vida no cesa de producir. Únicamente cuando las fisuras, los abismos y los riesgos no significan otras tantas ayudas positivas para el despliegue de las fuerzas formales, la asimetría y el sinsentido se tornan destructores.
Ahora bien, la evolución contradictoria de las potencias de producción, a raíz del límite de la tarea como trabajo penoso y a causa de la génesis de riqueza empobrecida semióticamente, puede interpretarse en términos de las elucubraciones asociadas a los fractales y a las catástrofes. Mientras el desarrollo de las fuerzas productivas podría considerarse entera, la de la tarea enajenada y la del tesoro podrían evaluarse comparativamente, “fraccionarias” y de plegamiento negativo.
Parafraseando a Deleuze, los cambios en la labor violenta y en el tesoro, siguen una lógica del Pliegue que no cesa de conjurar las probabilidades de realización extrema de las potencias semiósicas de los individuos. Tampoco aquí debe entenderse que tal dinámica y la intervención de lo fractal son negativos en sí y por sí mismos. La apreciación del Karl de los Manuscritos de 1844 sobre que el hombre es un ser pasional que tiende a su objeto, nos impulsa a pensar, mediando el Psicoanálisis, que los flujos de subjetividad son discontinuos, amorfos y anarquizantes, de manera que los agentes mismos serían no sólo un Gran Pliegue y un Fracton Viviente, sino la condición de posibilidad afirmativa para cualquier lógica fractal y de plegamientos, de diseminación de dimensiones intermedias.
Además de que las fuerzas de producción evolucionarían a través de una dinámica de lo Entero, en las comunas de clases, la violencia del trabajo extrañado es un Esquema cualitativo que no únicamente se repite a cualquier nivel, sino que se convierte en el formato mismo de toda práctica significante –en ese sentido, la labor como displacer sería un “fracton”, es decir, alguna unidad de partida que se iría prolongando por el Diagrama social, originando figuras diversas.
La sociedad de clases puede asimilarse a un esquema de disipación de la tensión, tal que sea controlable y regulable una catástrofe o gran turbulencia, que pueda significar retraimiento, crisis y/o revolución social. En tal colectividad, se torna un problema negativo la necesidad de administrarle relaciones humanamente significativas a las turbulencias, ya que las mismas no poseen un horizonte pathémico–semiótico que las haga fenómenos positivos.
Por eso, la proposición del amigo de Engels respecto a que en las comunas de la No economía de la Libertad, las leyes de la producción y reproducción social cualitativa de la existencia, no serán normas inconscientes y libradas al azar, no implica el rechazo por parte del materialismo deconstructivo, de lo que hay en los acontecimientos********* de incontrolable y de sinsentido emancipatorio. Karl propondría antes bien, generar una sociedad en que el azar, lo fractal, los pliegues y las dimensiones intermedias sean libertarias**********. Asimismo, que el coeficiente de variación de las fuerzas productivas, del método de creación de valores de uso y de los nexos sociales sea fractal, irracional y no “entero”.

f. A partir de la ley de los bucles y de las jerarquías entreveradas, podemos sumar dos reglas más, plus ou Moniz, independientes de aquélla pero guardando interrelación.
Si han de existir “ensortijamientos” raros, entonces es plausible que las normas de la διαλεκτική y la dialéctica misma se traben en algún nivel de jerarquía ovillada.
Sin embargo, la interrupción misma sería acaso “Dialektik” ya que la pausa constituiría un umbral para el salto “διαλεκτικός”.
Ejemplos de tales interrupciones son la interacción entre Amo y Esclavo, y la conexión entre Historia y conciencia de clase. En esos fenómenos se puede observar que el Oprimido se convierte en objeto y como tal, no puede intervenir dialécticamente en la historia, permitiendo que la misma sea protagonizada y/o hegemonizada por el Tirano –López y Ortiz Lazarte, 2009.

g. A la “ley” Dialektik de la barrera dialéctica de la “διαλεκτική”, se añade la que se vincula con una sinergia creciente en los sistemas, pues los cambios no ocurren en un único tipo de campo de elecciones, sino en varios que son contiguos o transversales entre sí.
Los devenires serían multidimensionales. Podríamos citar en calidad de ejemplos de ello, la lógica del flujo y del reflujo (Vico), y la dinámica de los movimientos de territorialización–desterritorialización (Deleuze–Guattari).

Con lo que enunciamos, no aguardamos instaurar un Dia/Mat que reemplace*********** al viejo ni erigir otras normas que sean propias de una dialéctica “más inteligente”; lo que queremos es mostrar lo que se derrama, lo que chorrea allende Engels, Il’ich, y el marxismo, el rusismo, el sovietismo y el leninismo…:

De lo contrario, la “[…] ilusión que se mantiene entonces es la de una completitud narcisística entre el sujeto y su ideología que contiene […] en sus dogmas y a veces incluso, en sus hermetismos y paradojas, la verdad a la que el sujeto aspira y la respuesta a la [globalidad] de sus preguntas […]” –Consoli, 1985: 69.

* La Filosofía de la ciencia, la Epistemología, la Metodología, etc., son “camisas de fuerza” que se usan fácilmente contra el otro y que sirven para apuntalar y blindar la propia racionalidad, –auto–calificándola de “no delirante” (Consoli, 1985: 63).
Observar el capítulo 15 de la Temporada VIII de la lúcida, aunque muy despareja, serie Huesos, cuyos mejores ciclos fueron la Temporada I, la VI y la VII [“picar” en http://mixblogvideo.blogspot.com.br/2013/02/500.html, en http://www.seriesvideobb.com/2012/09/assistir-bones-8-temporada-dublado-e.html ( http://www.seriesvideobb.com/2013/08/assistir-bones-9-temporada-online.html; home)].

** Como se sabe, la mencionada cinta tiene la siguiente estructura:

*** A su vez, el diagrama aludido consiste en:

**** La cadena borromea de Jacques-Marie se grafica:

***** La fantástica obra de arte es la que a continuación mostramos:

****** El boceto del dragón pretende ser tridimensional; estructura planos (los volúmenes, las sombras y las perspectivas) que irían acodando jerárquicamente al siguiente, mas con el resultado final de que todos los niveles están en una misma dimensión. Por más trucos que se empleen, el “System” del dibujo no puede ser au fond, un espacio tridimensional.

******* Partimos de la “sobredeterminación” althusseriana pero vamos más allá… –Althusser, 1973.

******** No obstante, esa utopía no sería la proveniente de una “recuperación” psicótica de la Madre arcaica, primordial, que es fuente de todos los placeres y de los innumerables dolores; no sería una hermandad mítica en la que abría una unión sin fallas entre los hombres (Consoli, 1985: 68). Habrá belleza, sí, pero como el suegro de Aveling, no conocemos demasiado lo que pudiera acontecer…

********* La pasión por la Historia, por lo acaecido es de raigambre psicótica –Consoli, 1985: 94, 96, 98– y es lo que esquivamos, al tiempo que es casi imposible eludir lo histórico.

********** El hojaldre que esparcimos es de mayo de 1992.

*********** A pesar de nuestros trastornos paranoides************ de la personalidad, no venimos a enarbolar una teoría del Todo y que posea orientaciones para cualquier cosa. No postulamos un Saber Absoluto alrededor de sí mismo y del mundo, del caosmos (Consoli, 1985: 68).

************ Confesamos lo que proferimos por los rigores del autosociopsicoanálisis o de la observación participante bourdieana, antes que por una inclinación a perseguir la propia biografía en tanto eje mítico de nuestra postura –1985: 98.

- Fuentes consultadas

Película Pink Floy, The Wall, 1982.
Director: Alan Parker.
Animación: Gerald Scarfe.
Música: Grupo de rock sinfónico Pink Floyd.

- Bibliografía

Althusser, Louis: La revolución teórica de Marx. Siglo XXI, Buenos Aires, 1973.

Consoli, Silla: “El relato del psicótico” en Kristeva, Julia (comp.): Loca verdad. Verdad y verosimilitud del texto psicótico. Editorial Fundamentos, Madrid, 1985, pp. 49–101.

Derrida, Jackie Eliahou y Geoffrey Bennington: Jacques Derrida. Cátedra, Madrid, 1994.

Derrida, Jackie Elyah: La diseminación. Editorial Fundamentos, Madrid, 1975.
...... La tarjeta postal. Más allá de Freud y de Lacan. Palimpsesto ubicado en http://www.ignaciodarnaude.com/textos_diversos/Derrida,De%20Socrates%20a%20Freud%20y%20mas%20alla.pdf, en 2009.

Deleuze, Gilles y Pierre-Felix Guattari: Mil mesetas. Capitalismo y esquizofrenia. Vol. II, Pre–Textos, Valencia, 1988.

Deleuze, Gilles: El pliegue. Leibniz y el Barroco. Paidós, Buenos Aires, 1989.
...... Derrames entre el capitalismo y la esquizofrenia. Editorial Cactus, Buenos Aires, 2005.

Engels, Friedrich: Anti–Dühring. La subversión de la ciencia por el Señor Eugen Dühring. Introducción al estudio del Socialismo. Cartago, Buenos Aires, 1975.
...... Dialéctica de la Naturaleza. Documento capturado en febrero de 2005 en www.marxist.org/espanol/m-e/1880s/dianatura/index.htm.

Greimas, Algirdas-Julien: Semántica estructural. Gredos, Madrid, 1971.

Hegel, Georg Wilhelm Friedrich: Ciencia de la Lógica. Vol. I, Hachette, Buenos Aires, 1956 a.
...... Ciencia de la Lógica. Vol. II, Hachette, Buenos Aires, 1956 b.

Hofstadter, Douglas: Gödel, Escher, Bach: una eterna trenza dorada. Texto ubicado en setiembre de 2010 en http://www.slideshare.net/edgararruda/douglas-hofstadter-godel-escher-bach-una-eterna-trenza-dorada.

Lacan, Jacques-Marie Émile: El Seminario. Libro 23. El sinthome. 1975–1976. Paidós, Buenos Aires, 2009.

Lenin, Vladimir Il’ich: Cuadernos filosóficos. Ediciones Estudio, Buenos Aires, 1972.
...... Materialismo y empiriocriticismo. Notas críticas sobre una Filosofía reaccionaria. Ediciones Estudio, Buenos Aires, 1973.

López, Edgardo Adrián y Roberto Ortiz Lazarte: “Trabajo enajenado e interés de clase”, ponencia leída en el Coloquio de Estudiantes Graduados. Discursividad y poder, organizado del 26 al 27 de marzo de 1992, Universidad del Estado de Arizona, Phoenix, Arizona, Estados Unidos de Norteamérica.
Estudio vertido en http://eumed.net/rev/cccss/03/alol.htm, enero de 2009, en la revista electrónica Contribuciones a las Ciencias Sociales (Número Internacional Normalizado de Publicaciones Seriadas o ISSN 1988 – 5245), cuyo editor es el Dr. Juan Carlos Martínez Coll, Director del grupo EUMED.NET, Universidad de Málaga, Málaga, España, revista indizada en IDEAS–RePEc y alojada en http://www.eumed.net/rev/cccss/.

López, Edgardo Adrián: Remolinos y circunvalaciones. Elementos de materialismo crítico, editado en 27 de enero de 2009 en la Biblioteca virtual de Derecho, Economía y Ciencias Sociales, dependiente del grupo EUMED.NET, Universidad de Málaga, Málaga, España, colectivo Dirigido por el Dr. Juan Carlos Martínez Coll. Se hace la salvedad que el título del palimpsesto fue abreviado por razones editoriales y de presentación. No obstante, el texto puede consultarse en
http://www.eumed.net/libros/2009a/480/index.htm. ISBN – 13: 978 – 84 – 692 – 0137 – 4, con depósito legal en la Biblioteca Nacional de España Nº 09/21487.

Mandelbrot, Benoît B.: La geometría fractal de la Naturaleza. Tusquets, Barcelona, 1997.

Marx Levy, Karl Heinrich Mordejái y Friedrich Engels: Correspondencia. Editorial Cartago, Buenos Aires, 1975.

Marx Levy, Karl Heinrich Mordejái: Manuscritos: economía y filosofía. Alianza Editorial, Madrid, 1985.

El infinito mundo: “Fractales”. Bajado en junio de 2009 de Internet.

Pérez García, Antonio: “Transformaciones en la ciencia”. Ubicado en setiembre de 2010 en http://www.rau.edu.uy/fcs/dts/Psicologiasocial/d03transformacionesciencia.pdf.

Pérez Soto, Carlos: “Mitos y leyendas sobre Hegel; un resumen”, enviado por correo privado en 2008.

Prigogine, Ilya: ¿Tan sólo una ilusión? Una exploración del caos al orden. Tusquets, Barcelona, 1997.

Reale, Giovanni et al. (1995 c) Historia del pensamiento filosófico y científico. Del Romanticismo hasta hoy. Vol. III, Herder, Barcelona, 1995 c.

Stalin, Iosif Vissarionovich Materialismo Dialéctico y Materialismo Histórico, (1938). Archivo “bajado” en diciembre de 2008 desde http://www.eroj.org/biblio/stalin/diamat/index.htm.

Thom, René: Esbozo de una Semiofísica: Física aristotélica y teoría de las catástrofes. Gedisa, Barcelona, 1990.

Dejanos tu comentario

Mensajes

  1. Las notas poéticas están bien logradas. Son sonoras y se ajustan a una determinada relaidad, a la del escritor.

    Las leyes de la dialéctica se podrán comprobar o saber cuáles eran cuando desaparezca todo, y si así fuere quién las va a corroborar?

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

Facebook