Analfabetismo, Pobreza y Desnutrición en Salta

Se dice que la educación de un pueblo refleja qué tipo de hombre y mujeres queremos formar para la sociedad a mediano y largo plazo.

Sin duda que existe una intencionalidad explícita respecto a qué se ha de transmitir como conocimientos socialmente aceptados, pensados y organizados para una trayectoria escolar obligatoria, siempre fomentada por el Estado Provincial.

Ahora bien, cuando un adulto no posee el dominio de la lectura y escritura es porque un sistema educativo falló en su momento y sigue fallando por el alto índice de analfabetismo que viene registrando nuestra Provincia y por la ausencia evidente de una Política Educativa, social y económica en este sentido, puesto que no se trata sólo del hecho de no saber leer y escribir, sino del valor fundamental de poder comunicarse en su vida cotidiana. Aquí se cercenó el derecho a una persona a poder insertarse en el mundo, acaso no vemos el impacto que el analfabetismo genera en la vida de las personas. La vieja ley sarmientina 1420 hoy derogada, conllevó en su letra y espíritu el inalterable propósito y fin primigenio de alfabetizar a la Población del país. Los cambios de modismos sociales, como los planes educativos de cada época fueron desvirtuando su naturaleza y dejando librado a su suerte a un núcleo poblacional de regiones, las cuales ni siquiera podían satisfacer sus necesidades básicas de salud, vivienda y alimentación, por las cambiantes políticas ejecutadas por los gobiernos de turno.

Hace dos años, se afirmó que el índice de analfabetismo en Salta se encuentra por encima de la media nacional y aun así, fue la gestión anterior del Municipio Capitalino el que lanzó el Programa YO SÍ PUEDO, modelo cubano, que sin dudar de la iniciativa, esfuerzo y tarea que implica llegar a esta población en riesgo, debiera ser una labor del Ministerio de Educación, que al margen de las acciones que sí ejecutan para luchar contra este “flagelo”, no le merece el debido respeto y seriedad, al “creer que cualquier persona alfabeta” está en condiciones de “enseñar” a un "analfabeto”. Claro que no!

Se debe entender que se debe estar muy preparado primero para comprender el mundo de la educación del adulto o del joven o niño excluido educativa y socialmente, y luego sobre el /los métodos pedagógicos para una intervención real y eficiente, mirando más allá de saber leer y escribir. El rol de educador, no solo es enseñar, sino abrir la puerta del mundo a otra persona, pues aquel que permanece en la marginación no solo es un acto reflejo de un estado ausente... sino que se violenta expresamente sus derechos como seres humanos, puesto que ofende la dignidad y condición, siendo esta una violación encubierta porque potencia desigualdades, marginalidad social y económica e impide el acceso a las condiciones de vida más vivibles en cualquier comunidad organizada.

Reflexionemos, ¿qué tiene que ver la mortalidad infantil con el analfabetismo? Pues si una madre no puede leer e interpretar valores de un termómetro o leer un prospecto de medicamentos, simplemente no lo sabe y puede ocasionar su ignorancia la muerte de su hijo; pensemos también en un carnet de vacunación. Además, están presos del ejercicio más pleno de sus derechos y obligaciones. Su condición los excluye del mercado laboral registrado y de muchas prácticas sociales.

En definitiva, y sin entrar en análisis de cifras y estadísticas, porque es suficiente mirar la realidad de una multitud de hombres y mujeres, niños, adultos y ancianos; de personas humanas concretas e irrepetibles que sufren el peso intolerable de la miseria producto de un sistema que los abandonó y hoy llevan el rótulo de “analfabetos” o peor aún, lo consideran analfabetos funcionales o totales.

La pobreza tiene una relación directa con el analfabetismo. La fuerte necesidad de trabajar desde niño para sobrevivir provoca la deserción escolar desde los primeros niveles. Más aún en las localidades donde el trabajo infantil está fuertemente presente, aún cuando se quiera negar su práctica vigente. Y en este sentido, ¿cuál será el plan del Ministerio de la Primera infancia de la Provincia, que en sus primeros anuncios, dijo su titular, era venir a saldar los niños que no tienen oportunidades? Pero cuando dejó de ser niño y joven y sigue en la misma condición de exclusión educativa, social y económica, quién se hace cargo si existió y existe aún un Estado ausente desde hace décadas.

La ONG CEAPRE, como organización sin fines de lucro, preocupados por los niños en riesgo que hoy serán los adultos del futuro, tiene la iniciativa de investigar la situación del analfabetismo en nuestra provincia, entendiendo que no se trata solo de una persona que no tuvo acceso a un sistema educativo, sino de una persona que sufrió y sufre el abandono y violación de sus derechos desde la primera infancia porque no se modificaron las condiciones del contexto en que creció; es una forma de violencia en contra de la dignidad humana que constituye una agresión contra todos los derechos fundamentales de la persona; es la ignorancia que se manifiesta en el analfabetismo o semianalfabetismo.

Se entiende por analfabetismo absoluto la imposibilidad de comprender y darse a entender por escrito, leyendo y escribiendo; pero existen otras formas de analfabetismo que podemos denominar relativo o semianalfabetismo y que no tiene que ver con la imposibilidad de leer o escribir sino con la capacidad de interpretar según un sistema de referencia cultural que le permita a la persona insertarse en el medio social en el que vive.

CENSO NACIONAL DE POBLACIÓN, HOGARES Y VIVIENDA 2001

• Santa Victoria 21, 1
• Iruya 15,7
• Rivadavia 16, 7
• Los Andes 10,1
• Capital de la Provincia 5,2

Como puede apreciarse, son valores estadísticos de hace 16 años. La realidad de las personas con esta condición puede ser otra y tal vez peor. En este campo, son tiempos de reflexión y atención a esta problemática insoluble que los Gobiernos de los últimos 40 años dejaron de atender en su real magnitud.

- ANALFABETISMO, POBREZA Y DESNUTRICIÒN EN SALTA
Un Enfoque sintético, de la Lic.en Ciencias de la Educación PAOLA M.YÀÑEZ (*)
Presidente de la ONG C.E.A.P.R.E.-Asoc.Civil s/Fines de Lucro –P.Jurìd. 051/07 Ministerio de Gobierno de la Provincia de Salta (*)

Dejanos tu comentario

Mensajes

  1. tiene razón la profesora porque el analfabetismo trasciende el hecho de saber leer y escribir y no es hoy una prioridad del estado, cuando a causa de ello no solo te condena a la marginalidad y aislamiento sino que puede ocasionar la vulneración y muerte de personas

  2. Hola, soy estudiante del Profesorado de Matemática, estoy haciendo un trabajo de investigación sobre la desnutrición en el Chaco salteño ; quisiera contactarme con gente que conozca la zona.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.