Breves

¿Por qué el Estado Islámico elige atentar en Francia?

Estado Islámico ha organizado por primera vez un ataque en el territorio de la Unión Europea. Para su macabro estreno, los yihadistas han acabado con la vida de al menos 127 personas en una cadena de atentados en París. Pero, ¿por qué han elegido Francia? El gobierno de Hollande no está tan implicado en la lucha contra la organización en Iraq y Siria como lo están Estados Unidos o Reino Unido. Entonces, ¿a qué viene la elección de los yihadistas?

Probablemente tenga que ver con que la organización no atenta donde quiere, si no donde puede. Francia era la víctima perfecta, aunque quizás no la presa más deseada. El país galo tiene sus fronteras abiertas, no hay controles para entrar o salir de un Estado de la zona Schengen, por lo que los terroristas tienen un fácil acceso y una rápida vía de escape.

No es casualidad que se detuviera a una persona hace una semana en una autopista alemana con el maletero cargado de explosivos y armas y que las autoridades sospechen que se podría tratar de un cómplice. Nada, excepto un control rutinario, le impedía cruzar la frontera. Por el contrario Reino Unido no es territorio Schengen y está en una isla, por lo que se hace mucho más difícil introducir armamento o escapar. Y Estados Unidos es una fortaleza de seguridad tras los atentados del 11S.

Por otro lado, el tiempo ha demostrado que la República francesa aún no ha logrado construir un modelo de sociedad multicultural. Nunca los ultranacionalistas de Marine Le Pen han estado tan cerca de entrar al Elíseo, y un gran número de franceses hijos de inmigrantes sienten que su país no les brinda oportunidades. De momento, uno de los dos terroristas fallecidos que se han identificado hasta ahora tenía pasaporte francés, y probablemente habrá más. Es decir, que el problema está dentro, no hace falta importar yihadistas.

El Estado Islámico sólo tiene que buscar entre los jóvenes frustrados de la banlieue. Si antes mostraban su enfado quemando coches, ahora muchos se refugian en la religión para encontrar algo de sentido a una vida sin posibilidades de ascenso social. Esos jóvenes son presa fácil para los fanáticos.

- La Vanguardia