Breves

Mujeres argentinas exigen a Amnistía Internacional que no respalde la legalización de la prostitución

Se trata de una iniciativa avalada por Fernanda Gil Lozano, Precandidata a Diputada Nacional para el Parlasur por el Frente Renovador, junto a un amplio abanico de defensoras y defensores de los derechos humanos a nivel nacional e internacional, organizaciones por los derechos de las mujeres, niños, travestis y transexuales. Buscan manifestar su profunda preocupación por la propuesta de Amnistía de adoptar una política de despenalización de los proxenetas, los dueños de los burdeles y de los prostituyentes (que pagan por prostituir), ambos pilares de un crimen transnacional que recauda $99 billones de dólares al año.

En las últimas horas, el reclamo fue enviado directamente a las autoridades del Consejo Directivo de Amnistía Internacional, con sede en EEUU, como contraposición al “Borrador de Política sobre Trabajo Sexual” presentado por esa institución defendiendo la legalización de la industria sexual. Las firmantes buscan que el documento sea puesto en consideración de cara a la Reunión de Consejo Internacional a realizarse en Dublín, Capital de Irlanda, del 7 al 11 de agosto de 2015.

Gil Lozano explicó que en la carta que se envió a la organización internacional se detalló que “lo más importante es que entre quienes firmaron el pedido hay valientes sobrevivientes de prostitución, cuya autoridad y experiencia dan claros testimonios sobre los ineludibles daños que la esa actividad les ha infligido y sobre la necesidad de poner fin a estas violaciones a los derechos humanos”.

Las abolicionistas de la despenalización de la prostitución explican que el “Borrador de Política sobre Trabajo Sexual” está proponiendo de forma inentendible la legalización total de la “industria sexual”, lo que de hecho lleva a fomentar el proxenetismo, la tenencia de burdeles y el pago por prostituir. Esto aún cuando exista evidencia creciente que muestra los efectos catastróficos de la despenalización del “comercio sexual".

Sin embargo, la dirigente massista consideró que “esperan que la propuesta sea bien recibida porque se enmarca dentro de la lógica de Amnistía Internacional, dado que, si bien esa organización tardó en comprender que los derechos de las mujeres son derechos humanos y en incorporar este concepto a su misión, fue la primera y la más importante institución mundial en acercar el concepto de derechos humanos a la comunidad global”.

También aseguró que “si Amnistía votase apoyar la despenalización del proxenetismo, la tenencia de burdeles y el pago por prostituir a personas, estaría apoyando en realidad un sistema de segregación de género. Un sistema que, en lugar de proteger de la violencia sexual y ofrecer oportunidades educativas y económicas a todas las mujeres, por el contrario, estaría separando una categoría de mujeres del conjunto para quedar expuestas a la depredación de los varones prostituyentes”.

Finalmente, Gil Lozano sentenció que “la reputación de Amnistía en defender los derechos humanos para cada individuo será severa e irreparablemente manchada si adopta una política que se pone de parte de los prostituyentes, proxenetas y otros explotadores, en vez de ubicarse del lado de las personas explotadas” y concluyó diciendo que “al votar eso, Amnistía estaría apagando su propia vela, y es por eso que se le pide que se posicione del lado de la justicia y la equidad para todos y todas".

- Parte de prensa