Breves

Los Súper chinos realizan un boicot a grandes industrias y proveedores

Miguel Ángel Calvete, Director Ejecutivo de la Federación de Supermercados y Asociaciones Chinas de la República Argentina (FESACH), señaló que la medida se toma para protestar por la fuerte suba de precios de alimentos y de artículos de primera necesidad registrada en los últimos cinco meses. Ante el perjuicio que les generará el boicot de compra contra los supermercados promovido por la CTA autónoma y otras organizaciones de consumo, los chinos buscan visibilizar que sus comercios también son víctimas de las distorsiones de precios generadas por las distribuidoras y por los grandes productores.

El directivo confirmó que la medida, que comenzó el lunes y se extenderá hasta el próximo viernes 8 de abril, consiste en concretar un “lock out” de compra a proveedores y grandes industrias en una gran cantidad de autoservicios propiedad de residentes chinos del país.

El referente del supermercadismo informó que “la medida no incluye productos lácteos y perecederos” pero confirmó que “restringe en su totalidad la compra del resto de los artículos”.

También detalló que el reclamo "registra hasta el momento un alto grado de adhesión en más de dos mil comercios de Capital Federal, Gran Bs As, La Plata, Mar del Plata y Rosario".

Calvete, quien es además Presidente del Instituto de Estudios de Consumo Masivo (INDECOM), explicó que decidieron avanzar con la propuesta porque el sector que representa constituye “un eslabón fundamental en la relación con el consumidor final” y porque en los últimos meses se vio “muy perjudicado por la especulación de las grandes empresas y las distribuidoras, como consecuencia de lo cual se dispararon fuertemente los precios y se produjo una caída notable en las ventas”.

Además, agregó que “la medida busca también apoyar la iniciativa lanzada por varias entidades de consumidores y gremios bajo la consigna Super-Vacíos”, a través de la cual convocan para mañana, jueves 7 de abril, a la ciudadanía a realizar un boicot a los supermercados en todo el país.

En ese sentido, si bien afirmó que se van a ver “perjudicados por una ostensible baja en las ventas durante esa jornada”, también celebró lo que calificó como “el verdadero ejercicio de la potestad punitiva de los consumidores, que es la de no comprar”, dado que resaltó que “se trata de la única herramienta válida que tienen para protestar contra las subas permanentes e injustificadas de precios”.

Finalmente, Miguel Calvete concluyó diciendo que "las grandes industrias e intermediarios tienen actualmente casi el 65 % de participación en la totalidad de las ventas del mercado y un poder de cartelización muy importante”, por lo cual reconoció que el boicot que estan llevando a cabo desde su sector “busca demostrar claramente quienes son los verdaderos formadores y distorsionadores de precios”.

- Parte de prensa