Breves

Las Pymes afirman que jamás hubo cuotas sin interés: “nada es gratis, y menos si viene de los bancos”

Lo afirmó Raúl Zylbersztein, Presidente de la Federación Económica de la Ciudad de Buenos Aires (FECIBA), luego de un encuentro que mantuvo con el Subsecretario de Comercio Interior, Javier Tizado, a pocos días de la puesta en marcha del programa oficial de “Precios Transparentes”. Considera que la medida distinguirá claramente el valor verdadero de los productos del de las cargas financieras.

La iniciativa del Ejecutivo Nacional empezará a regir el 1 de febrero. A partir de ese día, los comercios de todo el país deberán mostrar el precio contado y el financiado de cada producto, y cuál es el costo financiero total que deberá pagar el comprador a la hora de elegir las cuotas, separando claramente el precio de los productos del costo de financiamiento.

Durante la reunión, el referente de las pequeñas y medianas empresas le manifestó al funcionario nacional su apoyo ante la medida porque aseguró que “lo importante es que la gente ahora va a saber qué es lo que paga, algo que hasta hoy no está para nada claro”.

En ese sentido, afirmó que “desde febrero la gente va a empezar a pagar por lo que consuma” y lo argumentó diciendo que “quienes consuman sólo el producto, pagarán sólo el valor real del mismo, y el costo financiero lo pagará quien utilice la financiación”. En ese marco, dijo que “nunca hay nada gratis, menos viniendo de los bancos, así que jamás existieron las cuotas sin interés” y agregó que “la diferencia es que ahora cada comprador pagará por lo que consuma”.

Al respecto Zylbersztein señaló que “hasta ahora, quienes compraban de contado subsidiaban a los que compraban en cuotas, alterando de esta manera los precios del bien. Los que tienen el cupo de tarjeta colmado, los que cobran en negro y los turistas pagaban hasta un 25% más para compensar las cuotas y promociones”.

Además dijo que “es importante saber cuánto valen las cosas, porque sino se tiene la ilusión de que los productos son caros, cuando, en realidad, lo caro es lo que cobra el sistema financiero, siendo la financiación al consumo solo una parte de este importante costo” y agregó que “ahora será el consumidor quien decida lo que compra y cuánto lo paga; así los comercios competirán con sus productos y precios, y los bancos con sus tasas, siendo eso muy sano”.

- FECIBA