Breves

Casi el 70 % de las Pymes porteñas reconocen que no podrán abonar los aguinaldos

Los datos surgen de un relevamiento realizado por la Federación Económica de la Ciudad de Bs AS (FECIBA) durante el mes de mayo. De allí se desprende que el 66,4 % de las pequeñas y medianas empresas de la Capital Federal afirman que no saben como afrontarán el pago del medio SAC previsto para el próximo 30 de junio. También afirman que ese incumplimiento generará un efecto boomerang en el consumo y que presentarán un proyecto para paliar la situación.

A su vez, el informe destaca también que “de las pymes restantes, el 21,4 % aseguraron que evalúan proponer un pago desdoblado en dos o tres veces“ y sólo el 12,2 % de los consultados reconoció que podrá “cumplir tal como lo estipula la ley”.

Raúl Zylberzstein, Presidente de la FECIBA, explicó que “las dificultades para pagar salarios, así como las cargas sociales a la ANSES y el IVA a la AFIP (cuyo cronograma de pago a tres meses no incluye el abono que deberá hacerse el 21 de junio), sumado a los exorbitantes aumentos en las tarifas y la baja de las ventas, conforman un combo que imposibilita que las empresas puedan cubrir el aguinaldo y los impuestos derivados”.

El directivo afirmó que “hasta el momento, gran parte de las pequeñas empresas aún no han podido afrontar siquiera los pagos de los acuerdos paritarios y en pocos días deberán hacer frente al pago del SAC, algo que a priori parece casi imposible”.

Ante esta situación, el referente del sector anticipó que “de no mediar la urgente implementación de un plan concreto por parte del Gobierno Nacional, en la mayoría de los casos no se podrá cumplir con ese compromiso”, y agregó que “eso además acarrearía un efecto negativo multiplicador, porque los trabajadores que se vean privados de ese beneficio, a la vez, no dispondrán de esos ingresos para destinarlos al consumo, a diferencia de lo que ocurre generalmente cuando sí se recibe ese pago, lo cual no ayudará en absoluto para detener la caída en las ventas”.

Por su parte, Zylberzstein adelantó que en las próximas horas elevarán “una nueva propuesta al Poder Ejecutivo que incluye un paquete de medidas de financiación y alivio impositivo que faciliten el pago del aguinaldo en tiempo y forma”.

Al respecto, el representante de las pymes de la Ciudad de Bs As detalló que “la iniciativa busca que los bancos en donde las empresas radicaron las cuentas sueldo de sus trabajadores financien préstamos a tasas más bajas que las que contemplan los créditos productivos pymes, y que los mismos sean abonados en 6 cuotas”. En este punto, reconoció que “no ven con malos ojos que sea el propio Banco Central, presidido por Federico Sturzenegger, el que emita una disposición oficial extraordinaria que obligue a todas las entidades bancarias a cumplir con ese paquete de salvataje para las pymes”.

Por el lado de los impuestos y cargas sociales, el titular de FECIBA señaló que el planteo promueve que “las micro y pequeñas empresas sean exceptuadas del pago de las contribuciones por el aguinaldo a la entidad que conduce Alberto Abad, y que los aportes jubilatorios sean financiados del mismo modo que el crédito”. En el caso de las medianas, persiguen “que ambos tributos sean costeados bajo la misma modalidad que los préstamos bancarios”.

El referente del sector explicó que “en el último tiempo se le ha creado una mochila fiscal a las pymes, con la baja de los planes de financiación y la suba de tasas, acrecentadas por la caída en las ventas y los incrementos de tarifas; que expone a la mayoría de las pequeñas empresas al embargo de sus cuentas”, y propuso que “si hay blanqueo para los que negrearon sus ventas, también debería estudiarse una ayuda para quienes declaran su actividad y no pueden pagar los impuestos”.

En ese sentido, el dirigente dijo que aguarda que “la propuesta sea bien recibida” (como lo fue la de aliviar las subas en las tarifas de luz y gas) porque aseguró que “es necesario, tanto para los trabajadores como para las pequeñas empresas, que el aguinaldo se pague como corresponde”, aunque reiteró que “de no mediar una acción pro activa del Gobierno Nacional, eso será imposible”.

En el marco de ese estado crítico que atraviesan las pymes, finalmente, Raúl Zylberzstein exigió al sector financiero, al cual consideró como “el siempre gran ganador, sea en épocas de prosperidad o crisis”, que debe “comenzar a realizar algún esfuerzo en pos de contribuir con las economías de las que se vale para obtener sus descomunales ganancias".